lahoradigital.com
Edición testing    18 de enero de 2021

restricciones a la movilidad

El teatro de Coslada ha podido reabrir tras el cierre obligado por las restricciones de movilidad que afectaron a la zona de salud del municipio. Después de representar “Mauthausen. La voz de mi abuelo” ahora se podrá disfrutar de una obra de marionetas infantil, “Nube, nube”, programada para este viernes y el próximo domingo a las 12:30 horas. El municipio además no deja atrás a los vecinos de las zonas de salud confinadas ahora, Doctor Tamames y el Barrio del Puerto, y ha programado con la compañía Periferia Teatro otra actuación en el Pabellón del Olivo para que puedan disfrutarla.

Ayuso sigue jugando a su capricho, desdiciéndose de sus propios pactos. Los presidentes de las Castillas salieron de una reunión a tres, en Avila, “absolutamente convencidos de que había un pacto a tres para cerrar las tres comunidades” y así lo manifestaron a la prensa: “Tenemos claro que el virus no entiende de ideologías ni fronteras. Apostamos por proteger la vida y la salud de las personas”, anunció Mañueco. El problema llegó cuando Ayuso pidió “hablar la última” en la rueda de prensa y dio un giro de 180 grados que dejó a los dos líderes atónitos. “Madrid ha sido tratada a veces como apestada y con madrileñofobia”, comenzaba en un discurso sin ningún otro mensaje más que victimismo para después anunciar que pediría al Gobierno un confinamiento por días, siendo plena conocedora de que el Decreto del Estado de alarma establece una duración mínima de las medidas de siete días. Finalmente, al retar al Gobierno de que o "Madrid cerraba por días o no cerraba", y ante la inminencia del puente de Los Santos, el Presidente Sánchez optó por proteger la salud de los madrileños y en un acto de responsabilidad y sensatez, prefirió aceptar "otro caprillo más de la díscola presidenta".

La Comunidad de Madrid actualizará este viernes las medidas para hacer frente a esta segunda ola de la pandemia de coronavirus. En esta actualización se prevé que se apliquen confinamientos perimetrales en las cuatro zonas básicas de salud de la capital y en seis de cinco municipios de la región que superan los 500 casos por cada 100.000 habitantes. Pese a la alta incidencia en varias zonas de la autonomía, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, insiste en no cerrar Madrid, tras su desmarque en la reunión de ayer con las dos Castillas, pero pide a la ciudadanía que “se salga lo justo”.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha denegado la ratificación de las “medidas Covid” al considerar que la orden comunicada por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, afecta a derechos fundamentales. Los magistrados precisan en su resolución que “nos encontramos ante un marco legal que difiere sustancialmente del que fue objeto de análisis, coincidiendo con la ratificación de las medidas sobre áreas sanitarias, de 24 de septiembre y de 1 de octubre”. Justifican así que se validarán las medidas impuestas por la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid pero no las del ministerio de Sanidad. Esta decisión ha generado un reguero de críticas, ya que confunde a la población que, en vísperas de un largo puente del 12-0 ya saben que pueden escapar de Madrid, sin restricciones y sin sanciones. El magistrado emérito del Tribunal Supremo, Jose Antonio Martín Pallín, ha sido duro en La Sexta: "No me parece bien. Estamos viviendo un activismo judicial que se está metiendo en un territorio científico y eso no es conveniente". Por su parte el alcalde de Madrid, que apoyó el recurso judicial de Díaz Ayuso contra el confinamiento, ahora "recomienda a los madrileños que no se vayan de puente". La población está más que harta con estas contradicciones. Illa ha sido contundente: "Nos importa poco, o casi nada, cualquier cosa que no sea la salud de los ciudadanos", lo que muchos han entendido como que se prepara un Decreto de Estado de Alarma para Madrid, algo que ni Ayuso ni ningún tribunal, podrían rebatir. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desde Árgel, no descarta ningún marco jurídico para proteger la salud de los compatriotas.

La Consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha ordenado la restricción de la movilidad de las ciudades de León y Palencia desde este martes, 6 de octubre, y hasta al menos los próximos 14 días, con el fin de contener el repunte de la pandemia que en la última semana se ha disparado, superando los tres criterios aprobados en el el último Consejo Interterritorial, de todos los presidentes autonómicos españoles: 1) 500 afectados por cada 100.000 habitantes; 2) índice de PCR positvas por encima del 10%; 3) ocupación UCI en torno al 35%. Los mismos parámetros que se superan en Madrid, y que contradictoriamente el gobierno regional de Ayuso, también del PP, pretende desacatar y ha recurrido a la Justicia, aunque lo había acordado anteriormente con al Gobierno Central.

Este viernes a partir de las 22:00 horas comenzaron las restricciones a la movilidad en la Comunidad de Madrid que afectarán a 4,8 millones de madrileños. Estas restricciones se extienden a diez municipios, fundamentalmente del sur, además de la propia ciudad de Madrid. Las medidas permiten la movilidad dentro de cada área municipal, pero restringen horarios y aconsejan salir para lo imprescindible e intentar no reunirse salvo lo estrictamente necesario y con pocas personas, los parques seguirán abiertos y los colegios y universidades funcionando también. Estas restricciones limitarán las entradas, salidas y aforos de los madrileños, aunque no excluirán las llegadas procedentes de otras ciudades o de Barajas (recuérdese que Barajas sólo ha aportado el 0,2 del toal de los contagios). El comité de expertos científicos ha asegurado que los durísimos datos de incremento de contagios, hospitalizados y UCIs (el 37% del total nacional) apuntan a que la situación en Madrid es muy grave y por tanto las medidas son inevitables aunque el pulso que el gobierno regional de Ayuso ha echado al Gobierno de la Nación y al comité de científicos, ha hecho que estas medidas lleguen más tarde de lo debido. Aún así, la inmensa mayoría de las Autonomìas las aprueban, salvo Madrid, que ha recurrido a los tribunales.

El Grupo de Investigación en Arquitectura, Urbanismo y Sostenibilidad de la Universidad Politécnica de Madrid ha publicado un estudio, basado en los datos de movilidad laboral de la Encuesta Domiciliaria de Movilidad de 2018, que demuestra que las restricciones en 37 zonas básicas de salud que la Comunidad de Madrid ha impuesto para frenar la extensión de la pandemia tiene una validez muy limitada. El estudio estima que el 86,5% de las personas trabajadoras que viven en las zonas confinadas se desplazan todos los días a otras áreas por motivos de trabajo. Por tanto, la movilidad sigue como antes. Más de 220.000 personas se desplazan todos los días hacia sus puestos de trabajo desde estas áreas y la mitad de ellos utilizan el transporte público.

Los alcaldes de los municipios de Fuenlabrada y Getafe, Javier Ayala y Sara Hernández, exigen al consejero de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruíz Escudero, conocer los informes que justifiquen el confinamiento de estas zonas. Ambos denuncian la falta de información por parte del gobierno central, subrayando que las medias tomadas el pasado viernes 15 de septiembre, se anunciaron de una “manera opaca y de espaldas a los ayuntamientos afectados”. Desde la directiva de los municipios se reclama una información más directa y actualizada de la evolución de la situación, tanto en la capital como en el resto de las zonas afectadas de la ciudad, señalando incongruencias en el número de contagios aportado por la Consejería.

El viceconsejero de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, ha anunciado este miércoles que están estudiando restringir la movilidad en la región desde el próximo fin de semana. El responsable sanitario ha asumido que la pandemia está alcanzando dimensiones preocupantes y ha dicho que “queremos anticiparnos y actuar cuanto antes”. Además de las limitaciones a la movilidad por zonas básicas de salud, prevén limitar aún más las concentraciones y las reuniones. Preocupa enormemente la zona Sur de la región donde los contagios siguen disparados.

  • 1