lahoradigital.com
Edición testing    11 de abril de 2021

OMS

Italia y Francia vuelven a un confinamiento domiciliario mientras Alemania descarta su plan de desescalada

La incidencia del coronavirus en Europa crece exponencialmente y España se mantiene alerta ante la llegada de la que se convertiría en la cuarta ola. En las últimas tres semanas los casos confirmados en el continente han crecido un 34% y los países que pasaron con gran estabilidad la que fue la tercera ola española se encuentran en situación de colapso. Italia comenzó hace exactamente una semana un confinamiento duro que afecta a 42 millones de habitantes ante la subida de la incidencia por encima de los 250 casos. Esta semana ya roza los 500. Francia anunciaba el viernes su propio confinamiento, algo más suave, de 16 distritos, entre ellos París, tras obligar al traslado de pacientes de los hospitales de la región de Île-de-France por colapso sanitario. Alemania, por su parte, planeaba comenzar una desescalada del confinamiento suave que mantienen el próximo 28 de marzo pero la canciller, Angela Merkel, ya lo ha suspendido tras posicionarse como el tercer país europeo con mayor mortalidad por el virus, solo por debajo de Reino Unido e Italia. España mientras observa con preocupación esta información mientras mantiene una bajada en la curva que no solo se ha estancado, sino que ha empezado a crecer en la mitad de las Comunidades Autónomas mientras se agotan los vuelos extranjeros con la inminente llegada de Semana Santa.

El Grupo Estratégico Asesor de Expertos sobre Vacunación (SAGE, por sus siglas en inglés), que funciona como asesoría sobre inmunización para la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha lanzado unas recomendaciones sobre la recién aprobada vacuna de Janssen y Johnson & Johnson en la Unión Europea. El suero se espera con ansia en todos los países al requerir solo de una dosis para crear la inmunidad contra el coronavirus y no ha mostrado problemas de trombos como los que preocupan ahora sobre la vacuna de AstraZeneca. En este sentido, de las 44.000 personas que participaron en los ensayos clínicos, 14 de la mitad que recibió el suero sufrió algún coágulo y junto a otros 10 de los que recibieron placebo. Además, la OMS ha indicado que el fármaco se puede usar “incluso en los países en los que circulan nuevas variantes de la COVID-19” al mostrar gran efectividad contra ellas y es segura para personas lactantes y embarazadas. La vacuna no dispone de restricciones de ningún tipo sobre su uso en personas mayores de 18 años aunque la recomiendan ahora para grupos de riesgo como personas con enfermedades crónicas y en lugares como campos de refugiados donde mantener las restricciones de seguridad es imposible. Además, un informe de la Organización Meteorológica Mundial ha señalado la posibilidad de que el coronavirus se convierta en un futuro en una enfermedad fuertemente estacional.

La Comisión Europea ha aprobado la creación del pasaporte verde de vacunación contra la Covid-19, con el fin de facilitar la libre circulación segura dentro de la Unión Europea de cara al verano de este año. En este sentido, la idea es que el certificado sea gratuito y bilingüe, cuente con un código QR con información médica básica del paciente y pueda ser presentado tanto en formato físico como digital. Asimismo, Bruselas ha establecido que este pasaporte no será discriminatorio para ningún ciudadano, ya que tanto vacunados como no vacunados podrán beneficiarse de él cuando viajen por la Unión Europea. Por ello, la Comisión propone que este documento beneficie tanto a quienes hayan sido inmunizados contra la enfermedad, como a quienes tengan anticuerpos o un test negativo reciente. No obstante, hasta junio no se prevé que entren en circulación los primeros pasaportes, ya que el proyecto aún deberá ser aprobado por el Parlamento y el Consejo Europeo en los próximos meses.

El estudio llevado a cabo por el Centro Médico israelí Sheba y publicado en la revista científica The Lancet, afirma que una sola dosis de la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer BioNTech es eficaz en un 85% al cabo de entre 15 y 28 días de su administración. La Consejería de Sanidad de Aragón ha llamado a los sanitarios a seguir la ficha técnica de la vacuna, que exige la administración de una segunda dosis, mientras Pfizer no se pronuncie al respecto.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha avisado este jueves del peligro de relajar las medidas del coronavirus demasiado pronto, afirmando que “todavía no estamos en niveles de vacunación suficientemente altos ni en niveles de transmisión suficientemente bajos”. Esta advertencia ha sido respaldada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde la responsable de emergencias para Europa, Catherine Smallwood, ha establecido que en el país se ve “una caída relativa muy significativas”, pero que “las tasas de transmisión se mantienen muy altas”. La pandemia en España sigue cierto retroceso desde que la tercera ola dejó cifras escalofriantes a finales de enero, pero los contagios de Navidad todavía siguen manteniendo números muy altos en mortalidad -superando los 500 diarios- y una elevada presión hospitalaria y de UCI, además de una incidencia acumulada de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes, el doble de lo que Sanidad considera riesgo extremo.

El Ministerio de Sanidad ha contabilizado este jueves 943.278 personas inmunizadas contra la Covid-19, al haber recibido las dos dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna, mientras que las primeras dosis inoculadas de AstraZeneca ascienden ya a más de 9.000. En este sentido, las dosis administradas en todo el país ascienden a 2.320.507, el 79,6% de las recibidas. Estas cifras marcan un buen ritmo en la campaña de vacunación, aunque la llegada del fármaco desarrollado por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, y su inoculación a personas menores de 55 años, ha provocado la modificación de la estrategia de vacunación en España para redefinir los grupos diana y establecer un nuevo orden de colectivos llamados a inmunizarse. A las personas incluidas en la Fase 1 (residencias de ancianos, sanitarios y grandes dependientes) se suman ahora los trabajadores esenciales y las personas mayores de 80 años. La vacunación en residencias y hospitales se encuentra ya en una fase muy avanzada, por lo que algunas autonomías ya han pasado a vacunar a grandes dependientes, y después seguirán con los mayores de 80 años con los fármacos de Pfizer y Moderna. Por su parte, la vacuna de AstraZeneca se reserva para los colectivos en función del riesgo de exposición y los denominados colectivos esenciales. Además, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha anunciado la llegada de un total de cuatro millones de dosis contra la Covid-19 en febrero, correspondientes a las tres vacunas mencionadas, y una llegada importante de dosis de vacunas de Pfizer en abril, por lo que el Ministerio sigue manteniendo su objetivo de vacunar al 70% de la población antes de que finalice verano.

El Ayuntamiento de Fuenlabrada, presidido por el socialista Javier Ayala, se ha unido al Acuerdo por una Ciudad Verde en el que participan numerosos alcaldes y alcaldesas de todo Europa para la lucha por la conservación del Medio Ambiente. La invitación ha sido extendida al municipio desde la Comisión Europea por su excelente trabajo en la gestión de residuos, convirtiéndose en la capital de la Economía Circula de la Comunidad de Madrid. Los planes marcados por Europa se extienden hasta 2030 y pasan por una reducción considerable de la contaminación en el aire, agua y la acústica, así como un aumento en la creación de espacios verdes y la recuperación de ecosistemas que hayan quedado dañados por el paso humano.

El coronavirus será considerado a partir de hoy como enfermedad profesional para todos los trabajadores sanitarios que lo contraigan en su ejercicio contra la pandemia. Hasta ahora, la enfermedad producida por el SARS-CoV-2 se consideraba como contingencia profesional derivada de accidente de trabajo, lo que proporcionaba a los trabajadores una protección de la Seguridad Social durante, tan solo, los cinco años posteriores al contagio. Ahora, cualquier sanitario que desarrolle nuevas patologías o secuelas a raíz de la enfermedad que supongan un impedimento para desarrollar su actividad profesional tendrán protección vitalicia para evitar un perjuicio económico, así como otros derechos a compensación, rehabilitación y servicios sanitarios recogidos bajo el reconocimiento de enfermedad profesional. Esta petición fue propuesta por numerosos sindicatos y representantes del sector sanitario desde la llegada de la pandemia. Sin embargo, no fue hasta el pasado 22 de diciembre cuando la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad la Proposición No Ley defendida por la diputada del Grupo Parlamentario Plural, Concep Cañadell Salvia, que ha llevado a su consiguiente aprobación.

Las FFP2 y FFP3 para lugares cerrados y las quirúgicas para zonas ventiladas y exteriores. Las mascarillas de tela caseras son desaconsejables por no ser del todo seguras.

Ciudadanos y líderes sanitarios han vuelto al debate de la seguridad de las mascarillas, desechando las de tela y las no homologadas, dado el enorme incremento de los contagios en esta tercera ola. Las autoridades están en la opción de imponer las FFP2 de forma obligatoria, por ser las más seguras. La efectividad de las mascarillas de tela o caseras, siempre ha estado en entredicho pero ante el enorme aumento de contagios, se consideran inadecuadas. Queda claro que la protección total la dan las (FFP2 y FFP3) aunque las quirúrgicas siguen siendo igualmente válidas para espacios exteriores y con distancia de seguridad y las caseras, si se fabrican con tela de categoría 1, podrían ser un remedo. Se está valorando que las empresas pongan a la entrada una remesa diaria de FPP2 para repartir gratis a sus trabajadores presenciales.

Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, ha dicho en RNE que la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos, “abre un momento muy esperanzador que está reflejado de alguna manera en las primeras medidas tomadas por Biden". El demócrata nada más ocupar la Casa Blanca estableció que EEUU volverá al Acuerdo de París para la lucha contra el cambio climático y a la OMS para la lucha conjunta contra la pandemia. Para la ministra Laya estas son cuestiones en las que “no cabe el bilateralismo” marcado por Trump ya que necesitan de una respuesta común que sobrepasa las fronteras. La prioridad es la pandemia y el reparto de vacunas a terceros países que, sin los esfuerzos de Europa y Estados Unidos, podrían no recibir la vacuna. No obstante, se abre una puerta a las negociaciones para poner fin a la guerra comercial impulsada por Trump.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha confirmado que llegarán 600.000 dosis de la vacuna de Moderna, aprobada ayer por la Comisión Europea, en las próximas seis semanas. Reino Unido se ha situado a la cabeza del proceso de vacunación en todo Europa con la aprobación acelerada de los fármacos de Pfizer, que se distribuye desde hace dos semanas por todo el continente, Moderna y Oxford, esta última pendiente de de ser aprobada por la Agencia Europea del Medicamento. El país se ve asolado por la nueva cepa del coronavirus, 1 de cada 50 británicos están contagiados de esta modalidad, lo que supone más de un millón de personas. Ante esto el Libro Verde de la Sanidad Pública británica, su guía de vacunación, ha autorizado que, en casos excepcionales, se pueda inyectar una primera dosis de Pfizer y una segunda de Oxford a pesar de que va en contra de las recomendaciones científicas. Además, han alargado el plazo para recibir la segunda dosis de los 21 días recomendados a las 12 semanas sin conocer los efectos que podría tener.

Tras anunciar la suspensión de vuelos provenientes de Reino Unido por parte del Gobierno de España, y otros veinte países europeos, debido a la aparición de la nueva cepa de Covid, ya se han detectado varios casos fuera de UK. Dinamarca, Holanda y Gibraltar, son los países donde se han detectado casos de la nueva cepa. Desde la OMS se asegura que los programas de vacunación no se verán interrumpidos por esta mutación a pesar de su alta capacidad de transmisión, iniciándose en Europa el próximo domingo 27 de diciembre. Las autoridades sanitarias piden responsabilidad, tanto a los ciudadanos como a “los líderes políticos para establecer las precauciones necesarias y evitar así presionar aún más a los sistemas de salud".

Sanidad registró el último find e semana 21.309 nuevos casos de Covid-19, 628 positivos más que el lunes pasado y 1.330 más que el anterior. Estos datos confirman el fin de una tendencia a la baja de la incidencia acumulada en España en los últimos 14 días, ya que el indicador vuelve a subir alcanzando los 193 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 189 del viernes. En el último informe publicado se han añadido 389 nuevos fallecimientos, en comparación con los 280 del viernes. Asimismo, las UCIs de siete comunidades autónomas y de Melilla se encuentran en riesgo extremo con más de un 25% de pacientes con Covid-19. En este sentido, el director del Centro de Coordinaciones de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha comentado la “delicada” situación actual y ha subrayado que estos datos pueden deberse a una estabilización por ese descenso continuo de las últimas semanas, pero ha puntualizado que aún no se ha observado un impacto de la mayor movilidad registrada durante el Puente de la Constitución.

Varias cuestiones como las reacciones alérgicas, el tiempo de inmunidad o simplemente la opción de vacunarse envuelven los programas de vacunación para protegerse de la Covid-19 en todos los países. El Reino Unido ha sido uno de los primeros países del mundo en comenzar la vacunación masiva de su población por lo que son la "avanzadilla" de cómo de efectiva será la cura para el virus. Y es aquí donde están surgiendo noticias inquientantes sobre la crisis sanitaria. Primero fue la reacción alergica de dos sanitarios al ponerse la vacuna y ahora es la aparición de una nueva cepa del virus que puede estar asociada a los más de mil casos en el sur de Inglaterra. Examinando con atención cómo evoluciona el fármaco día tras día en cada inyección, la responsable técnica de la gestión de la pandemia de COVID-19 en la Organización Mundial de la Salud (OMS), Maria Van Kerkhove, ha lanzado un mensaje de tranquilidad “hasta ahora no hay pruebas de que esta cepa altere la situación y sea la causa del empeoramiento”. Sin embargo, aún se necesita, según ha comunicado Kate O'Brien, jefa de inmunización de la OMS, “constancia en el estudio de su evolución en las personas vacunadas, en los aspectos de control de calidad y determinación del tiempo en el que la persona es inmune”, sin atentar contra la efectividad y seguridad del fármaco.

El coronavirus está alcanzando su pico en esta segunda ola y continúan aumentando los casos a un ritmo imparable. En la última semana, las muertes diarias han aumentado un 40% y Francia, España, Reino Unido, los Países Bajos y Rusia, que acumulan la mayor parte de los nuevos contagios continentales según datos de la OMS. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, prevé que estas cifras continuarán creciendo en las próximas semanas “muy rápidamente”. Ante esta situación, el Presidente fráncés, Emmanuel Macron declaraba ayer un confinamiento total muy similar al de la pasada primavera. Los franceses podrán acudir al trabajo, guarderías y escuelas permanecen abiertas, pero se prohíbe cualquier tipo de reunión privada y se cierran todos los establecimientos no esenciales del país. Estas medidas se extenderán, por lo menos, hasta el 1 de diciembre. Alemania toma unas medidas algo más laxas, aunque también muy estrictas, con el cierre de cines, teatros, gimnasios, bares, cafeterías y restaurantes. Se mantienen abiertas escuelas y guarderías y se permiten reuniones pero solo entre personas de dos hogares distintos. "El virus circula a una velocidad que, incluso las previsiones más pesimistas, no anticipaban”, explicaba Macron ante la gravísima situación a la que se enfrenta Europa.