lahoradigital.com

Pablo Iglesias

Pese a que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se ha mostrado confiado ante un resultado favorable del Gobierno de coalición propuesto junto a los socialistas, ha advertido a su militancia que al entrar en minoría en el mismo les supondrá "ceder en muchas cosas" y conllevará "muchos límites y contradicciones".

La eterna canción de la desunión de las izquierdas toca a rebato cuando estamos al borde del abismo frente al auge brutal de la extrema derecha. Hacer un solo reproche del pasado, sobre el desencuentro del Psoe y Up, no conduce a ninguna parte. Los reproches y la guerra por el relato ha quedado atrás. Se han perdido unos meses preciosos, para desesperación de mas de trece millones de votantes progresistas que veían como la extrema derecha se agarraba al discurso del odio e iba subiendo como la espuma. El daño ya está hecho. En otro capítulo se analizará esa nefasta moda de “repetir elecciones”. El bloqueo es y ha sido el auténtico culpable. PDs por sillones, el PP por irresponsabilidad política y Ciudadanos, que tenía todas las claves, ha preferido blanquear a la ultraderecha y adoptarla como socios de gobierno en varias comunidades.

Es urgente que se constituya un Gobierno que afronte los retos y ofrezca las soluciones que España necesita. La ciudadanía ha hablado y se ha vuelto a repetir la victoria del PSOE, pero también es factible que se amplíe en una mayoría progresista que pueda reunir los votos necesarios. Para ello cuenta con la coalición de Unidas Podemos y la hace extensible al resto de las fuerzas regionalistas que abogan por un gobierno de amplio espectro progresista.

Pedro Sánchez dijo que en 48 horas trasladaría a las demás formaciones una propuesta para desbloquear la situación política y así ha sido. En la noche de este lunes, el presidente del Gobierno en funciones se reunió con Pablo Iglesias en La Moncloa y llegaron a un preacuerdo de Gobierno de Coalición que incluye una vicepresidencia para el líder de Unidas Podemos. El presidente tiene la intención de ofrecer pactos a todo el arco parlamentario, a partir de esta primera coalición.

Los españoles salieron a votar el pasado domingo y tal y como ha señalado este lunes la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, en una entrevista en La Cope, el mensaje fue claro: "No hay otra opción" que no pase porque el candidato socialista a la reelección, Pedro Sánchez, forme un ejecutivo ante el que se presenta "toda una gama de posibilidades". Por otro lado, se ha mostrado contundente ante las palabras de Pablo Iglesias recordándole que "Unidas Podemos ya rechazó una coalición el pasado mes de julio", algo por lo que su electorado "le ha penalizado" con siete escaños menos.

En un mitin en Barcelona, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias ha insinuado que el Presidente del gobierno en funciones, Pedro sánchez busca un pacto con la derecha amparándose en Cataluña. A pesar de que Sánchez ya le ha respondido, en el Debate televisivo y en todos los mítines que "no habrá acuerdo con el Partido Popular", el lider morado sigue insistiendo en utilizar este término ampliamente desmentido.

El coordinador general de IU, Alberto Garzón, ha señalado este martes que el candidato socialista a la reelección, Pedro Sánchez, "dejó claro que está pidiéndole, y lo hizo explícitamente, el acuerdo y el apoyo al PP y Cs" y esto, ha agregado, "desconcertó a muchos votantes de izquierdas".

En el punto final del debate, el líder de Unidas Podemos leyó una carta que le había escrito una joven de 28 años que sufría problemas económicos, discriminación laboral y abusos laborales

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, dijo en campaña electoral que su principal objetivo tras la repetición electoral sería romper el bloqueo y advirtió que el PSOE enviaría una propuesta a otros grupos en 48 horas tras la apertura de las urnas. Con el resultado en la mano, el líder socialista puso en marcha una negociación exprés con Unidas Podemos para construir un Gobierno de coalición. Levantó todos los vetos a Pablo Iglesias y retomó las conversaciones inacabadas de julio. El acuerdo fue rápido y discreto. Acordaron la estructura básica del Ejecutivo que contará con tres vicepresidencias y pactaron un documento con las líneas generales de su proyecto. Desde este miércoles, la vicesecretaria general del PSOE y portavoz del GPS, Adriana Lastra, comenzará la toma de contacto con el resto de grupos parlamentarios. El objetivo de esta ronda es recabar apoyos para la sesión de investidura del candidato socialista.

El ganador de las elecciones generales del pasado domingo, Pedro Sánchez, prometió que en 48 horas trasladaría a las demás formaciones una propuesta para desbloquear la situación política y ha empezado por el que siempre ha sido considerado un socio preferente. Difícil, pero socio preferente. Tras un preacuerdo con Pablo Iglesias para que entre en un Gobierno de coalición, que incluiría una de las tres vicepresidencias que se presumen para el líder de Unidas Podemos, el dirigente socialista ha puesto en marcha el engranaje para convencer a una mayoría del arco parlamentario para su investidura, con el objetivo de formar un Ejecutivo "estable para los próximos cuatro años" antes de que finalice el año.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han negociado desde este mismo lunes para desbloquear la situación política y varios medios anuncian que incluso ya existe un preacuerdo entre ambos líderes para un gobierno de coalición. Desde Moncloa ven más fácil el entendimiento con Iglesias, después del resultado electoral del pasado domingo, a pesar de la bajada de ambas fuerzas en las urnas. Ambos líderes comparecen en el Congreso de los Diputados esta tarde.

Tras la celebración de elecciones generales en España el pasado domingo, las reacciones de los principales líderes políticos no se hicieron esperar. Pablo Iglesias jugaba su propio referéndum con su ex compañero de partido y amigo, Íñigo Errejón. ¿El resultado? Ambos salieron perdiendo: el primero, siete escaños con respecto al 28-A, mientras que el debut del segundo con su propia formación a nivel nacional conseguía solo tres representantes.

El secretario General de Podemos, Pablo Iglesias, sigue insistiendo en que no va a aceptar ningún veto por parte de Pedro Sánchez a su presencia en un supuesto Gobierno de coalición entre ambos partidos. Además, ha asegurado que "alucinó" con las propuestas de Sánchez para la situación de Cataluña en el debate. Iglesias, responsable de la repeticion de elecciones al negarse a aceptar una vicepresidencia y cuatro ministerios para UP, no asumió que tuvo "bloqueada durante tres semanas la negociación, porque la condición imprescindible era que él o Irene Montero fueran vicepresidentes y que una serie de ministerios dependieran de él y no del Presidente del Gobierno".

El secretario general de los socialistas y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, aprovechó el debate electoral a cinco para poner en valor las medidas que ha tomado su Ejecutivo en los últimos 17 meses y puso la mirada en el futuro anunciando numerosas e importantes medidas que dan respuesta a los problemas que tiene que afrontar nuestro país durante los próximos años. Entre las propuestas que señaló destacan: proponer en su futuro Ejecutivo a Nadia Calviño como vicepresidenta Económica, aumentar los espacios de diálogo y encuentro en Cataluña, recuperar el delito de convocatoria de un referendum ilegal, un gran plan que combata la despoblación y otro para la emergencia climática, reforzar las políticas sociales o impulsar un gran acto contra la violencia de género.

El debate en las anteriores elecciones generales cambió la intención de voto en un 7 %. En este, en el mejor de los casos, lo mismo. Espectáculo aparte este tampoco ha añadido mucho. Los convencidos al suyo sin duda, solo el dudoso habrá apreciado los matices y le hará pensar antes de votar. El resultado posible sigue siendo una gran incógnita. Es reiterativo que los electores deciden en el último momento su voto. En la última encuesta del CIS un 67,3% tiene seguro que irá a votar el día 10; de ellos sólo un 66,6% tiene decidido su voto, hay un alto porcentaje que no sabe si irá a votar y, en su caso, a quién. Todas las encuestas marcan una tendencia parecida. En todo caso, en estos momentos, las encuestas no dejan de ser potenciales intencionalidades. Queda la prueba del algodón y en unos días tendrán que ser millones de votantes los que corroboren, o no, lo dicho por unos millares de encuestados. No podemos vivir en estado de elección permanente y este viaje es el que tenemos para encontrar camino y no puede desaprovecharse.