lahoradigital.com
Edición testing    19 de septiembre de 2020

PP

La reunión entre Sánchez y Ayuso será el próximo lunes a las 12:00 horas en la Puerta del Sol de Madrid.

Semana crítica para Isabel Díaz Ayuso. Desde su discurso en el Debate del Estado de la Región, en la Asamblea de Madrid, afirmando que "los asintomáticos no contagian" o insistiendo en un 'carnet Covid' que los expertos desaconsejan, hasta los polémicos mensajes de WhatsApp por los que era informada de las restricciones en su propia Comunidad, los últimos días le han colocado en la diana de todas las críticas. Agobiada por la petición de su viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero, para que tome medidas drásticas, y por su vicepresidente y socio de Gobierno, Ignacio Aguado, para que pida ayuda al Gobierno de Sánchez, ha quedado descolocada, ha dado apagón informativo durante dos días, y sólo es capaz de admitir que se "siente muy sóla", aceptando la visita del presidente Sánchez a la Puerta del Sol, sede de su gobierno, para el próximo lunes.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha publicado su barómetro del mes de septiembre, basado en una muestra de 3.000 personas. Los resultados mantienen al PSOE como primera fuerza política, con una estimación de voto del 31,5% subiendo casi cuatro puntos. Pero la mayor recuperación corresponde a Ciudadanos, que sube 4 puntos y alcanza el 10,6% de los votos en la estimación, lo que le podría dar 30 diputados. Sin duda, los españoles empiezan a premiar la vuelta de Ciudadanos al centro y la estrategia de Inés Arrimadas contraria a la que llevaba su antecesor Albert Rivera. El PP y Vox bajan 3 puntos el primero y cuatro puntos el segundo y luchan por mantener sus apoyos que cada vez son menores, fruto de su frentismo en la oposición. UP baja también unas décimas. El más valorado sigue siendo Pedro Sánchez, líder del Psoe y presidente del Gobierno.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Calmen Calvo, se muestra esperanzada en establecer nuevas negociaciones con el PP basadas en la “razón” y la cooperación. Tras haber mantenido una reunión con la nueva portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, espera “seguir avanzando” en acuerdos como la renovación de las instituciones del Estado o la negociación y aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Aunque el bloqueo de los populares no pone fácil que los dos grandes partidos de la cámara puedan llegar a acuerdos.

El líder los socialistas madrileños, en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, no oculta que quiere un cambio de Gobierno en la Comunidad. Aunque fue el ganador de los comicios del pasado año, no reclama para sí la presidencia de la región, sino que ha instado tanto a Ciudadanos que retire su apoyo a la 'popular' Isabel Díaz Ayuso por su "estremecedora gestión de la pandemia, "dejando caer un mandato al que no augura mejores tiempos". Gabilondo ha dicho que nadie se ensaña con Madrid, "lo único que se ensaña con Madrid son los datos, más del 30% de nuevos positivos, hospitalizaciones y UCI, están en Madrid", dado que Ayuso ni ha contratado rastreadores, ni sanitarios, ni docentes, como fue su compromiso en el mes de junio y lo ha dejado todo al albur de un nuevo hospital, IFEMA, innecesario si realmente los Centros de Salud abrieran y tuvieran dotación de médicos y enfermeras.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, no se libra de las salpicaduras de las investigaciones por el presunto caso de corrupción que afecta directamente a quienes fueran los más altos responsables del ministerio del Interior, entre los que se incluye al propio ex ministro, Jorge Fernández Díaz. También implica a la anterior SG del PP, Mª Dolores de Cospedal. Precisamente ambos dirigentes políticos fueron dos de los apoyos más relevantes de Casado en el Congreso que le aupó a la presidencia. La investigación del ‘caso Kitchen’ apunta a que se utilizaron recursos públicos para montar una operación ‘parapolicial’ que tenía por objeto arrebatar al ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, pruebas que pudieran probar la financiación irregular de la formación a través de la trama Gürtel.

La mayoría del Partido Popular y Ciudadanos en la Mesa de la Asamblea, órgano rector de la institución, ha hecho presión para aprobar un calendario de sesiones que, a juicio de los socialistas, "limita seriamente la actividad parlamentaria e institucional". Ambos grupos parlamentarios han rechazado la propuesta del PSOE de ampliar el número de sesiones de las Comisiones y Plenos, y habilitar semanas declaradas inhábiles en la propuesta de estos dos grupos.

Tras un tenso debate en el Congreso de los Diputados, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha optado este jueves por aclarar ciertos puntos a los que se agarra el Partido Popular para no aceptar negocación alguna de cara a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Unas cuentas para las que ha pedido el apoyo del resto de fuerzas políticas, incluso a la formación que lidera Pablo Casado, al que no ha pedido en cambio su espaldarazo si no únicamente su abstención.

Ander Gil, portavoz del PSOE en el Senado, denunció este martes la actuación del Partido Popular frente a la idea de cogobernar para hacer frente a la crisis causada por el Covid-19.

Así lo ha advertido el secretario general del PSOE de Madrid, José Manuel Franco, ante la situación descontrolada de la pandemia en la Comunidad de Madrid, algo que afecta sobremanera al resto de regiones limítrofes por su alta movilidad con la capital. Es por ello que ha confirmado que se encuentran estudiando proponer a una persona "aunque no sea socialista" para la Presidencia de la Comunidad por "higiene democrática".

El pasado 14 de marzo, los fiscales Anticorrupción Ignacio Stampa y Miguel Serrano ordenaron el registro del domicilio del que fuese secretario de Estado de Seguridad con Jorge Fernández Díaz. Y en la documentación intervenida así como en la copia de su teléfono móvil encontraron pruebas “contundentes” que relacionan al Gobierno de Rajoy y a la ex secretaria general de los populares, Mª Dolores de Cospedal con la trama “parapolicial” que espió a Bárcenas y se creó con el fin de encontrar y destruir las pruebas que el ex tesorero del PP pudiera tener en relación a la caja B del partido y a la financiación irregular vinculada a la trama Gürtel que ya le costó al Partido Popular una condena en firme.

El pasado miércoles se reunieron el ministro de Sanidad, Salvador Illa; la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias; y el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, para acordar una respuesta conjunta frente al Covid-19. Sin embargo, un solo día después del encuentro y de la visita de Pablo Casado a La Moncloa, donde también mostró su negativa a negociar los Presupuestos Generales del Estado (PGE), el Partido Popular ha presentado una moción en el Senado para tumbar el pacto sobre fondos de los ayuntamientos.

Los peores presagios se han cumplido y el Partido Popular ha rechazado de pleno negociar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) e incluso pactar la renovación de los órganos constitucionales. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha encontrado con un Pablo Casado enrocado en el 'no' y, pese a esto, le ha tendido la mano una vez más y ha escuchado su propuesta de crear una Agencia Nacional para la Recuperación Económica de España, que estudiará junto con su equipo de gobierno.

El pasado mes de julio, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, volvía de Bruselas con un extraordinario acuerdo que traerá a España alrededor de 140.000 millones de euros para la recuperación económica tras la crisis de la Covid-19. Ahora, el siguiente paso para activar esa ayuda es aprobar unos Presupuestos Generales del Estado que den a la Unión Europea la certeza que nuestro país va por el buen camino. Por eso, el jefe del Ejecutivo tiene una máxima prioridad durante los próximos meses que no es otra que reunir apoyos para contar con unas nuevas cuentas públicas. Este martes, en una entrevista en la Cadena Ser, el dirigente socialista ha apelado nuevamente a la unidad del resto de los partidos, asegurando que “no es momento de vetos”. Es el mismo mensaje que ayer expresó a la patronal y representantes de la sociedad civil. Y repetirá discurso en la ronda de negociaciones con los portavoces parlamentarios que inicia este miércoles. El presidente también se ha referido a la situación epidemiológica de nuestro país y ha reconocido su preocupación, aunque ha descartado un nuevo confinamiento general “no hay justificación de un estado de alarma con medidas igual de duras para todo el territorio”, ante la desigual situación. No obstante ha dicho que a la vista de los nuevos datos: "nos preocupan el estado de la epidemia y la salud pública madrileña", algo que ha sentado fatal al Partido Popular.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha zanjado las polémicas que sobrevuelan sobre el Ejecutivo de coalición acerca de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), aunque confiesa que existen "matices distintos" entre el PSOE y Unidas Podemos. Por otro lado, ha defendido que las comunidades autónomas "tienen instrumentos" suficientes y ha advertido que "un país no puede estar en continuo confinamiento".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comenzará su ronda de contactos la próxima semana con un lema por bandera, que ha perseguido y defendido durante los últimos meses: la "unidad" de todos frente a la difícil situación que atraviesa España. Para ello, se reunirá con "personas de referencia" de diferentes ámbitos de la sociedad civil en un acto que supondrá el preámbulo de estos encuentros con los diferentes líderes políticos de la oposición y, sobre todo, con un Pablo Casado enrocado en el 'no' y en la confrontación.