lahoradigital.com
Edición testing    26 de enero de 2021

toque de queda

Un repunte de los contagios del 15% en siete días ha obligado a la Comunidad de Madrid a estrenar nuevas medidas para hacer frente a la pandemia. Desde este lunes 25 de enero y hasta mínimo 15 días, el toque de queda establecido en la capital se amplía entre las 22.00 y las 06.00 horas y todos los establecimientos considerados no esenciales, como la hostelería, el comercio o los locales de ocio cierran a las 21.00 horas. Asimismo, quedan prohibidas las reuniones en casa entre personas no convivientes, salvo para aquellos ciudadanos que se encarguen de cuidar a mayores, menores y dependientes, o que vivan solos o tengan un vínculo matrimonial o de pareja. Además, el 24% de los madrileños tienen también desde este lunes restringida su movilidad, al confinar un total de 56 Zonas Básicas de Salud (ZBS) y 25 localidades de la autonomía. Por otro lado, ante el avance del coronavirus, se está ampliando a toda prisa el tercer pabellón del Hospital público Enfermera Isabel Zendal con 352 camas más de hospitalización, aunque siguen las denuncias de pacientes y trabajadores por las deficiencias que presenta este pseudohospital.

El continuo incremento de contagios y el aumento de las muertes por coronavirus ponen en alerta a las distintas Comunidades Autónomas, que solicitan al Gobierno más herramientas jurídicas para ampliar las restricciones y combatir la tercera ola. En este sentido, los Gobiernos autonómicos aúnan esfuerzos para que el Ejecutivo modifique el Estado de alarma, con el fin de adelantar el toque de queda más allá de las 22.00 horas, como está fijado actualmente. Ya son 13 las autonomías que se han mostrado favorables a la reforma, y tan solo cinco no tienen clara su posición, por lo que dicha propuesta se debatirá este miércoles en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), para consensuar una decisión definitiva.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha confirmado el recurso que ha presentado el Gobierno ante el Tribunal Superior de Justicia por la decisión tomada por la administración de Castilla y León de ampliar el toque de queda a las 20.00 horas. El ministro ha recalcado la eficiencia de las actuales medidas para hacer frente a la Covid-19, por lo que pide a las CCAA que opten previamente por un refuerzo de éstas, siempre que esté amparado por el actual decreto del estado de alarma, antes de solicitar la prolongación del estado, vigente hasta el 9 de mayo. Por su parte, al igual que ha comunicado hoy la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, el Gobierno se muestra abierto a escuchar las propuestas de mejoras de las directivas autonómicas, siempre que se planten desde al ámbito del consenso. Será este miércoles cuando el Gobierno tenga la oportunidad de reunirse en el Consejo Interterritorial para debatir sobre la posibilidad de ampliar el toque de queda hasta las 20.00 horas y otras medidas.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha aprobado este viernes 15 de enero el acuerdo por el que se delimita el horario del toque de queda en todo el territorio de Castilla y León desde las 20.00 horas. Dicho acuerdo fue publicado este sábado en una edición extraordinaria del Boletín de Castilla y León y ha entrado en vigor el domingo. Ante esta decisión, el Gobierno central ha solicitado a la Abogacía General del Estado recurrir el acuerdo, ya que vulnera lo expuesto en el documento que regula el estado de alarma, que marca las 22.00 horas como horario mínimo para fijar la movilidad nocturna. Tras este suceso, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, se ha mostrado abierto a adelantar el horario del toque de queda fijado actualmente, aunque es una decisión que deberá “hablar con todo el mundo”. Otras comunidades autónomas, como Andalucía o Galicia, también se han mostrado partidarias a fijar el toque de queda por debajo del horario permitido, aunque finalmente no lo han realizado. Por su parte, la Junta de Andalucía ha anunciado nuevas medidas, entre las que destaca el permiso de saltarse la movilidad entre provincias para practicar esquí y caza mayor, “siempre que no se proceda de municipio con cierre perimetral”, ha publicado este sábado el Boletín Oficial de Andalucía (BOJA).

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Senado, Ander Gil, se refirió este domingo a la decisión del Gobierno que ha recurrido el toque de queda adelantado a las 20.00 horas en Castilla y León por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, para doblegar la curva de la tercera ola de coronavirus. “Pedimos una vez más que se abandonen las decisiones unilaterales y fuera de la legalidad como la que ha tomado el señor Mañueco que solo consiguen crear confusión en la población”, ha anunciado Gil. En este sentido, el dirigente del PSOE ha establecido que la prioridad actual es “librarnos del virus”, al tiempo que pide tranquilidad y confianza entre la ciudadanía alegando que el Gobierno está cumpliendo con los plazos de la campaña de vacunación y que la estrategia tomada frente a la enfermedad va a funcionar. Asimismo, Gil no ha dudado en atacar a la oposición, concretamente al PP, destacando que mientras su partido intenta frenar al virus y reactivar la economía española, el PP lleva a sus espaldas “todo un pasado de corrupción que les persigue”.

El gobierno de Aragón ha decidio reforzando sus restricciones, a partir de mañana sábado y hasta el 15 de febrero. Sus tres capitales, Zaragoza, Huesca y Teruel, junto a seis localidades municipales, quedarán confinadas. También, las reuniones, tanto en el ámbito privado como público, quedan limitadas a cuatro personas. El toque de queda comenzará a las 22.00 horas, suponiendo la suspensión de las actividades esenciales a las 18.00 horas los fines de semana -viernes, sábado y domingo-, y a las 20.00 horas el resto de la semana. Las autoridades sanitarias de la Comunidad aragonesa dvierten de la complicada situación en la que se adentra la Comunidad en las próximas semanas, así lo han confirmado la consejera de Sanidad, Sira Repollés, junto al director general de Salud Pública, Francisco Falo, en una rueda de prensa celebrada esta mañana.

Con una incidencia acumulada de 636,1 casos por 100.00 habitantes en los últimos 14 días, el número de contagios por coronavirus en la Comunidad de Madrid no dejar de crecer. Es por ello por lo que el gobierno regional ha decidido adelantar el toque de queda desde las 23.00 horas hasta las 06.00 horas, cerrar todos los establecimientos a las 22.00 horas y limitar la movilidad de 47 zonas y 19 localidades de la región. A partir del próximo lunes 18 de enero hasta el 1 de febrero, la movilidad de más de un millón de madrileños se verá totalmente restringida, salvo por causas justificadas. Así lo ha comunicado esta mañana el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, junto a la directora general de Salud Pública, Elena Andradas, en una rueda de prensa en la que ha vuelto a destacar la importancia del uso de la mascarilla y de evitar encuentros más allá que con las personas convivientes en los domicilios.

Finalmente, el Gobierno optará por aumentar el número máximo de personas en reuniones familiares a 10, siempre que las reuniones sean con la familia y en las fechas señaladas de las fiestas. La propuesta inicial de Sanidad presentada hace una semana mantenía el máximo en 6 pero fueron varias las regiones que pidieron que se aumentara esta cifra, entre ellas Madrid, Cataluña y País Vasco. Asimismo, solo se pueden saltar el confinamiento perimetral de las regiones con una excepción, para que aquellos que viven lejos de sus familiares puedan juntarse. Madrid ya ha dicho NO. Pero las normas son de acato obligatorio para todas las CCAA. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha insisido "estas navidades en casa". También ha pedido a los estudiantes que cumplan la cuarentena antes de volver a casa con sus familias.

Nada nuevo bajo el sol, Madrid no tolera estar de acuerdo con ni una sola de las medidas restrictivas señaladas por el Ministerio de Sanidad. Tanto es así, que se opone -como siempre- a las propuestas del plan nacional de Navidad frente al coronavirus . El Ejecutivo marcó ayer el tope de gente en reuniones familiares, en seis personas, y el toque de queda a partir de la una de la madrugada. Inmediatamente, Ayuso propone un aumento de hasta 10 personas de hasta tres núcleos de convivencia siempre que sean familiares. También se aumenta el toque de queda en media hora para Nochebuena, Nochevieja, Año Nuevo y Navidad, el Gobierno solo propone el aumento para las dos primeras fechas. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, defenderá estas medidas aunque fuentes del Ejecutivo ya han señalado que serán las comunidades las que tomen sus propias decisiones.

El Govern ya ha establecido como será la desescalada en Cataluña. El Departamento de Salud ha propuesto un plan de levantamiento progresivo de las restricciones en la autonomía, que deberá ser discutido y posteriormente aprobado en la reunión del comité técnico del Procicat celebrada este miércoles y jueves. El plan consiste en cuatro fases, de una periodicidad de 15 días cada una, que comenzará el próximo lunes 23 de noviembre con la vuelta de las actividades al aire libre y la apertura de los bares con un 30% de aforo. Asimismo, se ha confirmado que se mantendrá el toque de queda en las cuatro fases.

El Decreto del Estado de Alarma deja en manos de las Comunidades Autónomas la decisión de continuar con esta medida después del 9 de noviembre

Las comunidades autónomas siguen endureciendo las medidas restrictivas para tratar de frenar la curva de coronavirus. Por ello, la mayoría de los gobiernos autonómicos se abren a seguir con el toque de queda en sus territorios a partir del 9 de noviembre, fecha en la que expira la restricción de la movilidad nocturna actual y los gobernantes de cada región deciden si mantienen o levantan esta medida. Aragón, Cataluña, Extremadura, La Rioja, Navarra y Castilla y León han declarado ya su posición favorable a mantener la restricción, mientras que otras autonomías aún no se han pronunciado.

Desde el Gobierno central el confinamiento domiciliario es el último recurso. Asturias, Ceuta y Melilla hacían a lo largo de la semana una petición oficial para decretar esta medida en sus regiones ante el avance del coronavirus, pero el ministro de Sanidad, Salvador Illa ha insistido en la importancia de esperar los periodos de 14 o 21 días marcados por los científicos para evaluar las restricciones que se han tomado estos últimos días y valorar si es necesario aumentarlas. Otras Comunidades como el País Vasco, Andalucía o Castilla y León también apoyaban la ampliación de las competencias regionales para que sea cada autonomía, y no el Ejecutivo central, la encargada de instaurar un confinamiento domiciliario. De momento, Sanidad lo descarta aunque mantienen que estudiarán la medida. Algunos líderes regionales quedaron insatisfechos con esta respuesta y reclaman un conjunto de medidas unificadas y coordinadas que no permitan casos como el de Madrid, que se saltó el decreto de Estado de Alarma para poder declarar un cierre perimetral por días.

Las cifras de la pandemia del coronavirus en esta segunda oleada, son extraordinariamente alarmantes. El Ministerio de Sanidad ha comunicado un nuevo récord de contagios durante el fin de semana, dejando 52.188 casos y lo que es peor, 272 muertos en el país, la cifra más alta tras el verano. La incidencia acumulada ha aumentado a 410 casos por cada 100.000 habitantes, de media en España, y todas las comunidades autónomas, excepto Canarias, Baleares y la Comunidad Valenciana se encuentran en un nivel de riesgo extremo. A su vez, el director de la CCAES, el doctor Fernando Simón, ha advertido de que varias regiones cuentan con un 40% de ocupación de las UCI y que en noviembre, la situación podría volverse más que crítica.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha declarado la aplicación de un nuevo Estado de Alarma en todo el territorio nacional, que entró en vigor el domingo por la tarde. La intención es prolongarlo hasta el 9 de mayo, con el objetivo de frenar la segunda ola de coronavirus. La declaración de este nuevo Decreto, el cuarto desde la reciente Democracia española, permite al Ejecutivo aplicar medidas excepcionales en situación de extrema necesidad y en este caso, se centra fundamentalmente en la limitación de movilidad nocturna de carácter general, junto a la posibilidad de cerrar la entrada y salida de territorios y limitar las reuniones sociales. A continuación resolvemos las dudas que plantea este nuevo decreto.

Carmen Calvo y Salvador Illa han sido los encargados de redactar el nuevo Estado de Alarma que había sido solicitado por casi todos los presidentes territoriales, salvo los cinco del PP. Incluye un toque de queda de 23:00 horas hasta las 06:00, con una sola prórroga que podría durar hasta principios de mayo.

Ante la alarmante situación del Covid, el Gobierno toma las riendas con un nuevo Estado de Alarma que agilice la cogobernanza con las CCAA sin tener que pasar por los tribunales. Se pedirá una única prórroga que podría durar hasta principios de mayo. El Consejo de Ministros extraordinario de este domingo dio respuesta a las peticiones de al menos doce presidentes autonómicos para que el Gobierno central dictaminara, con carácter inmediato, un nuevo Decreto Ley de Estado de Alarma, que esta vez no implica, de momento, confinamiento casero, pero durará seis meses, con una sóla comparecencia en el Congreso en los próximos días. El Presidente Sánchez ha lanzado un mensaje claro a la población: "Vamos a volver a doblegar la curva de nuevo y vamos a salvar muchas vidas, necesitamos este Estado de Alarma (...) pero quiero pedir a todos los ciudadanos que hay muchas cosas que nosotros sabemos que tenemos que hacer y para ello solo necesitamos una disciplina social y solidaridad que hemos demostrado tener en la primera ola. Empatizo con los jóvenes que quieren vivir, quieren salir (...), pero es imprescindible que reduzcamos nuestra movilidad para proteger también a nuestros seres queridos".