lahoradigital.com
Edición testing    4 de marzo de 2021

muertes coronavirus

La curva epidemiológica del coronavirus sigue a la baja. El Ministerio de Sanidad ha notificado este martes una incidencia acumulada (IA) de 235 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 252 casos de este lunes, lo que supone el abandono del umbral calificado como riesgo extremo. Sin embargo, aun superan esta cifra la Comunidad de Madrid, el País Vasco, Aragón, Andalucía, Castilla y León, Ceuta y Melilla, donde la IA va también reduciéndose, aunque a un ritmo más lento. Asimismo, el departamento dirigido por Carolina Darias ha registrado 7.461 nuevos contagios y 443 muertes este martes, además de una presión hospitalaria por pacientes Covid-19 del 11,27% y una ocupación de las camas de las unidades de cuidados intensivos (UCI) del 31,54%. En cuanto a la campaña de vacunación, ya hay más de 1,2 millones de personas inmunizadas con la pauta completa y más de 3,1 millones que han recibido la primera dosis. Los vacunados superan ya a los contagiados desde el inicio de la pandemia.

La evolución de la pandemia en España sigue su curso. El Ministerio de Sanidad ha notificado este lunes una bajada de la incidencia acumulada (IA) a los 252 casos por cada 100.000 habitantes, e incluso 11 autonomías ya se encuentran con una IA por debajo de los 250 casos, pasando del riesgo extremo al riesgo alto. Asimismo, el departamento dirigido por Carolina Darias ha notificado 20.849 nuevos contagios y 535 decesos desde el pasado viernes. A pesar de la palpable mejoría en las cifras, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha advertido de que las incidencias en el país siguen siendo altas, y que no se debe bajar la guardia, ya que “una relajación excesiva de las medidas actuales puede llevar a que tengamos incrementos y nos supongan problemas graves”. Además, cabe resaltar que ya son 3.090.351 las personas vacunadas contra la enfermedad en España, concretamente el 85,3% de las dosis recibidas. Ante este hecho, Simón ha resaltado que “la infección en aquellos que están vacunados es más leve”, lo que permite valorar “el impacto positivo que está teniendo la vacuna”.

La Comisión de Salud Pública celebrada este miércoles ha acordado que la vacunación contra el coronavirus siga priorizándose en función de la edad y no de los colectivos profesionales o de las patologías que se padezcan. En este sentido, Sanidad ha establecido los próximos grupos de población que serán inmunizados: primero, los mayores de 80 años que no vivan en residencias; segundo, las personas de entre 70 y 79 años; y tercero, las personas de entre 60 y 69 años, además de los enfermos de alto riesgo menores de 60 años. Para todos estos colectivos, quedarán reservadas las vacunas de Pfizer y Moderna. Como novedad, en la reunión también se ha decidido vacunar como último grupo hasta el momento el comprendido entre los 45 y los 55 años, para el cual estará destinado el fármaco de AstraZeneca. En total, ya son 1.119.180 españoles los que han recibido las dos dosis necesarias para enfrentar la enfermedad y, teniendo en cuenta la población total del país, el 2,36% estaría inmunizada, siendo Andalucía, Cataluña y la Comunidad de Madrid las autonomías que avanzan a mejor ritmo en la vacunación completa.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha avisado este jueves del peligro de relajar las medidas del coronavirus demasiado pronto, afirmando que “todavía no estamos en niveles de vacunación suficientemente altos ni en niveles de transmisión suficientemente bajos”. Esta advertencia ha sido respaldada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde la responsable de emergencias para Europa, Catherine Smallwood, ha establecido que en el país se ve “una caída relativa muy significativas”, pero que “las tasas de transmisión se mantienen muy altas”. La pandemia en España sigue cierto retroceso desde que la tercera ola dejó cifras escalofriantes a finales de enero, pero los contagios de Navidad todavía siguen manteniendo números muy altos en mortalidad -superando los 500 diarios- y una elevada presión hospitalaria y de UCI, además de una incidencia acumulada de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes, el doble de lo que Sanidad considera riesgo extremo.

El Ministerio de Sanidad ha notificado este martes 29.064 nuevos casos de coronavirus, una cifra diaria inferior a los 38.118 registrados el pasado viernes. La incidencia acumulada en esta jornada se sitúa en los 846,8 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y supone un descenso de 19 puntos con respecto a los 865,6 del día anterior. Sin embargo, la cifra de fallecidos refleja un récord histórico desde la primera ola, con 724 muertes registradas tan solo este martes, casi en sintonía con los 762 decesos notificados este lunes, con la diferencia de que en esa cifra entraba todo el fin de semana. En cuanto a la presión hospitalaria y los pacientes en las UCI, las cifras parecen remitir ligeramente, con la tasa de camas ocupadas por la enfermedad en un 24,18% y en las UCI con un 44,58%, frente a los 24,96% y los 45,30% respectivos del lunes.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha presidido por primera vez este jueves el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), donde ha asegurado que continuará con los objetivos marcados por Salvador Illa, aprobando un acuerdo sobre la aplicación de la Estrategia de Vacunación frente a la Covid-19 en toda España, en la que ha afirmado que “no caben atajos”. En este sentido, la ministra ha mantenido que el 70% de los españoles estarán vacunados contra la Covid-19 este verano, al tiempo que ha confirmado que los retrasos sufridos en la entrega de las vacunas han sido resueltos, ya que en la próxima semana se espera la llegada a nuestro país de 52.000 dosis de la vacuna de Moderna y 422.000 dosis de la de Pfizer y BioNTech. Asimismo, Darias ha querido resaltar los resultados que ha empezado a ofrecer la aplicación de medidas más restrictivas por parte de las autonomías, al notarse una mejoría “muy incipiente”, tal y como se percibe en la incidencia acumulada, que ha bajado diez puntos con respecto al pasado miércoles, situándose en los 889,93 casos por cada 100.000 habitantes, y también en los datos de altas hospitalarias, ya que en las últimas 24 horas se han producido 3.506 ingresos, pero también 3.409 altas, por lo que las cifras empiezan a compensarse.

Un repunte de los contagios del 15% en siete días ha obligado a la Comunidad de Madrid a estrenar nuevas medidas para hacer frente a la pandemia. Desde este lunes 25 de enero y hasta mínimo 15 días, el toque de queda establecido en la capital se amplía entre las 22.00 y las 06.00 horas y todos los establecimientos considerados no esenciales, como la hostelería, el comercio o los locales de ocio cierran a las 21.00 horas. Asimismo, quedan prohibidas las reuniones en casa entre personas no convivientes, salvo para aquellos ciudadanos que se encarguen de cuidar a mayores, menores y dependientes, o que vivan solos o tengan un vínculo matrimonial o de pareja. Además, el 24% de los madrileños tienen también desde este lunes restringida su movilidad, al confinar un total de 56 Zonas Básicas de Salud (ZBS) y 25 localidades de la autonomía. Por otro lado, ante el avance del coronavirus, se está ampliando a toda prisa el tercer pabellón del Hospital público Enfermera Isabel Zendal con 352 camas más de hospitalización, aunque siguen las denuncias de pacientes y trabajadores por las deficiencias que presenta este pseudohospital.

A pesar del frío, la pandemia sigue su curso y la tercera ola tan temida parece que es inevitable. Las comunidades autónomas han notificado este lunes al Ministerio de Sanidad 61.442 nuevos contagios desde el pasado viernes, el mayor incremento registrado en un fin de semana desde que el virus llegó al país. Asimismo, la cifra de fallecidos también ha ascendido, situándose en 401 personas. Por lo tanto, el número de personas afectadas por la enfermedad desde el inicio de la pandemia se sitúa en 2.111.782, mientras que la cifra total de fallecidos aumenta a 52.275. Actualmente, la incidencia acumulada se encuentra en 435,62 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, mientras que el pasado viernes era de 350,48, sufriendo una importante subida. Junto a estos datos, también es preocupante el incremento de la presión hospitalaria en los últimos días, ya que se contabilizan más de 17.900 personas que necesitan ingreso hospitalario a causa de la enfermedad.

Los ministros Salvador Illa y Carolina Darias informan que la incidencia de contagios, hospitalizaciones e ingresos en UCI empieza a rozar las líneas rojas otra vez. También Illa asegura que se debe acelerar el ritmo de las vacunaciones ahora que tenemos dos modelos, Pfizer y Moderna. Las CCAA amplian las restricciones.

España ha superado este jueves la barrera de los dos millones de contagiados por Covid-19, llegando a los 2.021.904 casos, al notificar estos dos últimos días 42.360 nuevos positivos, frente a los 10.877 registrados el pasado martes 5 de enero. A su vez, el país presenta un crecimiento de la incidencia acumulada (IA) de 25 puntos con respecto a la notificada el pasado martes, contando con 321 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días. Actualmente, en el país hay cuatro comunidades autónomas que presentan una IA superior a 400, como es el caso de Extremadura, Baleares, la Comunidad de Madrid y Cataluña. Esta tendencia ascendente de la segunda ola ha provocado que España haya pasado del millón de casos presentados a finales de octubre a los dos millones en poco más de dos meses. Pese a este crecimiento imparable, el Ministerio de Sanidad insiste en que “no hace falta un confinamiento duro”, pero sí adoptar “medidas serias” sobre algunas actividades que han demostrado que aumentan el riesgo de contagios de coronavirus, por lo que las autonomías siguen improvisando restricciones para frenar la enfermedad.

Europa ya tiene una segunda vacuna, tras la de Pfizer, para frenar la Covid-19. La Comisión Europea ha autorizado este miércoles el uso de la vacuna de Moderna. La aprobación se produjo horas después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) otorgase una licencia condicional de comercialización a la compañía estadounidense para distribuir sus vacunas por los distintos países de la Unión Europea. UE ha comprado 160 millones de dosis del fármaco, ampliando el contrato inicial en otros 80 millones.Esta vacuna llega a Europa en un momento crítico por el desatado incremento de contagios tras las fiestas navideñas, así como por los problemas logísticos y el retraso en la administración de la vacuna de Pfizer y BioNTech al inicio de la campaña de vacunación, concretamente en España, desde el 27 de diciembre.

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado este lunes el confinamiento estricto para Inglaterra, similar al del mes de marzo, que durará al menos hasta el 15 de febrero debido al aumento considerable de las cifras de contagios por coronavirus. En este sentido, las autoridades británicas informaron este lunes de 58.784 nuevos contagios en el país, batiendo un nuevo récord diario de casos desde el inicio de la pandemia. Esta cifra confirma una curva epidemiológica disparada a la alza durante esta tercera ola a causa de la nueva cepa de Covid-19 que persiste gravemente en Reino Unido. El boletín oficial incluye, además, 407 muertes más por la enfermedad, por lo que el país suma en total 2.713.563 contagios y 75.431 decesos. Pocas horas antes del cierre de Inglaterra, la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, había ordenado medidas similares para Escocia que durarán hasta final de mes, incluido el cierre temporal de las escuelas. Por su parte, Irlanda del Norte ha programado una reunión del Ejecutivo para discutir si aplica restricciones similares en la región.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la directora adjunta del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), María José Sierra, han comunicado este lunes la “preocupante” situación en la que se encuentra el país tras las fiestas navideñas. El último balance de la pandemia realizado durante el puente de Fin de Año representa un aumento de los contagios, así como de la presión en los hospitales y en las UCIs. Desde el jueves 31 de diciembre se han notificado 30.579 nuevos casos, llegando a sobrepasar los 1,9 millones de contagios desde el inicio de la pandemia. El número de muertes ya ha llegado a las 51.078 desde que el virus llegó a España, notificando 241 decesos desde el día de Nochevieja. Por su parte, la incidencia acumulada de la enfermedad desciende siete puntos, hasta los 272,22 casos por cada 100.000 habitantes, aunque sigue situándose en riesgo extremo. Junto a estas cifras, también cabe destacar el incremento de la presión hospitalaria, ya que en el país hay 13.458 pacientes ingresados por Covid-19 y 2.192 en una UCI. Este conjunto de datos ha generado que las comunidades autónomas comiencen a mover ficha y endurezcan las restricciones contra el virus.

Sanidad registró el último find e semana 21.309 nuevos casos de Covid-19, 628 positivos más que el lunes pasado y 1.330 más que el anterior. Estos datos confirman el fin de una tendencia a la baja de la incidencia acumulada en España en los últimos 14 días, ya que el indicador vuelve a subir alcanzando los 193 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 189 del viernes. En el último informe publicado se han añadido 389 nuevos fallecimientos, en comparación con los 280 del viernes. Asimismo, las UCIs de siete comunidades autónomas y de Melilla se encuentran en riesgo extremo con más de un 25% de pacientes con Covid-19. En este sentido, el director del Centro de Coordinaciones de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha comentado la “delicada” situación actual y ha subrayado que estos datos pueden deberse a una estabilización por ese descenso continuo de las últimas semanas, pero ha puntualizado que aún no se ha observado un impacto de la mayor movilidad registrada durante el Puente de la Constitución.

Italia ha registrado este jueves su peor dato de fallecidos desde el inicio de la pandemia, con 993 decesos en 24 horas. Esta cifra no se había registrado antes en Italia ni en los peores momentos, superando de esta manera las 969 muertes que se dieron en el país el pasado 27 de marzo. Otro de los grandes países afectados por Covid-19 en las últimas semanas es Estados Unidos, que notifica más de 217.000 positivos y 2.879 muertos, su nuevo récord diario de contagios. Por su parte, España parece que va recuperándose de la segunda ola, siendo uno de los países europeos con menor incidencia de casos y presentando cifras similares a Francia y Alemania, con alrededor de 300 casos por cada 100.000 habitantes. Por el contrario, a Suecia, Portugal y la citada Italia, aun teniendo medidas más restrictivas, les cuesta más reponerse de esta segunda ola, con una incidencia acumulada por encima de los 650 casos por cada 100.000 habitantes.

A pesar de “la estabilización” y los resultados positivos de las medidas adoptadas durante las últimas semanas por todas las CCAA, la curva de fallecimientos vuelve a coger velocidad y cierra noviembre con datos escalofriantes, alcanzando las 9.200 muertes.