lahoradigital.com
Edición testing    28 de enero de 2021

Ursula von der Leyen

El pasado jueves la Cumbre Europea se reunió para establecer nuevas, y más drásticas, medidas comunitarias contra el coronavirus ante la llegada de las nuevas cepas y su expansión entre fronteras de la Unión Europea. Estas medidas pasarían por crear una nueva zona considerada como gravemente afectada que se adoptaría dentro del sistema de semáforo diseñado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC). Ahora, el criterio para esta nueva zona se ha situado en una incidencia superior a 500 casos por 100.000 habitantes, lo que deja a casi toda España en color rojo oscuro, con una media actual de 884 casos. Tan solo País Vasco, Canarias, Cantabria, Navarra y Asturias quedarían fuera de estas nuevas restricciones. Mientras Galicia, Cantabria, Murcia, País Vasco, Asturias y las Castillas, entre otras Autonomías, han endurecido las restricciones a un nivel similar al europeo, cerrando comercio y hostelería, la presidenta de la Comunidad de Madrid sigue con su peculiar manera de restringir laxa y por zonas, con el fin de anteponer el negocio antes que las vidas humanas.

El pasado viernes la farmacéutica AstraZeneca anunciaba un retraso en la llegada de dosis de su vacuna a la Unión Europea por un problema en la cadena de producción. Este problema ha causado que de los 80 millones de viales iniciales que se debían recibir según el contrato firmado, solo vayan a llegar 31. Ahora bien, la Comisión Europea no lo ve claro y sospecha que la compañía podría estar vendiendo estas dosis a terceros. “Esta débil justificación de que tienen problemas en la cadena de suministro de la UE pero no en otros sitios no vale porque no es un problema recibir la vacuna del Reino Unido”, explicaba el eurodiputado alemán, Peter Liese, al observar que el resto de países que reciben ya esta vacuna tendrían que estar sufriendo los mismos retrasos pero no se están viendo afectados. La comisaria de Sanidad de la UE, Stella Kyriakides, tras la reunión celebrada entre los Veintisiete exige “saber exactamente qué dosis se han producido, en qué lugar, si se han entregado y a quién”. La presidenta Von der Leyen va más allá y exige revisar los contratos y las estrategias de producción del laboratorio.

Tras cuatro semanas desde que comenzó la campaña de vacunación en la Unión Europea (UE), Bruselas reconoce que va a ser complicado cumplir con los plazos de inmunización fijados, ya que el cómputo global de personas vacunadas contra la Covid-19 en la UE no llega a dos por cada 100 habitantes, mientras que en el Reino Unido se ha administrado 10 dosis por cada 100 habitantes y en Estados Unidos cerca de seis inyecciones por cada 100 habitantes. Esta ralentización en el proceso se debe a complicaciones logísticas en los laboratorios, además de la dificultad de llevar a cabo un calendario de producción y distribución claro con las compañías farmacéuticas. Ante esta situación, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha reclamado este domingo “un diálogo transparente” con los distintos laboratorios ante los retrasos, al tiempo que ha asegurado que la UE va a usar “todos los medios legales” para que se respeten los contratos firmados, estableciendo que las farmacéuticas mantendrán el calendario inicial de entregas de vacunas en la UE a partir de este lunes, 25 de enero.

Los Veintisiete de la Unión Europea han acordado nuevas restricciones a la movilidad ante la situación de alerta máxima en la que se encuentra el continente con la expansión del coronavirus y la llegada de las nuevas cepas mucho más contagiosas. La Cumbre se reunió ayer incorporando una nueva estrategia que pasa por endurecer estas medidas sin que esto suponga en ningún momento el cierre total de fronteras. Para lograrlo, se incorporará una nueva categoría para las zonas gravemente afectadas por el virus y las nuevas cepas dentro del sistema semáforo ya adoptado por la UE y diseñado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades. Estas zonas estarán representadas por un color rojo oscuro y cada Estado tomará medidas “adaptadas” a la situación con una movilidad “fuertemente desaconsejada” pero que en ningún momento supondrá “prohibiciones generalizadas que dañarán nuestra economía pero no frenarán la pandemia”, según confirma la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.

La Universidad de Oxford junto a la farmacéutica AstraZeneca han solicitado este martes a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) la autorización para la comercialización de su fármaco en la Unión Europea. La EMA sigue un “calendario acelerado” para aprobar las dosis que superan todas las fases de investigación conseguido gracias al seguimiento en tiempo real de los estudios publicados por las farmacéuticas. Los expertos europeos ya han evaluado en gran parte la vacuna y en las próximas tres semanas estudiarán la seguridad y eficacia de las inyecciones. Se espera, si todo funciona como se está previsto, que el próximo 29 de enero la Agencia podría conceder esta licencia a Oxford que luego tendría que ser ratificada por la Comisión Europea. Europa ha asegurado que solo se aprobará si “los datos remitidos sobre la calidad, la seguridad y la eficacia de la vacuna son lo suficientemente sólidos y completos”. La vacuna de Oxford/AstraZeneca lleva una semana en uso en Reino Unido que se encuentra en medio de una campaña de vacunación acelerada en un intento por frenar la nueva cepa de coronavirus que está dejando datos alarmantes a los británicos. Esta se convertiría en el tercer fármaco distribuido en la Unión Europea tras los de Pfizer y Moderna.

Europa ya tiene una segunda vacuna, tras la de Pfizer, para frenar la Covid-19. La Comisión Europea ha autorizado este miércoles el uso de la vacuna de Moderna. La aprobación se produjo horas después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) otorgase una licencia condicional de comercialización a la compañía estadounidense para distribuir sus vacunas por los distintos países de la Unión Europea. UE ha comprado 160 millones de dosis del fármaco, ampliando el contrato inicial en otros 80 millones.Esta vacuna llega a Europa en un momento crítico por el desatado incremento de contagios tras las fiestas navideñas, así como por los problemas logísticos y el retraso en la administración de la vacuna de Pfizer y BioNTech al inicio de la campaña de vacunación, concretamente en España, desde el 27 de diciembre.

Reino Unido y la UE ultiman los últimos detalles del brexit buscando soluciones equitativas para la pesca

Hasta el último minuto, Bruselas y Reino Unido estuvoeron estudiando alternativas para la salida del país anglosajón de la UE de manera equitativa. Esperando mitigar todas las consecuencias económicas y políticas que supondrá el brexit a partir del 1 de enero, el equipo de trabajo europeo se ha mantenido hasta el mismísimo día 24 por la noche, Nochebuena, trabajando para establecer alternativas eficaces al problema de la pesca. No han transcendido muchos detalles del pacto acordado, y los países miembro están a la espera de la firma del texto legal acordado para el próximo año. Bruselas aplicará medidas complementarias para evitar vacíos legales en la materia a partir de la entrada en vigor del brexit. Ahora el tiempo ya ha dejado de contar, ha dicho el jefe de la delegaciòn negociadora del Brexit, y Reino Unido, comenzará a sentir los rigores de estar fuera de la UE. Uno de los primeros, quizá, ha sido la escenificación de miles de camiones atrapados en la frontera del Canal de la Mancha, sin víveres, ni primeras necesidades, ni atenciones, y el pánico en UK de quedarse sin aprovisionamiento para comer.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha mantenido una reunión en Bruselas con Paolo Gentiloni, el comisario europeo de Economía y Nicholas Schmit, el comisario de Empleo y Derechos Sociales, para abordar la reforma laboral que desarrolla su departament. El Gobierno de España enviará un borrador del texto en unas semanas, previsiblemente en enero, y será necesario que recoja las recomendaciones que emitió la Comisión Europea el año pasado. En este sentido, Gentolini y Díaz han estado de acuerdo en los problemas que esta reforma tiene que atajar “de precariedad, de temporalidad, de segmentación del mercado de trabajo, de dualidad”.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, estima que los países miembros de la Unión Europea podrían empezar su campaña de vacunación el próximo 27 de diciembre, siempre que la Agencia Europea del Medicamento asegure el próximo lunes la eficacia y seguridad de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNtech.

Ante los exitosos datos recogidos por el Comité de Medicamentos Humanos (CHMP) respecto a la calidad, seguridad y eficacia de la vacuna desarrollada por Pfizer, la Unión Europea podría empezar a comercializar las primeras dosis entre sus países miembros antes de finalizar el año. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, se ha atrevido a dar un paso más señalando que podrían darse las primeras aplicaciones antes del 2021. Un mensaje que podría mitigar las presiones de Alemania para su inmediata comercialización ante las graves cifras registradas en las últimas horas. Por su parte, el Gobierno de España ha señalado que no será hasta mañana, tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud, cuando se notifique o no modificaciones en las fechas estimadas de la campaña de vacunación de España.

El primer ministro británico, Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen han decidido continuar con las negociaciones para alcanzar un acuerdo comercial del Brexit y evitar de esta manera la caótica situación que se podría haber generado si ambos países no están en consonancia. Ambos dirigentes habían establecido el domingo como fecha límite para decidir si continuaban con las negociaciones, sin embargo, la llamada que mantuvieron a primera hora de la tarde desbloqueó la situación y dio nuevas esperanzas. Desde la salida de Reino Unido de la Unión Europea el pasado 31 de enero, Londres y Bruselas han contado con 11 meses para establecer cómo será la futura relación que entrará en vigor el 1 de enero de 2021, pero consideran “responsable” seguir intentando llegar a un pacto, con tal de evitar un Brexit ‘duro’, tal y como han establecido en un comunicado conjunto. En este sentido, la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, ha sido cubierta en halagos por los británicos al establecer que la mejor salida es un consenso que beneficie a ambas partes para evitar un escenario “extremadamente negativo”, sobre todo al tratar el tema de la pesca, donde considera que Reino Unido está enfocando el punto como una ruptura y no como una cooperación, lo que ha supuesto una realidad para muchos y por lo tanto, ha sido aplaudido.

Una mujer de 90 años de Irlanda del Norte, Margaret Keenan, fue la primera en recibir este martes la vacuna fabricada por Pfizer y BioNTech contra el coronavirus, en el arranque de la campaña de vacunación masiva en Reino Unido. Este momento histórico fue filmado y fotografiado, en torno a las 6.45 horas de la mañana (7.45 horas en España) en el Hospital Universitario de Conventry, uno de los 50 centros médicos habilitados para la realización de la primera fase de la campaña, en la que tendrán prioridad las personas mayores de 80 años, así como el personal sanitario y de hogares de ancianos. Este momento ha sucedido en medio de una tensa situación, ya que desde que se aprobaron las vacunas contra la Covid-19 en Reino Unido, el primer ministro del país, Boris Johnson, ha levantado una gran polémica por su alarde patriótico y su defensa del Brexit, lo que ha generado que crezca, aún más, la tensión en sus relaciones con la Unión Europea.

El coronavirus está alcanzando su pico en esta segunda ola y continúan aumentando los casos a un ritmo imparable. En la última semana, las muertes diarias han aumentado un 40% y Francia, España, Reino Unido, los Países Bajos y Rusia, que acumulan la mayor parte de los nuevos contagios continentales según datos de la OMS. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, prevé que estas cifras continuarán creciendo en las próximas semanas “muy rápidamente”. Ante esta situación, el Presidente fráncés, Emmanuel Macron declaraba ayer un confinamiento total muy similar al de la pasada primavera. Los franceses podrán acudir al trabajo, guarderías y escuelas permanecen abiertas, pero se prohíbe cualquier tipo de reunión privada y se cierran todos los establecimientos no esenciales del país. Estas medidas se extenderán, por lo menos, hasta el 1 de diciembre. Alemania toma unas medidas algo más laxas, aunque también muy estrictas, con el cierre de cines, teatros, gimnasios, bares, cafeterías y restaurantes. Se mantienen abiertas escuelas y guarderías y se permiten reuniones pero solo entre personas de dos hogares distintos. "El virus circula a una velocidad que, incluso las previsiones más pesimistas, no anticipaban”, explicaba Macron ante la gravísima situación a la que se enfrenta Europa.