lahoradigital.com
Edición testing    28 de febrero de 2021

UCI

La curva epidemiológica del coronavirus sigue a la baja. El Ministerio de Sanidad ha notificado este martes una incidencia acumulada (IA) de 235 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 252 casos de este lunes, lo que supone el abandono del umbral calificado como riesgo extremo. Sin embargo, aun superan esta cifra la Comunidad de Madrid, el País Vasco, Aragón, Andalucía, Castilla y León, Ceuta y Melilla, donde la IA va también reduciéndose, aunque a un ritmo más lento. Asimismo, el departamento dirigido por Carolina Darias ha registrado 7.461 nuevos contagios y 443 muertes este martes, además de una presión hospitalaria por pacientes Covid-19 del 11,27% y una ocupación de las camas de las unidades de cuidados intensivos (UCI) del 31,54%. En cuanto a la campaña de vacunación, ya hay más de 1,2 millones de personas inmunizadas con la pauta completa y más de 3,1 millones que han recibido la primera dosis. Los vacunados superan ya a los contagiados desde el inicio de la pandemia.

La evolución de la pandemia en España sigue su curso. El Ministerio de Sanidad ha notificado este lunes una bajada de la incidencia acumulada (IA) a los 252 casos por cada 100.000 habitantes, e incluso 11 autonomías ya se encuentran con una IA por debajo de los 250 casos, pasando del riesgo extremo al riesgo alto. Asimismo, el departamento dirigido por Carolina Darias ha notificado 20.849 nuevos contagios y 535 decesos desde el pasado viernes. A pesar de la palpable mejoría en las cifras, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha advertido de que las incidencias en el país siguen siendo altas, y que no se debe bajar la guardia, ya que “una relajación excesiva de las medidas actuales puede llevar a que tengamos incrementos y nos supongan problemas graves”. Además, cabe resaltar que ya son 3.090.351 las personas vacunadas contra la enfermedad en España, concretamente el 85,3% de las dosis recibidas. Ante este hecho, Simón ha resaltado que “la infección en aquellos que están vacunados es más leve”, lo que permite valorar “el impacto positivo que está teniendo la vacuna”.

Las cifras de la pandemia son alarmantes y además, se vislumbra con la mayor crudeza lo peor de la crisis sanitaria: la pérdida de vidas. Desde hace semanas subía el número de nuevos contagios, producto de la celebración de las Navidades, lo que aumentado la tensión hospitalaria con muchos más ingresados en planta y en las UCI. Aunque la cifra de contagios se ha relajado algo, por las medidas rectrictiva, no ha sido así la de fallecimientos, que ha alcanzaod su cifra record este fin de semana con 909 personas muertas. Mientras que el número de positivos ha superado los 47.000 casos en apenas dos días. Pese a ello, Sanidad ha comunicado una leve mejoría en la incidencia acumulada de casos por cada 100.000 habitantes respecto al viernes, 667 frente a 750, aliviando la presión asistencial en los centros hospitalarios, con una tasa ocupación de camas de 21,56% y de 43,16% en UCI. La Comunidad de Madrid, es la única que no ha cerrado, ni lo piensa hacer, la hostelería, y aún así las cifras de ocupación de UCI y fallecimientos de las más elevadas de toda España.

Intensivistas del Grupo de Estudio Covid-19 de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) han presentado un estudio que analiza al mayor número de pacientes con coronavirus que han desarrollado los síntomas más graves de la enfermedad y han tenido que ser tratados en UCI. Tras analizar más de 2.022 casos se ha trazado un perfil del ingresado en las UCI entre marzo y mayo de 2020. El perfil más común es el de una persona con una media de 64 años de edad, principalmente varón y en su mayoría con factores de riesgo previos. Asimismo, este trabajo ha permitido definir tres fenotipos en los que la edad, el estado inflamatorio y la evolución de la enfermedad marcan las principales diferencias entre los pacientes. El fenotipo A representa a pacientes menores de 65 años, con escasa inflamación y poco desarrollo de complicaciones; el B destaca por su nivel medio de gravedad e incluye a pacientes también menores de 65 años, pero con mayor inflamación y desarrollo de shock; y por último, el C es el perfil general más frecuente, que representa a los enfermos más graves y lo conforman personas mayores de 65 años, con antecedentes de enfermedad hematológica y con un mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves.

El Ministerio de Sanidad ha notificado este martes 29.064 nuevos casos de coronavirus, una cifra diaria inferior a los 38.118 registrados el pasado viernes. La incidencia acumulada en esta jornada se sitúa en los 846,8 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y supone un descenso de 19 puntos con respecto a los 865,6 del día anterior. Sin embargo, la cifra de fallecidos refleja un récord histórico desde la primera ola, con 724 muertes registradas tan solo este martes, casi en sintonía con los 762 decesos notificados este lunes, con la diferencia de que en esa cifra entraba todo el fin de semana. En cuanto a la presión hospitalaria y los pacientes en las UCI, las cifras parecen remitir ligeramente, con la tasa de camas ocupadas por la enfermedad en un 24,18% y en las UCI con un 44,58%, frente a los 24,96% y los 45,30% respectivos del lunes.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la directora adjunta del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), María José Sierra, han comunicado este lunes la “preocupante” situación en la que se encuentra el país tras las fiestas navideñas. El último balance de la pandemia realizado durante el puente de Fin de Año representa un aumento de los contagios, así como de la presión en los hospitales y en las UCIs. Desde el jueves 31 de diciembre se han notificado 30.579 nuevos casos, llegando a sobrepasar los 1,9 millones de contagios desde el inicio de la pandemia. El número de muertes ya ha llegado a las 51.078 desde que el virus llegó a España, notificando 241 decesos desde el día de Nochevieja. Por su parte, la incidencia acumulada de la enfermedad desciende siete puntos, hasta los 272,22 casos por cada 100.000 habitantes, aunque sigue situándose en riesgo extremo. Junto a estas cifras, también cabe destacar el incremento de la presión hospitalaria, ya que en el país hay 13.458 pacientes ingresados por Covid-19 y 2.192 en una UCI. Este conjunto de datos ha generado que las comunidades autónomas comiencen a mover ficha y endurezcan las restricciones contra el virus.

Sanidad registró el último find e semana 21.309 nuevos casos de Covid-19, 628 positivos más que el lunes pasado y 1.330 más que el anterior. Estos datos confirman el fin de una tendencia a la baja de la incidencia acumulada en España en los últimos 14 días, ya que el indicador vuelve a subir alcanzando los 193 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 189 del viernes. En el último informe publicado se han añadido 389 nuevos fallecimientos, en comparación con los 280 del viernes. Asimismo, las UCIs de siete comunidades autónomas y de Melilla se encuentran en riesgo extremo con más de un 25% de pacientes con Covid-19. En este sentido, el director del Centro de Coordinaciones de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha comentado la “delicada” situación actual y ha subrayado que estos datos pueden deberse a una estabilización por ese descenso continuo de las últimas semanas, pero ha puntualizado que aún no se ha observado un impacto de la mayor movilidad registrada durante el Puente de la Constitución.

Italia ha registrado este jueves su peor dato de fallecidos desde el inicio de la pandemia, con 993 decesos en 24 horas. Esta cifra no se había registrado antes en Italia ni en los peores momentos, superando de esta manera las 969 muertes que se dieron en el país el pasado 27 de marzo. Otro de los grandes países afectados por Covid-19 en las últimas semanas es Estados Unidos, que notifica más de 217.000 positivos y 2.879 muertos, su nuevo récord diario de contagios. Por su parte, España parece que va recuperándose de la segunda ola, siendo uno de los países europeos con menor incidencia de casos y presentando cifras similares a Francia y Alemania, con alrededor de 300 casos por cada 100.000 habitantes. Por el contrario, a Suecia, Portugal y la citada Italia, aun teniendo medidas más restrictivas, les cuesta más reponerse de esta segunda ola, con una incidencia acumulada por encima de los 650 casos por cada 100.000 habitantes.

El Ministerio de Sanidad ha registrado este miércoles 10.222 nuevos casos de coronavirus, de los cuales 5.400 fueron diagnosticados el martes. Esta cifra presenta una mejoría con respecto a los 15.318 casos notificados el miércoles de la semana pasada. Sin embargo, los fallecidos por la enfermedad siguen en alza con 369 registrados este miércoles, una cifra más alta de la notificada el mismo día de la semana anterior con 351. La incidencia acumulada en los últimos 14 días cae hasta los 340 casos por cada 100.000 habitantes y el número de hospitalizados se reduce un 20%, al igual que la presión en la UCI con un 7% menos de positivos.

El ritmo de contagios en España parece haberse estabilizado, aunque sigue registrando unas cifras muy elevadas con cerca de 20.000 casos diarios. Es cierto que la incidencia acumulada en el país ha disminuido, pero las muertes siguen estando por encima de las 300 diarias. La mayoría de las comunidades autónomas han mostrado una ligera mejora en los datos de positivos y decesos en comparación con las semanas anteriores, pero en el caso de Andalucía, Murcia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Baleares y en parte de Galicia, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Extremadura siguen en aumento. A su vez, aunque numerosos indicadores apuntan hacia una estabilización de los datos, la presión hospitalaria, tanto en planta como en UCI, es muy elevada en muchas autonomías.

El Ministerio de Sanidad registra este lunes 52.836 nuevos contagios de Covid-19 durante el fin de semana, concretamente desde el pasado viernes, junto a 512 muertes más. La cifra de nuevos casos es ligeramente menor a la que se dio el pasado lunes con 55.019 nuevos positivos, mientras que el número de muertes del pasado fin de semana fue mucho más inferior, pasando de los 379 fallecidos a los 512 de este lunes. Con estos datos, España alcanza ya 1.381.218 positivos y 39.345 decesos desde el inicio de la pandemia.

Las cifras de la pandemia del coronavirus en esta segunda oleada, son extraordinariamente alarmantes. El Ministerio de Sanidad ha comunicado un nuevo récord de contagios durante el fin de semana, dejando 52.188 casos y lo que es peor, 272 muertos en el país, la cifra más alta tras el verano. La incidencia acumulada ha aumentado a 410 casos por cada 100.000 habitantes, de media en España, y todas las comunidades autónomas, excepto Canarias, Baleares y la Comunidad Valenciana se encuentran en un nivel de riesgo extremo. A su vez, el director de la CCAES, el doctor Fernando Simón, ha advertido de que varias regiones cuentan con un 40% de ocupación de las UCI y que en noviembre, la situación podría volverse más que crítica.

El Ministerio de Sanidad, de Salvador Illa, ha asegurado el reparto de 7.776 respiradores a las CCAA desde el inicio de la pandemia de coronavirus, cubriendo de esta manera el 95 por ciento de las necesidades comunicadas por las distintas regiones. Esta acción ha generado que los hospitales del Sistema Nacional de Salud cuenten actualmente con un parque de 13.557 respiradores.

Los nuevos contagios por coronavirus se han elevado a los 141 en un sólo día, situándose la cifra total de personas infectadas en España en las 124.732. Según los datos del Ministerio de Sanidad, 30 personas han fallecido por el Covid-19 en los últimos 7 días, y se sigue sin actualizar el número total de muertos por esta causa.

Varias Comunidades Autónomas han autorizado las visitas a enfermos graves de coronavirus para combatir la muerte en soledad.