lahoradigital.com

Mossos

Ni un solo corresponsal extranjero entiende el extraño fenómeno que está sucediendo en España, donde la deslealtad con el Estado, el bloqueo y la irresponsabilidad política se banalizan mediáticamente y son utilizados como combustible altamente inflamable contra el pueblo, el orden público, y la desestabilidad territorial. Cuando Carles Puigdemont proclamó en 2017 la DUI, que inmediatamente desconvocó, Pedro Sánchez, entonces en la oposición y en las antípodas políticas de Rajoy, acudió a La Moncloa y se puso al lado del Presidente del Gobierno, incluso cuando privadamente le había dicho que personalmente “no estaba de acuerdo con la aplicación del art.155 en aquellas condiciones concretas”. De este modo demostró, cara al indepentismo catalán, al resto de España y a Europa, una Unidad con el Gobierno frente al desafío territorial.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha acusado este miércoles al Govern de “intimidar el trabajo de los Mossos con la investigación interna". Además, ha acusado al ejecutivo catalán de “justificar la violencia” y de "incitar sabotajes en la red ferroviaria en la comunidad". Desde el Ejecutivo se está pendiente de la evolución y la respuesta de las concentraciones independentistas.

Una operación especial de limpieza intenta borrar desde primera hora del sábado las consecuencias de cinco noches de disturbios extraordinariamente violentos en Barcelona y las demás capitales catalanas. La más cruda, la de este viernes, se desataba tras la masiva manifestación en el centro de Barcelona como protesta por la sentencia del 'procés', con más de medio millón de asistentes según la Guardia Urbana. Los disturbios se empezaron a descontrolar a la altura de Via Laietana, donde los Mossos tuvieron que utilizar, por primera vez, un camión de agua para abrirse paso entre las barricadas de fuego.

La tercera noche de batalla campal en Barcelona y el resto de capitales catalanas parece ir normalizando un poco su intensidad. Decenas de Mossos y policías heridos en los disturbios, así como más de treinta detenidos, y una treintena de heridos entre los violentos alborotadores, según informa Interior. Por otro lado, Fomento indica que el control en las vías de comunicación también poco a poco se va formalizando, si bien los violentos aún siguen con los cortes de carretera y el boicot al transporte público. En cuanto al joven atropellado, fuentes sanitarias aseguran que evoluciona favorablemente. Interior ha recalcado que 194 mossos y policías han resultado heridos, de un conjunto de 250 heridos.

El president Torra también ha asegurado que se asegurarán los derechos de libertad de expresión y libertar de concentración. Por su parte, el presidente Pedro Sánchez afirma que “el tiempo que dediquen a hablar de autodeterminación, él lo dedicará a hablar de reconstrucción del Estado de Bienestar”.

Los mensajes de WhatsApp del francotirador de Tarrasa detenido confirman su radicalización, aunque ante el juez declaró que tan solo "era una fantasía y una forma de hablar"
  • 1

Varios testigos de la pelea han relatado que los implicados usaron en el enfrentamiento catanas, cuchillos, bates de béisbol y hachas. Los Mossos d'Esquadra investigan lo sucedido, pero han explicado que puede tratarse de un ajuste de cuentas entre dos grupos paquistanís

En declaraciones a TVE, ha pedido la dimisión del jefe del operativo por los disturbios de la pasada noche. Estos altercados se produjeron después de que grupos de ultraderecha convocaran una manifestación contra otra que celebraron ayer antifascistas catalanes. Al caer la noche, ambas congregaciones se encontraron y se desató una ola de violencia ante la pasividad de fuerzas de seguridad.

El que fuera mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, declaró este jueves ante el Tribunal Supremo en el que se juzga a los doce encausados de rebelión, sedición, malversación y desobediencia por la organización del referéndum ilegal y la declaración de Independencia. Trapero, en calidad de testigo, afirmó que el Gobierno de la Generalitat actuó de forma "irresponsable" y desveló que tras lo que ocurrió el 27-O empezaron a preparar una eventual detención de Puigdemont y de todos sus consejeros.

La vicepresidenta ha pedido al president que no puede inhibirse “cuando ocurren situaciones que provocan intranquilidad en la ciudadanía” y ha avisado que los últimos acontecimientos acaecidos en Cataluña “tendrán consecuencias”.

Actuando como un "lobo solitario", Manuel Murillo Sánchez, un vigilante de seguridad de Terrassa planeaba atentar contra Pedro Sánchez como venganza por sacar del Valle de los Caídos los restos del dictador Francisco Franco.