lahoradigital.com
Edición testing    17 de abril de 2021

sanitarios

El Pleno del Senado ha aprobado este miércoles a la Proposición de ley orgánica que regula la eutanasia, con 155 votos a favor. La iniciativa, que tan solo ha contado con la negativa de PP, Vox, UPN y la abstención de ERC, deberá volver al Congreso de los Diputados tras la incorporación de varias enmiendas, entre las que destaca la creación de un registro de sanitarios declarados objetores de conciencia a la hora de practicar la eutanasia, es decir, aquellos profesionales que no quieran atender estas demandas por resultar incompatibles con sus convicciones. Asimismo, en los cambios que se quieren presentar se encuentra el acceso de los médicos al registro de las últimas voluntades del paciente, con el fin de poder ejercer la eutanasia sin necesidad de consultar a los familiares. En definitiva, el Congreso ratificará o refutará el texto el próximo jueves 18 de marzo y, si finalmente se aprueba, se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y entrará en vigor tres meses después, a finales de junio.

Este domingo el Parlamento andaluz ha incluido en el acto institucional conmemoración del 28 de febrero, día de Andalucía, un emotivo homenaje a los sanitarios que han estado en primera línea de batalla durante la pandemia de COVID-19. María del Carmen Navarro, doctora del servicio de Urgencias del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, como representante del colectivo de profesionales sanitarios, ha tenido la oportunidad de expresar su parecer acerca del contexto sanitario actual y ha aprovechado para pedir una “inversión adecuada” en sanidad a los diputados andaluces.

El anuncio de que los centros de salud de la Comunidad de Madrid comenzarán a vacunar este jueves a los mayores de 80 años y al profesorado de la región ha sembrado el caos entre los profesionales sanitarios encargados de la vacunación, que se han quejado de la falta de planificación y los mensajes contradictorios del Gobierno. El lunes, el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, anunció que la inmunización de las personas mayores de 80 años que no viven en residencias empezaría la próxima semana, sin embargo, el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, fijó el operativo para este jueves. Este cambio de planes repentino dejó a los sanitarios llenos de dudas, con apenas dos días para organizarlo todo. “No hay material ni planificación y se perderán dosis”, han lamentado los profesionales, al tiempo que han denunciado que “las cosas cambian por momentos, por minutos, es una noria”.

El Real Decreto Ley sale adelante con tan solo 168 votos a favor

Jose Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social e Migraciones ha presentado el decreto a la Cámara como una muestra del compromiso por la inclusión del Gobierno. La nueva norma no afectará tan solo a las pensiones de las mujeres si no que también incluye una modificación del criterio de unidad de convivencia en la norma del Ingreso Mínimo Vital y medidas de protección para sanitarios y sociosanitarios que hayan trabajado durante la pandemia.

El coronavirus será considerado a partir de hoy como enfermedad profesional para todos los trabajadores sanitarios que lo contraigan en su ejercicio contra la pandemia. Hasta ahora, la enfermedad producida por el SARS-CoV-2 se consideraba como contingencia profesional derivada de accidente de trabajo, lo que proporcionaba a los trabajadores una protección de la Seguridad Social durante, tan solo, los cinco años posteriores al contagio. Ahora, cualquier sanitario que desarrolle nuevas patologías o secuelas a raíz de la enfermedad que supongan un impedimento para desarrollar su actividad profesional tendrán protección vitalicia para evitar un perjuicio económico, así como otros derechos a compensación, rehabilitación y servicios sanitarios recogidos bajo el reconocimiento de enfermedad profesional. Esta petición fue propuesta por numerosos sindicatos y representantes del sector sanitario desde la llegada de la pandemia. Sin embargo, no fue hasta el pasado 22 de diciembre cuando la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad la Proposición No Ley defendida por la diputada del Grupo Parlamentario Plural, Concep Cañadell Salvia, que ha llevado a su consiguiente aprobación.

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el nombramiento del actual jefe de la Armada, Teodoro López Calderón, como nuevo Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD). Este acontecimiento ha tenido lugar tres días después de la renuncia al puesto del general Miguel Ángel Villarroya, tras la polémica suscitada por su vacunación y la de otros altos mandos militares dentro de la campaña de vacunación contra la Covid-19 en las Fuerzas Armadas. En este sentido, el Ministerio de Defensa ha explicado que su protocolo recogía la vacunación de todo el personal sanitario de las Fuerzas Armadas, y no del JEMAD ni de otros altos cargos, por lo que la subsecretaria del Ministerio de Defensa, Amparo Valcarce, ha establecido que la decisión de Villarroya de dimitir “le honra”. Asimismo, la renuncia del JEMAD ha abierto la puerta a la ministra de Defensa, Margarita Robles, para relevar al resto de la cúpula militar, lo que afectaría a los jefes de Estado Mayor de cada uno de los ejércitos que componen las Fuerzas Armadas.

Una vez más, la ineficacia del gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso, es convertido en acusación al Gobierno central, en este caso al que acusa de que no le administra las dosis necesarias. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, anunciaba ayer lque se vacunaría a sus sanitarios de primera línea, y no por mala gestión de la estrategia en Madrid, como sería lo lógico, ya que están recibiendo las vacunas acordadas, sino "por una mala gestión del Ministerio de Sanidad". Tampoco aporta Ayuso, explicación alguna sobre la práctica en el madrileño Hospital Clínico de San Carlos, donde colaron a una serie de personal a quien no correspondía la vacuna. Como sucedió con la nefasta gestión de la borrasca Filomena, sobre la capital madrileña, la falta de control ineficaz de las autoridades regionales sobre la pandemia, sus hospitales, residencias, centro de Salud, etc, y ahora la vacunación, se ha convertido ya en arma arrojadiza contra el Gobierno central, como si éste tuviera algo que ver en su gestión.

La apertura del Hospital Enfermera Isabel Zendal en Madrid solo ha servido para polémicas y actuaciones políticas que solo debilitan la Sanidad Pública madrileña. La oposición madrileña nunca entendió la decisión de gastar más de 100 millones de euros en un centro nuevo en vez de reforzar los ya existentes. Los sanitarios acumulan un descontento generalizado ya que llevan un año al límite de sus fuerzas y no ven recompensado su mostruoso esfuerzo. Más bien al contrario y ven cómo la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, esta vez ha sobrepasado los límites. Ahora ha ordenado 'castigar' a aquellos que rechazan trasladarse al hospital de pandemias y ha ordenado que no se vuelva a contratar a aquellos sanitarios que se nieguen al traslado forzoso al Zendal.

Una manifestación por parte de los sindicatos médicos en la que solicitarán al Gobierno de Madrid, una mejora en los sueldos, el reforzamiento de las plantillas, la concesión de un complemento por riesgo de contagio por coronavirus y la disminución de la precariedad en el sector

La presidenta de la Comunidad de Madrid se justifica ante la denuncia de la inacción de su Ejecutivo y la falta de médicos en Atención Primaria que atienda a la ciudadanía en plena expansión de la pandemia. Dice que "no hay más médicos disponibles en Madrid", extremo desmentido por muchos sanitarios y los propios sindicatos.

Desde el inicio del confinamiento a consecuencia del Estado de Alarma, decretado el 14 de marzo, para frenar la pandemia del Covid-19, los españoles han sido ejemplo ante mundo, llevando arte, música, alegría, bailes, y sobre todo muchos aplausos al colectivo de más de doscientos mil sanitarios que lucharon en primera fila, arriesgando sus vidas, para salvar las nuestras. Tras dos meses de aplausos diarios,el doctor Fernando Simón y el ministro de Sanidad, anunciaron que se estaba doblegando al virus, y los datos empezaron a descender, relajando las emergencias y las UCIs desbordadas de los hospitales. Elló costó casi 50.000 sanitarios contagiados, más de doscientas mil personas contagiadas en toda España, además de casi 27.000 muertos. Cuando la gente ha podido salir a la calle, los aplausos ya no eran necesarios, pero lamentablemente han sido sustituidos por un puñado de insolidarios y ultras con las cacerolas, que han puesto en riesgo la salud de todos, en aglomeraciones no permitas en sus calles, de barrios ricos. Este lunes, miles de personas se han desplazado a las puertas de los hospitales, guardando rigurosamene las distancias y con sus mascarillas, a homenajearles desde la calle y pedir conjuntamente: "Sanidad Pública" y recordar a los gobiernos del PP que "la Sanidad Pública se defiende, no se vende"

La Comunidad de Madrid ha vuelto a solicitar al Gobierno de España pasar a la fase 1 de desescalada el próximo lunes 18 de mayo. El Ejecutivo regional presentará un informe técnico para avalar la transición a mediados de esta semana. La primera petición estuvo envuelta en la polémica por la dimisión de la Directora General de Salud que se negó a firmar el informe técnico que pedía pasar de fase al considerar que la región no cumplía los criterios establecidos para ello.

En el informe elaborado por el Instituto de salud Carlos III (ISCIII) a través de la red Nacional de vigilancia tienen epidemiológica (RENAVE), se estudia la situación de Covid 19 el personal sanitario de España, en el que se han analizado 30.660 casos de Covid 19 notificados a la RENOVE hasta el 4 de mayo.

En total son 11.669 profesionales, de los cuales 13 han fallecido. Según trascendió desde la Consejería de Sanidad, 4.893 empleados del SERMAS están de baja a causa de la enfermedad.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado que la Salud madrileña renovará hasta diciembre a los 10.000 profesionales de la sanidad que han trabajado duro durante la crisis del Covid 19. Por otro lado, en su línea de apropiarse de la autoría del Hospital de Campaña del IFEMA, que montó la UME, del ministerio de Defensa, Ayuso afirma que se mantendrá por si hubiera algún rebrote.