lahoradigital.com
Edición testing    22 de enero de 2021

Restricciones coronavirus

Carolina Darias, ministra de Política Territorial y Función Pública, anunciaba tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud el reparto de 17 millones de mascarillas para distribuir entre la población más vulnerable. Estos repartos los realiza el Gobierno periódicamente desde que comenzó la pandemia en colaboración con las administraciones en los distintos niveles territoriales, una cooperación que Darias considera indispensable “para mantener a raya al virus”. De esta forma, las entidades locales recibirán 7’2 millones de mascarillas quirúrgicas que se repartirán a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), mientras que las ONG y entidades sociales recibirán 9’8 millones de unidades. Cara a la Navidad la ministra ha recordado: “Ese es nuestro mejor regalo colectivo, regalar cuidados, regalar protección, en definitiva, regalar vida”-

El continente europeo ha recogido en la última semana los peores datos desde que comenzó la pandemia. Italia, Francia y Reino Unido duplicaban ayer sus datos de contagios y fallecimientos con respecto al lunes y anunciaban un endurecimiento de las medidas para evitar la llegad de una tercera ola de coronavirus después de Navidad. Italia registraba en tan solo un día 114.844 positivos y Francia anunciaba 790 fallecidos. Por su parte, países que se habían mantenido hasta ahora con restricciones mucho más laxas y con buenos resultados se han visto azotados por la llegada de esta segunda ola optando, finalmente, por un confinamiento duro. Estos son los casos de Alemania y Países Bajos que tendrán las medidas más restrictivas en Navidad. Alemania adoptó estas restricciones el pasado domingo tras una reunión de emergencia celebrada por los datos registrados el pasado viernes que se convirtieron en los peores en el país desde que comenzó la crisis. Esta madrugada el récord de fallecidos se ha superado de nuevo, con 952 muertes en 24 horas. Mientras, en España los datos empiezan a empeorar, aunque la situación aun es mejor que en el resto de Europa. Ante esto, esta misma mañana el presidente, Pedro Sánchez, ha declarado en el Congreso: “Si hay que endurecer el plan de Navidad, se le propondrá a las comunidades autónomas porque no podemos relajarnos”.

La canciller alemana, Angela Merkel ha alcanzado un acuerdo con los 16 estados federados para decretar unas restricciones duras tras el pico de la pandemia alcanzado el pasado viernes. El país registró 29.875 nuevos contagios y 598 muertos, su cifra más alta desde que comenzó la pandemia y que ha llevado al cierre de toda actividad no esencial, así como de guarderías y colegios. Alemania mantenía unas medidas laxas, con el cierre de bares y restaurantes, ocio y cultura, que no han sido capaces de frenar el avance de la pandemia con la llegada de la campaña de Navidad. Desde hace meses Merkel pedía a los Länder optar por una vía más dura ante el temor de alcanzar estas cifras pero los estados se negaban a adoptar restricciones estrictas. Ahora, tras el disparo de muertes, el país se mantendrá en confinamiento desde el próximo miércoles hasta el 10 de enero, limitando las reuniones de Navidad a un máximo de 5 personas de dos hogares distintos y prohibiendo las visitas en residencias de ancianos.

El programa Salvados de La Sexta, presentado por Fernando González ‘Gonzo’, ha emitido este domingo una entrevista al ministro de Sanidad español, Salvador Illa, donde realiza un balance de la gestión de la pandemia de coronavirus en el país y responde a las principales cuestiones que engloban la situación sanitaria, desde la planificación llevada a cabo por el Gobierno hasta el impacto económico que ha supuesto la pandemia, la posible llegada de la tercera ola, las restricciones navideñas y el advenimiento de las primeras vacunas. En este sentido, el ministro ha defendido las medidas tomadas para combatir la pandemia “cerrando lo que hay que cerrar” y ha explicado que si se produce una tercera ola después de Navidad será responsabilidad de todos. Asimismo, Illa ha decidido sincerarse y ha expuesto sus momentos más duros de toda la pandemia remitiéndose a las cifras de fallecidos en marzo y abril y a la falta de respiradores en las UCIs, así como su insistencia a Faustino Blanco, el exsecretario general de Sanidad, para volver a su cargo tras sufrir un problema cardiaco.

El portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, anunció ayer en una rueda de prensa que el Servicio Canario de la Salud costearía pruebas diagnósticas para todas aquellas personas que se trasladen a las islas en Navidad. Esta rueda de prensa se celebró tras una reunión del Consejo del Ejecutivo canario en la que se lanzaron varios decretos en relación a estos desplazamientos. Estas pruebas estarán sufragadas para todas aquellas personas procedentes de Canarias que residen en la península durante el año y que tendrán que someterse a ellas de forma obligatoria en el lugar de origen para poder desplazarse al archipiélago. Las personas que no sean procedentes de Canarias pero se desplacen a las islas también se tendrán que someter a una prueba, pero en este caso no estará sufragada por la comunidad y se adoptará un sistema como el actual en las Islas Baleares. Mientras, continúan las negociaciones con el Gobierno central por la inminente apertura del confinamiento de los ciudadanos británicos y la posible reactivación del flujo turístico en las islas. Desde Canarias piden a Sánchez que permita la realización de pruebas diagnosticas rápidas, test de antígenos, y no solo la realización de una PCR en el lugar de origen de los viajeros, lo que afectaría de forma negativa al sector turístico.

Finalmente, el Gobierno optará por aumentar el número máximo de personas en reuniones familiares a 10, siempre que las reuniones sean con la familia y en las fechas señaladas de las fiestas. La propuesta inicial de Sanidad presentada hace una semana mantenía el máximo en 6 pero fueron varias las regiones que pidieron que se aumentara esta cifra, entre ellas Madrid, Cataluña y País Vasco. Asimismo, solo se pueden saltar el confinamiento perimetral de las regiones con una excepción, para que aquellos que viven lejos de sus familiares puedan juntarse. Madrid ya ha dicho NO. Pero las normas son de acato obligatorio para todas las CCAA. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha insisido "estas navidades en casa". También ha pedido a los estudiantes que cumplan la cuarentena antes de volver a casa con sus familias.

El Govern ya ha establecido como será la desescalada en Cataluña. El Departamento de Salud ha propuesto un plan de levantamiento progresivo de las restricciones en la autonomía, que deberá ser discutido y posteriormente aprobado en la reunión del comité técnico del Procicat celebrada este miércoles y jueves. El plan consiste en cuatro fases, de una periodicidad de 15 días cada una, que comenzará el próximo lunes 23 de noviembre con la vuelta de las actividades al aire libre y la apertura de los bares con un 30% de aforo. Asimismo, se ha confirmado que se mantendrá el toque de queda en las cuatro fases.

La canciller alemana, Angela Merkel, anunciaba este domingo que mantendrá medidas de seguridad hasta pasada una campaña de vacunación que inmunice entre el 60 y el 70% de la población. Hacía estas afirmaciones basándose en la experiencia en otras pandemias que necesitaron estas cifras para estabilizarse. Aunque no establecía periodos concretos, se mostraba optimista en que pronto se dispondrá de alguna vacuna para comenzar esta campaña y explicaba que los primeros en recibirla serán trabajadores sanitarios y personas de alto riesgo. Reiteraba que la vacunación “será una decisión libre” y que nadie sería “obligado” a recibirla. Se estima que se podría empezar a atisbar la normalidad para mayo de 2021 si se dispusiera de una vacuna a finales de este año o a principios del siguiente.

El coronavirus está alcanzando su pico en esta segunda ola y continúan aumentando los casos a un ritmo imparable. En la última semana, las muertes diarias han aumentado un 40% y Francia, España, Reino Unido, los Países Bajos y Rusia, que acumulan la mayor parte de los nuevos contagios continentales según datos de la OMS. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, prevé que estas cifras continuarán creciendo en las próximas semanas “muy rápidamente”. Ante esta situación, el Presidente fráncés, Emmanuel Macron declaraba ayer un confinamiento total muy similar al de la pasada primavera. Los franceses podrán acudir al trabajo, guarderías y escuelas permanecen abiertas, pero se prohíbe cualquier tipo de reunión privada y se cierran todos los establecimientos no esenciales del país. Estas medidas se extenderán, por lo menos, hasta el 1 de diciembre. Alemania toma unas medidas algo más laxas, aunque también muy estrictas, con el cierre de cines, teatros, gimnasios, bares, cafeterías y restaurantes. Se mantienen abiertas escuelas y guarderías y se permiten reuniones pero solo entre personas de dos hogares distintos. "El virus circula a una velocidad que, incluso las previsiones más pesimistas, no anticipaban”, explicaba Macron ante la gravísima situación a la que se enfrenta Europa.

La Comunidad Foral de Navarra entrará, a partir del jueves, en un confinamiento que se prolongará durante 15 días tras alcanzar los 900 casos por 100.000 habitantes. La presidenta, María Chivite, anunciaba el paquete de medidas más duro aplicado hasta el momento en todo el territorio español, con unas restricciones a la movilidad acompañadas de un cierre total de la hostelería. Las reuniones sociales quedarán limitadas a personas convivientes y los comercios, actividades deportivas y culturales, tendrán que cerrar sus puertas a las 21 horas. Chivite afirmaba que estas medidas son “duras” pero están impuestas para “salvar vidas” y que, si es necesario, la Comunidad dará más pasos adelante para evitar un escenario más drástico.

El coronavirus “está en todas partes” advierten los expertos que se encuentran especialmente alarmados por el escenario que se está creando en Europa. Alemania y Francia han anunciado nuevas medidas de restricción estos últimos días ante la peligrosidad que supone este nuevo brote de Covid – 19 y el miedo a que se vuelva a producir un colapso en los hospitales. El primer país decreta el uso obligatorio de mascarilla y el cierre de bares y restaurantes antes de las 23 horas. Francia ha optado por medidas más contundentes y declara un toque de queda en nueve áreas metropolitanas. Otros países como República Checa o Países Bajos, que en un principio habían conseguido esquivar el aumento de contagios en esta segunda ola, se ven ahora obligados a tomar medidas de restricción para frenar el avance del virus. Los expertos avisan ya al continente europeo de que puede llegar un otoño mucho más duro que el panorama del pasado marzo.

El Gremio de Restauración ya se ha opuesto a la medida y anuncia que, de llevarse a cabo, la recurrirá en los tribunales

El gobierno de la Generalitat adelantó este martes la adopción de una nueva batería de restricciones ante el grave aumento del índice de positivos en toda la comunidad, un crecimiento del 39% en la última semana. Grandes ciudades como Terrassa se acercan a los 500 casos por 100.000 habitantes y se alcanza un crecimiento de 338 puntos, muy por encima de la media recomendada de 100. Estas medidas se anunciarán hoy en una rueda de prensa y podrían suponer el cierre total de bares y restaurantes, que solo podrían abrir para repartir comida a domicilio. Desde el sector de la restauración estas noticias no han sido bien recibidas, denuncian una falta de comunicación por parte del Govern de unas restricciones que consideran “inadmisibles” y amenazan con llevarlas a los tribunales.

El aumento de los focos regionales en España ha llevado a Alemania a emitir una recomendación por la que se desaconsejan los viajes no esenciales a las comunidades de Aragón, Cataluña y Navarra. El Ministerio de Asuntos Exteriores alemán ha decidido actualizar sus recomendaciones debido a las “altas tasas de infección”. Una decisión que llega después de que Reino Unido haya decidido imponer la cuarentena obligatoria a todos aquellos viajeros que provengan de España.

  • 1