lahoradigital.com

UPN

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha anunciado su intención de retomar las negociaciones con Unidas Podemos, afirmando que este mismo jueves llamará a Pablo Iglesias, una vez más, ya que considera que "el método no ha sido el adecuado, porque se está hablando de puestos y no de contenidos". Ha señalado además su intención de proponer una reforma de la Constitución que permita gobernar a la lista más votada para evitar que se repita en el futuro el bloqueo que ha está sufriendo España.

Las posiciones van acercándose y el puzzle nacional se va cerrando pieza a pieza. El Psoe se sabe ganador en los cuatro campos, municipales, autonómicas, nacionales y europeas. En Europa no tiene quién le dispute el liderazgo, y ahora con la unión de las dos familias, Liberal y Socialdemócrata, bajo la batuta de Emmanuel Macron y del propio Pedro Sánchez, queda aún más en evidencia la actitud suicida del caprichoso Albert Rivera, que se puede despedir de Europa y también de su reputación en España. El equipo negociador de Sánchez, Ábalos y Lastra, ya tiene configurado el esqueleto del gobierno central y autonómico. Se da por hecho el gobierno de cooperación con Unidas Podemos; se da por hecho la abstención de ERC, si no de forma gratuita, si de forma coherente con los mínimos negociables dentro del marco constitucional; se da por hecho que hay que sacrificar a dos regionalistas, UPN (2 escaños) y Coalición Canaria (2 escaños) a cambio de conseguir las Comunidades de Navarra y Canarias y un gobierno de estabilidad para España.

Los primeros en acudir a la cita consultiva del Rey Felipe VI para formar gobierno nacional fueron los representantes de los grupos minoritarios del Congreso, entre los que destacó el presidente de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Javier Esparza, que se mostró dispuesto a apoyar la investidura de Pedro Sánchez a cambio de que el partido socialista de Navarra, de María Chivite, se abstenga y deje gobernar a la coalición de derechas NA+ (UPN, PP y Cs, con 19 escaños). Ferraz, en un principio, se muestra proclive a aconsejar a los socialistas navarros que dejen gobernar en este caso a la lista más votada, pero el PNV, a su vez, amenaza a Sánchez con no aportar sus 6 escaños nacionales a su investidura si dejan gobernar a la derecha en la región. Por otro lado, la coalición PSOE, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, con 23 escaños, podría gobernar con mayoría simple si EH Bildu se abstiene. Este cruce de vetos hace muy difícil cualquier decisión. No obstante, la medida que se adopte debe anunciarse antes del 19 de junio, fecha en la que se constituye el Parlamento de Navarra.

  • 1

Los nacionalistas navarros y los socialistas rompían negociaciones horas antes de que se iniciara la sesión de apertura de la cámara regional. Tras una primera votación para la presidencia del parlamento, se ha pedido un receso y tras media hora de negociación, ambas formaciones se han puesto de acuerdo que ha hecho a Unai Hualde presidente. Este pacto abre la vía para un posible gobierno de progreso liderado por María Chivite

“Es un orgullo saber aparcar diferencias para darnos la mano por Navarra y por España”, ha afirmado el presidente de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera, tras la firma del acuerdo con Unión del Pueblo Navarro y el Partido Popular para concurrir juntos en una plataforma electoral a las elecciones generales, forales y municipales.