lahoradigital.com
Edición testing    17 de abril de 2021

Ultraderecha

Más Madrid ha tardado 24 horas en contestar a la propuesta del líder de Unidas Podemos para construir una candidatura unitaria de cara a las elecciones del 4 de mayo en Madrid. Y la respuesta es NO. La candidata Mónica García ha explicado en un video difundido en sus redes sociales las razones que le llevan a rechazar concurrir a los comicios con sus antiguos compañeros entre las que destaca que “en plena pandemia no podemos sumar ni más frivolidad, ni más espectáculo ni más testosterona”. Por lo tanto, los votantes de izquierdas en la región tendrán tres alternativas para escoger a sus representantes en la Comunidad de Madrid: Pablo Iglesias (Podemos), Mónica García (Más Madrid) y Ángel Gabilondo (PSOE).

Acabar con el golpismo catalán y con los partidos que quieren destruir la unidad de España; acabar con las Policías autonómicas y con el Estado de las Autonomías; acabar con la Ley de la Memoria Histórica; acabar con la igualdad de sexo; acabar con los inmigrantes ilegales y con los legales; acabar con las mezquitas y con la libertad religiosa en las escuelas públicas; acabar con el espacio Schengen; acabar con el IRPF y con el suelo público: acabar con el aborto y con la eutanasia; acabar con la sanidad pública y gratuita para los inmigrantes; acabar con la educación pública mediante el pin parental; acabar con los contrarios de subvencionar la tauromaquia y el flamenco; acabar con la ley de violencia de género; acabar con los partidos políticos; acabar con el Tribunal Constitucional y con la Ley del Jurado; acabar con la UE…

Hace un año se culpabilizó al Gobierno por autorizar las manifestaciones del 8M y este año se le acusa por prohibirlas.

En lo referente al 8M y el feminismo, haga lo que haga el Gobierno español, siempre se le va a culpabilizar. Hace un año, aún sin datos sobre una incipiente pandemia, se señaló al movimiento feminista y al Psoe que lo lidera, como el responsable del estallido de los contagios en España, por haber autorizado las manifestaciones callejeras en el Día de la Mujer. Este año, con conocimiento de causa y datos de la pandemia mucho peores, el Gobierno, a través del Ministerio de Sanidad, ha pedido no salir a la calle para evitar concentraciones: "No ha lugar", ha dicho la ministra de Sanidad, Carolina Darías. Y lejos de entender que estamos aún en picos altos y datos muy malos de la pandemia, los sindicatos UGT, CCOO, Comision 8M, y otros movimientos feministas han decidido "hacer ruido" y recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la decisión del Delegado del Gobierno en Madrid. Motivo: "se sienten discriminadas". Porque dicen que mientras los "cacerolos, los falangistas, y los negacionistas, salen y se les permite manifestarse, a las mujeres no". Peregrina excusa, desde ciertos grupos feministas, no socialistas, como si fuera un honor equipararse a esos grupos ultras que campean a sus anchas en medio del negacionismo y la insolidaridad cívica. "Hemos hecho lo correcto -dicen las socialistas- Hemos hecho prevalecer la salud y la vida, no solo de las manifestantes, sino de la sociedad en general, antes que asistir a una manifestación masiva, que, dadas las circunstancia no procede" han dicho. Decisión apoyada oficialmente por el Gobierno y por todas y cada una de las ministras y cargos socialistas que el año pasado sostenían la pancantarta, entre ellas Carmen Calvo, Darias, Calviño, Celáa, Maria Jesus Montero, Reyes Maroto, Adriana Lastra, Isaura Leal, Magdalena Valerio, Arancha González, Pilar Llop, Beatriz Corredor... y tantas más.

La participación en las elecciones catalanas de este 14F ha registrado mínimos históricos entre el miedo a la pandemia y el descontento generalizado. Los grandes beneficiados, los independentistas que, aun así, tampoco consiguen movilizar a los votantes, en unas elecciones en las que apenas ha participado el 50% del censo. Los partidos catalanistas cosecharon el 51% del voto frente al 47’5% en el último encuentro en 2017 con ERC que se beneficia de la separación de Junts y PDeCAT y se posiciona como el partido independentista mayoritario, con 33 diputados. Empatan así en asientos aunque no en votos con el PSC y Junts se queda tercero con 32. No obstante, los votos independentistas solo suponen 1’5 millones de los 7’6 convocados a votar.

El agitador y esparcidor de bulos de los ultras Luis Pérez, conocido como Alvise en las Redes Sociales, publicó este domingo imágenes del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en su propio domicilio, sobrepasando así los límites legales permitidos, y una clara intromisión en la intimidad y la propia imágen que ampara a todos los españoles. Las RRSS se convierten una vez más en una de las herramientas más poderosas de intimidación y acoso para los ultras que se sirven de cualquier circunstancia para alentar el odio hacía aquellos políticos que consideran sus enemigos. Al mas puro estilo del movimiento ‘Qanun’ americano, estos activistas defienden teorías conspirativas que desacreditan a los legítimos representantes de los ciudadanos para tratar de revertir los resultados electorales que no les son favorables.

La derrota y despedida de Trump puede marcar, en opinión de algunos analistas, el inicio de la decadencia de los partidos nacionalpopulistas o nacional-identitarios en el próximo año y medio, en Europa. En este periodo se celebrarán elecciones en Holanda, Alemania, Italia (aquí, en breve, si no resuelve la nueva crisis de gobierno), Francia, Chequia, Hungría, Bulgaria y Chipre), sin contar con otras citas inesperadas. Las primeras cuatro citas son claves, como en 2017, para definir el futuro de estas fuerzas, cuya influencia no reside en mayorías parlamentarias, sino en su capacidad para contaminar el discurso político general.

Desde el principio de la legislatura la derecha y la ultraderecha decidió que los próximos cuatro años una parte importante de su estrategia de oposición estaría basada en el ‘lawfare’ o guerra jurídica. Y la pandemia del coronavirus ha servido para sustentar sus planes. Pero el Tribunal Supremo acaba de cortar la intención de Vox de llevar ante los tribunales al Ejecutivo de Pedro Sánchez por la gestión de la crisis sanitaria. El alto tribunal ha inadmitido 20 querellas y 30 denuncias presentadas por sindicatos, asociaciones y otras organizaciones satélites del partido de Abascal.

El contundente mensaje del diputado socialista a la ultraderecha de Vox en el debate sobre la libertad de expresión

Una moción de la ultraderecha de Vox en favor de la libertad de expresión, paradojas de la vida, ha servido para que la práctica totalidad de los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados hayan arremetido contra el partido de Santiago Abascal que es, precisamente, el único que niega la entrada de determinados periodistas a sus actos de partido. Pero el más contundente ha sido el diputado socialista, Patxi López, que ha lanzado un mensaje claro a la bancada de extrema derecha: “Los socialistas y la izquierda no tenemos ningún problema con la libertad, lo que tenemos es una auténtica obsesión, tanto que cuando nos la quitan, cuando nos falta, cuando nos la arrebatan, cuando nos la niegan, estamos dispuestos a sufrir cárcel, exilio, destierro, incluso a arriesgar la vida y a perderla para conquistarla”.

El partido de Santiago Abascal ha cosechado un fracaso sin paliativos en el Congreso de los Diputados a su moción de censura que proponía sustituir al Gobierno actual por otro Ejecutivo liderado por los ultraderechistas. Sólo los 52 diputados de la extrema derecha han apoyado la moción que ha tenido el peor resultado de la democracia al recibir el no rotundo de 298 diputados que representan a 15 grupos políticos distintos sustentados en 20.850.736 votos de los españoles y españolas en las elecciones de noviembre de 2019. Pedro Sánchez se ha mostrado satisfecho del desarrollo de la moción y se ha alegrado de que el PP, al menos por una vez, haya hecho frente a los ultras con los que a su vez, sustenta sus gobiernos regionales en Madrid, Andalucía y Murcia.

El líder de Unidas Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha sido el autor de uno de los discursos más celebrados este jueves en el Congreso de los Diputados, donde incluso ha tenido buenas palabras hacia el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, tras hacerse oficial su ruptura con la ultraderecha gracias a su 'no' a la moción de censura planteada por Santiago Abascal y los suyos contra el Ejecutivo de coalición.

El presidente del Gobierno ha desmontado el mitin político de Santiago Abascal, el ‘candidato a presidente’ de la fracasada moción de censura de Vox en el Congreso de los Diputados. Pedro Sánchez, además, ha rebatido todos y cada uno de los argumentos de la ultraderecha a quien ha acusado de “utilizar la Constitución democrática para promover un acto de propaganda de un mensaje de odio, furia y choque”. Y, además, ha exigido a Pablo Casado, líder del PP que deje de engordar a la ultraderecha que solo busca “dividirnos, provocarnos y enfrentarnos. Esta es y no otra la razón última de su moción de censura”. La mayoría de partidos políticos han recriminado a Abascal que gaste recursos del Estado y el tiempo de los dirigentes, en actos tan vacuos e inútiles.

El Pleno del Congreso de los Diputados ha comenzado este miércoles con el debate de la moción de censura de la ultraderecha de Vox que propone como candidato a la presidencia de España a su líder, Santiago Abascal. El diputado ultraderechista, Ignacio Garriga, que será candidato de Vox a la Generalitat de Catalunya, ha sido el encargado de presentar esta iniciativa parlamentaria y ha estado más de una hora y media en la tribuna del Congreso lanzando sus soflamas contra la inmigración, la igualdad o la estructura autonómica del Estado. Después ha comenzado su discurso Santiago Abascal que prometía relatar su programa de gobierno pero se ha limitado a prometer unas elecciones antes de que acabe el año y después ha convertido su discurso en un mitin político en el que ha arremetido contra el Gobierno de Pedro Sánchez, contra el vicepresidente Iglesias, contra su indumentaria; pero también contra el proyecto europeo, la Unión Europea, contra China, contra los cómplices de los comunistas… en definitiva una retahíla de falsedades, de insultos, de datos falsos o de teorías conspiranóicas y negacionistas más propias de Donald Trump que de un político responsable y con altura de Estado.

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha lanzado a través de sus redes sociales un mensaje de denuncia para la situación que están viviendo dos de sus compañeros de Gabinete en el Gobierno. El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, han tenido que irse del lugar donde pasaban unos días de descanso debido al hostigamiento de personas de extrema derecha que señalaron incluso la casa en la que se encontraban. El propio presidente Sánchez y el resto de ministros se han sumado a los mensajes de repulsa. Entre los dirigentes de otros partidos, destaca lo dicho por Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid que acusó a Podemos de ser los importadores de los escraches a España.

VOX ha pasado olímpicamente, en el Pleno de hoy, del debate propiciado por la comparecencia de Pedro Sánchez sobre las Ayudas de los Fondos Europeos para la recuperación. Y buscando protagonismo, anuncia que presentará en septiembre una Moción de Censura, en teoría, al Presidente Pedro Sánchez y el gobierno de coalición.

Tras tres meses de retraso a causa de la Covid-19, este domingo se ha celebrado la segunda vuelta de las elecciones municipales francesas. Se decidían los gobiernos de casi 5.000 ayuntamientos. Una votación celebrada en medio de la pandemia que ha registrado un 59 por ciento de abstención, alcanzando una cifra récord. La izquierda, con Anne Hidalgo a la cabeza, mantiene París, y Los Verdes han celebrado unos resultados históricos tras ganar en Grenoble, Lyon, Estrasburgo, Tours y Besazón.