lahoradigital.com

Parlamento Europeo

La presidenta del Grupo de los Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, Iratxe García, ha felicitado a Josep Borrell que ha superado ampliamente, “con brillantez y dominio” el examen de la Eurocámara para ocupar el puesto de vicepresidente de la Comisión Europea y Alto Representante para la Política Exterior. También todos los socialistas españoles y eruopeos han felicitado al Alto Representante. Borrell es desde hoy mismo uno de los políticos españoles que mas poder tienen a nivel global y uno de los más capacitados y experimentados, que en este caso, llenan de orgullo a España.

En la última cumbre europea en la que los socios comunitarios eligieron los denominados cinco ‘topjobs’ se decidió que el ministro español de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, ocuparía este importante cargo, pero no ha sido hasta este lunes cuando se le ha nombrado formalmente. Ahora el Parlamento Europeo tiene que ratificar la decisión para que finalmente el dirigente socialista tome posesión.

Este martes el Parlamento Europeo eligió con 383 votos a favor a Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea. En su discurso inicial, la alemana apuesta por “reforzar y ayudar a Europa a crecer y florecer” y adelantó que sus líneas principales de trabajo serán las políticas de igualdad, incluyendo la lucha contra la violencia de género; el cambio climático, con la reducción de las emisiones contaminantes; y la gestión migratoria para que el Mediterráneo no sea una “frontera mortífera”.

Los 51 eurodiputados españoles estarán presentes en las 20 comisiones y dos subcomisiones del Parlamento Europeo, que este pasado miércoles eligió a los miembros que integrarán cada una de ellas. La elección de los presidentes y vicepresidentes de cada una de ellas tendrá lugar en sus respectivas sesiones constitutivas, en Bruselas, la semana que viene

El Tribunal de la Unión Europea rechaza la petición de Puigdemont y Comín de acordar medidas provisionales que les reconozca como eurodiputados y puedan tomar posesión de su escaño en la Eurocámara este mismo martes.

La secretaria de Estado gala para asuntos europeos, Amelie De Monchalin, avisa de que “consideramos que la alianza con la extrema derecha como hemos visto en España no es una opción”. Albert Rivera debutó en política de la mano del Partido Liberal para ayudar a conseguir un gobierno de Estabilidad en España que no se apoyara en los independentistas. Las lìneas maestras de su discurso han sido siempre la "regeneración política" "apoyar un Gobierno de Estabilidad" y contribuir para "erradicar del poder a un Partido Popular corrupto". Tras las elecciones del 26 de mayo, su partido, bajo la férrea dirección personal suya, está haciendo lo contrario, dando entrada a las instituciones a la extrema derecha y colaborando a que "España NO tenga un gobierno de Estabilidad", sino todo lo contrario. Allá donde puede, se asocia con la extrema derecha, Vox, y PP para frenar gobiernos de regeneración y estabilidad del partido más votado, el Psoe. Fuentes del Eliseo apuntan a que “cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave y no van a tolerarlo”

Albert Rivera perjudica su imágen en Europa al insistir en el cordón sanitario impuesto a Pedro Sánchez. Éste último, avanza junto con su socio, el presidente francés liberal, Enmanuel Macrón, a la conquista del liderazgo europeo con la clara estrategia de colocar a los suyos al frente de las instituciones que se están conformando en estas semanas, tras las elecciones del 26-M. Mientras el presidente español toma posiciones en el liderazgo y en las instituciones -Comisión, Parlamento, BCE, Alto Representante Asuntos Exteriores- Rivera obvia las advertencias de sus barones y sigue cavando su tumba, si continua con la obsesión de aliarse con la extrema derecha, para obstaculizar el gobierno a Sánchez. Luis Garicano, Javier Nart, Manuel Valls y parte de su cúpula, le insisten y ven con preocupación que no compensa seguir dando la espalda a Europa para asociarse con la extrema derecha en España, a fin de conseguir unas migajas en alguna provincia y algún consejero en un par de autonomías.

Una vez finalizadas las Elecciones Europeas, el siguiente paso sería la designación de las principales instituciones comunitarias: la Comisión Europea, el Consejo Europeo, el Parlamento Europeo, el Banco Central Europeo y el Alto Representante de la UE, unas instituciones que deberán contar con un equilibrio ideológico, geográfico y de género.

Ursula Von der Leyen ya es presidenta de la Comisión Europea, tras una jornada de nervios e incertidumbre. Al conocer el resultado de la votación parlamentaria, en su rostro el alivio resultó más expresivo que la alegría. Comprensible: obtuvo 383 votos favorables, sólo 9 más de los necesarios y muy lejos de los 422 que obtuvo su predecesor, Junker, en 2014.

La semana pasada se conformaba el nuevo Parlamento europeo que será presidido por el socialista David Sassoli, gracias al acuerdo firmado por las familias políticas Europas. Otro acuerdo de los europeístas cerrará cualquier resquicio a la ultraderecha para impedir que presidan alguna de las 20 comisiones que se crearán esta legislatura. Así se frena en la unión a las fuerzas de Le Pen y Salvini. En España, el partido liberal, Ciudadanos, hace justo lo contrario que en Europa y abre las puertas a Vox casi sin reparos

La candidata a dirigir la Comisión Europa, el órgano ejecutivo de la Unión, es otra mujer de hierro, que sus modales suaves y su aurea de científica (física de formación) apenas pueden ocultar.

La portavoz del PSOE en el Parlamento Europeo (PE), Iratxe García, ha sido designada presidenta de los socialistas en la Eurocámara. La candidata española, que competía con el alemán Udo Bullman, se perfilaba como próxima presidenta del grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas.

La socialista Iratxe García se ha marcado como principal objetivo convertirse en la segunda mujer que represente a la familia socialdemócrata en la Eurocámara. García se disputa el cargo con el alemán Udo Bullman, y propone un programa de lucha contra los movimientos eurófobos, xenófobos, populistas y de extrema derecha.

La portavoz socialista se compromete a liderar un proyecto basado en impulsar una Europa más social, más diversa, más feminista, más solidaria y más ecologista.

La participación general de estas elecciones ha sido de un 51% en toda la Unión Europea, la más alta de los últimos 20 años. A España le corresponderían 54 diputados de los 751 totales.