lahoradigital.com
Edición testing    19 de septiembre de 2020

Pablo Iglesias

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha publicado su barómetro del mes de septiembre, basado en una muestra de 3.000 personas. Los resultados mantienen al PSOE como primera fuerza política, con una estimación de voto del 31,5% subiendo casi cuatro puntos. Pero la mayor recuperación corresponde a Ciudadanos, que sube 4 puntos y alcanza el 10,6% de los votos en la estimación, lo que le podría dar 30 diputados. Sin duda, los españoles empiezan a premiar la vuelta de Ciudadanos al centro y la estrategia de Inés Arrimadas contraria a la que llevaba su antecesor Albert Rivera. El PP y Vox bajan 3 puntos el primero y cuatro puntos el segundo y luchan por mantener sus apoyos que cada vez son menores, fruto de su frentismo en la oposición. UP baja también unas décimas. El más valorado sigue siendo Pedro Sánchez, líder del Psoe y presidente del Gobierno.

El Partido Popular se ha vuelto a ver sumido por un caso que queda fuera de la política. La conocida como 'Operación Kitchen', relacionada con el espionaje de la formación que lidera Pablo Casado al que fuera su tesorero, Luis Bárcenas, ha llevado a su socio de Gobierno en varias comunidades y municipios a pedir que se cree una comisión de investigación con el fin de sacar a relucir esta trama. Sin embargo, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha pedido también que no se deje de lado la presunta 'corrupción' de Podemos.

Aparte del contrato de Podemos con la empresa Neurona, la Fiscalía Provincial de Madrid considera el resto de las acusaciones como "rumores, sospechas o suspicacias" además de que cree que "no hay indicios". Por ello, la Fiscalía madrileña ha pedido que se siga adelante con la investigación a Podemos, pero únicamente por el contrato de las elecciones generales de abril de 2019 con la sociedad mercantil Neurona Consulting.

La Diputación Permanente debate este martes las solicitudes de comparecencia del presidente del Gobierno, del vicepresidente segundo en un Pleno extraordinario para tratar temas en relación a la crisis sanitaria del Covid-19 y también a la presunta financiación irregular de Podemos. También se pide la comparecencia urgente de los ministros de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya; de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá; de Sanidad, Salvador Illa; de Hacienda, Mª Jesús Montero; y de Educación y Formación Profesional, Isabel Celáa.

Terminado el informe de fiscalización de las contabilidades de las formaciones políticas en relación a las elecciones generales del pasado 28 de abril de 2019, el Tribunal de Cuentas ha enviado a la justicia ordinaria parte de la contabilidad de Podemos ya que considera que hay indicios suficientes para considerar la existencia de dos delitos, uno de fraude electoral y otro de falsedad en documento mercantil. En concreto, el informe se centra en la justificación por parte del partido de Pablo Iglesias de un contrato con la consultora Neurona Consulting con un coste aproximado de 360.000 euros por sus servicios durante la citada campaña electoral. Los administradores de esta empresa también están siendo investigados por la justicia en relación a la investigación abierta por el magistrado Juan José Escalonilla que investiga las cuentas de Podemos.

Podemos ve cómo se le acumulan las causas, así como la tensión social va en aumento. Hasta el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tuvo que aplacar este martes a la opinión pública tras el hostigamiento recibido por parte del líder de la formación morada y su pareja, la también ministra de Igualdad, Irene Montero. Sin embargo, las cuentas judiciales pendientes de Podemos suscitan declaraciones también en el seno del PSOE, siendo en esta ocasión la titular de Defensa, Margarita Robles, quien ha confesado este miércoles que no le gusta que las fuerzas políticas "descalifiquen la actuación de los jueces cuando hay resoluciones con las que no están de acuerdo".

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha lanzado a través de sus redes sociales un mensaje de denuncia para la situación que están viviendo dos de sus compañeros de Gabinete en el Gobierno. El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, han tenido que irse del lugar donde pasaban unos días de descanso debido al hostigamiento de personas de extrema derecha que señalaron incluso la casa en la que se encontraban. El propio presidente Sánchez y el resto de ministros se han sumado a los mensajes de repulsa. Entre los dirigentes de otros partidos, destaca lo dicho por Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid que acusó a Podemos de ser los importadores de los escraches a España.

El que fuera abogado de Podemos ha denunciado una presunta financiación irregular de la formación morada, encontrándose con una "campaña de acoso" contra él: "Me insultan, me acosan, me amenazan en Twitter. Tergiversan mi declaración judicial en sus medios afines, recortándola hasta el infinito. Una campaña perversa para que calle ante la Audiencia Nacional en septiembre. No me conocen, seguiré hasta el final. Y la verdad se sabrá", ha advertido a través de sus redes sociales.

Podemos deberá responder por la situación de sus cuentas en una nueva causa judicial liderada por el ex abogado del partido

El titular del Juzgado de Instrucción 42 de Madrid, Juan José Escalonilla imputa, en calidad de investigados, a Juan Manuel del Olmo, secretario de Comunicación y responsable de las dos últimas campañas electorales de Podemos; a Rocío Esther Val, gerente del partido; a Daniel de Frutos, tesorero; y al propio partido, a raíz de la denuncia del ex abogado de la formación morada, José Manuel Calvente, despedido a finales del 2019 por un presunto acoso sexual que la justicia cerró por falta de acreditación. Se abre así un nuevo frente judicial para la formación que lidera Pablo Iglesias y que se suma a la causa abierta sobre el ‘Caso Dilma’. Ahora el partido morado permanecerá como implutado hasta finales de año, como mínimo, ya que el magistrado ha citado a declarar a los investigados la tercera semana de noviembre. Se trata de un caso que resulta sospechosamente parecido al que le costó el poder al PP: un extrabajador, en esta ocasión un asesor jurídico, que presenta pruebas y denuncia a sus excompañeros de, entre otros delitos, blanqueo de capitales, administración desleal, financiación ilegal, etc y que el juez ha agrupado como malversación de caudales públicos. Desde Podemos se defienden y acusan al Juzgado de hacer una “investigación prospectiva” por lo que ya ha recurrido y la Audiencia Provincial de Madrid tendrá que pronunciarse sobre dicha investigación.

Tras numerosas informaciones sobre la presunta financiación irregular de Podemos, el Juzgado 42 de Madrid, que abrió las investigaciones tras la denuncia del ex abogado de Podemos, Jose Manuel Calvente, acaba de imputar al propio partido Podemos, junto a parte de la cúpula, entre ellos a Juanma del Olmo, y a varios dirigentes, epecialmente responsables financieros. El Juzgado madrileño abrió diligencias tras la denuncia del ex abogado de Podemos, que fue despedido por Pablo Iglesias, en 2019, en medio de una gran polémica, bajo sospecha de acoso, acusaciones de las que ha sido exonerado hace unos días.

El Centro de Investigaciones Sociológicas que dirige José Félix Tezanos, ha publicado este lunes los resultados del Estudio de Opinión Pública y Política Fiscal en el que incluye la intención de voto a los partidos ante unas hipotéticas elecciones generales. El PSOE de Pedro Sánchez seguiría siendo la formación más votada con un 32,4% en intención de voto, tres décimas más que su estimación de voto y muy por encima del 28% que consiguió en las urnas en noviembre de 2019. Por su parte, el PP de Pablo Casado pierde en esta ocasión apoyo respecto al estudio de principios de julio y se situaría en el 19,4% de los sufragios. Los conservadores ceden terreno a la ultraderecha de Abascal que estaría en el 12,3% de los apoyos. Unidas Podemos se consolida en la tercera posición con el 12,6% del voto. Y Ciudadanos sigue su lento pero sostenido crecimiento y ya está en el 8,7%.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha presentado el ‘Informe Progreso 2020’. Un documento que analiza y evalúa las políticas desarrolladas en el último año para implementar la Agenda 2030 en España, y ofrece respuestas a la crisis sanitaria, económica y social derivada del coronavirus. Además, el Consejo de Ministros celebrado el martes ha aprobado medidas dirigidas a las familias, los colectivos vulnerables y las empresas.

No ha sido un buen domingo electoral para Pablo Iglesias, ni para Podemos ni para sus confluencias. El líder de la formación morada reconocía en sus propias redes sociales la "derrota sin paliativos" sufrida el 12-J en ambas comunidades, y es que comenzó la noche electoral con 25 diputados y la terminó con únicamente seis, lo que implica 19 parlamentarios menos, que se traducen en más de 300.000 votos fugados. Para Errejón "Podemos no existe". Y para Ramón Espinar: "No se puede seguir eternamente echando la culpa de los fracasos a quien se marchó, rompió o echaron. El batacazo hay que apuntárselo a una dirección de partido que ha querido controlarlo todo a costa de convertir Podemos en un solar sin nadie que les moleste".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha pronunciado sobre las polémicas declaraciones de Pablo Iglesias acerca de las críticas a medios de Comunicación y determinados periodistas. El jefe del Ejecutivo ha remarcado que su Gobierno, ante todo, defiende la libertad de prensa, por lo que no ve necesario valorar las críticas que uno recibe a través de los medios. Así ha actuado siempre el dirigente socialista cuando se ha visto fuertemente criticado sobre asuntos como su doctorado u otras informaciones.

Nuestros compañeros de InfoLibre han sacado a la luz una orden del ex jefe de la Guardia Civil en Madrid, Diego Pérez de los Cobos, que tendría que ver con el polémico vídeo del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, en un supermercado sin mascarilla.