lahoradigital.com
Edición testing    29 de noviembre de 2020

vuelta a clases

La ministra de Educación, Isabel Celaá, que había sido cuestionada por la oposición en cuanto a su operatividad para la puesta a punto de "la vuelta al cole", en la segunda semana de septiembre, ha dado la vuelta a la crítica y ha recordado a las CCAA que en el Decreto de Desescalada, del 21 de junio, ya se les encomendó una serie de normativas, deberes y exigencias a los responsables de Educación de las Autonomías, que no todos han cumplido. La ministra puso en valor el trabajo que se está llevando a cabo, desde el Gobierno, junto a los consejeros de las CCAA para "garantizar un nuevo curso escolar seguro y adaptado a la situación de la pandemia". Celaá dejó claro su trabajo de coordinación y las normas extendidas y se encargó de demostrar que desde el comienzo de la vuelta paulatina a la "nueva normalidad", su ministerio no ha parado y ha puesto deberes que algunas Autonomías han cumplido y otras no. Por si hiciera falta, cabe recordar que la gestión de Educación está transferida desde hace casi dos décadas aunque es función del Gobierno central coordinar que éstas cumplan adecuadamente para salvaguardar la seguridad educativa.

Un plan que la comunidad educativa y los sindicatos han puesto en duda, además de exigir que todas clases se hagan presenciales. Y es que la vuelta al colegio se irá haciendo efectiva de forma escalonada, un regreso para el que los alumnos de infantil se reincorporarán en una semana, y durante los siguientes días lo irán haciendo el resto de cursos en vistas a que la situación de la epidemia por coronavirus no deja de empeorar en la región.

La asistencia será voluntaria y solo se brindarán clases de apoyo

El Gobierno anunció que los territorios que se encuentren en segunda fase podrán optar por poner en marcha la reapertura de sus centros, siempre y cuando se cumplan con los requisitos. En Castilla-La Macha anunciaron que más de 22 mil alumnos podrían retornar a las aulas, en Cataluña alrededor de dos mil escuelas abrieron sus puertas, en Navarra y Extremadura se flexibilizaron las medidas y se autorizó la presencia de alumnos y docentes en las escuelas. Madrid e Islas Baleares anticipan que reabrirán sus escuelas en la fase 3.

  • 1