lahoradigital.com
Edición testing    4 de marzo de 2021

medidas contra el coronavirus

La Comunidad de Madrid ha confirmado el retraso del toque de queda y el cierre de la hostelería a las 23.00 horas a partir de este jueves 18 de febrero. El pasado viernes, el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, abrió la puerta a la posibilidad de relajar las restricciones en la comunidad si la situación epidemiológica del coronavirus continuaba mejorando y, finalmente, dicha decisión ha sido ratificada por la Consejería de Sanidad. Es cierto que la incidencia acumulada (IA) ha descendido en la región con respecto a la semana anterior, cuando se registraron 669 casos por cada 100.000 habitantes frente a los 571 de esta semana, sin embargo, esta decisión sorprende si se tiene en cuenta que la Comunidad de Madrid es la autonomía con una mayor tasa de contagios, solo superada por la ciudad autónoma de Melilla. Asimismo, la Consejería de Sanidad ha incluido en las restricciones a la movilidad a siete nuevas zonas básicas de salud (ZBS) con una IA superior los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, siendo en estos momentos 55 ZBS y 14 municipios de la Comunidad de Madrid los que se encuentran confinados perimetralmente.

José Félix Tezanos, el presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha dicho a TVE “La hora de la 1” que la pandemia y sus consecuencias son las principales preocupaciones de la ciudadanía española. La salud, la crisis económica y el paro se posicionan como los tres problemas de mayor importancia. Los recientes escándalos de corrupción y blanqueo de dinero del Rey emérito, sin embargo, no posicionan a la Monarquía como una preocupación, según Tezanos. “Es un debate que no está en la sensibilidad social, no interesa y no es una cuestión acuciante”, mantiene. Las discrepancias políticas, en cambio, si han aumentado como una cuestión problemática entre los españoles. “Hay una emergencia del pensamiento y del comportamiento populista”, explica el sociólogo.

Los trabajadores de bares, restaurantes y cafeterías protestan desde hace semanas por el cierre de los locales que afecta ya a varias Comunidades Autónomas con la llegada de la segunda ola del coronavirus. Galicia, Murcia, País Vasco, Navarra, Castilla y León, Cataluña y Asturias se han sumado a esta medida y la hostelería se ahoga. Desde la plataforma Juntos con la Hostelería reclamaban unas ayudas directas a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, de 8.500 millones de euros. Ahora, el Gobierno adelanta que ya se está trabajando en este paquete de ayudas que serán económicas y fiscales en las que colaboran Industria, Hacienda, Turismo y Comercio, Seguridad Social y Trabajo. Esta coordinación es difícil ya que hay que cuadrar cifras entre los departamentos que tienen distintos intereses, pero el diario El País adelanta que ya se han pasado las fases preliminares del proyecto y pronto se podría presentar un programa. Desde el Ejecutivo no descartan que sea necesario lanzar un primer paquete de ayudas próximamente para proporcionar un pequeño colchón para el sector. Entre estas medidas se encontraría: bonificaciones y exoneraciones en las cuotas a la Seguridad Social, una ampliación de la carencia y del plazo de amortización de los créditos ICO y se abrirán procesos para que se puedan renegociar los alquileres entre propietarios e inquilinos.

Los investigadores de la universidad Tufts de Massachusetts realizaron un muestreo de 348 superficies a lo largo de doce puntos de la ciudad de Sommerville entre abril y junio de este año y detectaron restos del virus SARS-CoV-2 en, tan solo, 29 de ellas. Las más infectadas, los tiradores de cubos de basura, puertas de licorerías y de supermercados, suponen tan solo un 8’3%. El riesgo de contagio en estos casos es de entre 1 cada 100.000 o 4 de cada 10.000 positivos. Además, de estos positivos muchos no tenían la cantidad de virus suficiente para ser cuantificable. En estos casos la posibilidad de contagio bajaba al 0’001%. El estudio apunta a que la vigilancia de este tipo de superficies podría servir como método para la detección precoz de un brote en aquellos lugares donde la realización de test masivos no sea viable, como en las universidades.

Desde el Gobierno central el confinamiento domiciliario es el último recurso. Asturias, Ceuta y Melilla hacían a lo largo de la semana una petición oficial para decretar esta medida en sus regiones ante el avance del coronavirus, pero el ministro de Sanidad, Salvador Illa ha insistido en la importancia de esperar los periodos de 14 o 21 días marcados por los científicos para evaluar las restricciones que se han tomado estos últimos días y valorar si es necesario aumentarlas. Otras Comunidades como el País Vasco, Andalucía o Castilla y León también apoyaban la ampliación de las competencias regionales para que sea cada autonomía, y no el Ejecutivo central, la encargada de instaurar un confinamiento domiciliario. De momento, Sanidad lo descarta aunque mantienen que estudiarán la medida. Algunos líderes regionales quedaron insatisfechos con esta respuesta y reclaman un conjunto de medidas unificadas y coordinadas que no permitan casos como el de Madrid, que se saltó el decreto de Estado de Alarma para poder declarar un cierre perimetral por días.

El tercer trimestre del año fue excepcional para la economía española. Quizás fuera nuestra travesía por el ojo del huracán que estamos viviendo por la crisis sanitaria del coronavirus y ese lapso que se encuentra entre la primera ola de la pandemia y la segunda que estamos viviendo. La actividad económica se disparó lo que hizo que se registre un rebrote histórico del PIB del 16,7%, según ha adelantado la Contabilidad Nacional Trimestral de España que elabora el Instituto Nacional de Estadística. La economía española abandona así la recesión de los últimos trimestres, aunque aún estamos lejos de los niveles económicos previos a la crisis de la Covid-19.

La mayoría de CCAA, incluidas algunas del PP, se suman a cierres perimetrales mientras Ayuso se desdice de su acuerdo con las dos Castillas y juega con la vida de los madrileños.

Ocho Comunidades, además de Ceuta y Cantabria, se suman a las restricciones perimetrales de movilidad que ya están en vigor en Navarra, La Rioja, País Vasco, Aragón y Asturias, Andalucía, la dos Castillas, Murcia, Cataluña y Valencia está a punto. Estas medidas se extenderían hasta el 9 de noviembre aunque se podrían prolongar si fuera necesario y entrarán en vigor este viernes. El principal objetivo es reducir la movilidad con la llegada del puente de todos los Santos y ante el imparable avance del coronavirus en España. Los casos han aumentado en un 71% en las últimas dos semanas y ya se alcanza la tasa de incidencia más alta en esta segunda ola de 452’63 positivos por 100.000 habitantes de media. Andalucía apuesta por un cierre de toda la región al que se suman los cierres de Granada, Sevilla y Jaén. Murcia va un paso más allá y restringe la movilidad dentro de la propia región confinando los 45 municipios que la forman. Las dos Castillas han establecido un cordón sanitario alrededor de Madrid ante la posición "irracional y a la contra" de Ayuso que solo ha conseguido aumentar la confusión entre los madrileños. Sin haberse leído el RDL del Estado de Alarma, impropio de una presidenta de CCAA, Ayuso ahora pide caprichosamente que se aplique el decreto durante los días que ella quiera. Alguien debería recordarle que el RDLey establece que las medidas deben durar un mínimo de siete días. Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León, explicaba perplejo que le habían tenido que recordar a Ayuso esta condición que, al parecer, desconocía.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha declarado la aplicación de un nuevo Estado de Alarma en todo el territorio nacional, que entró en vigor el domingo por la tarde. La intención es prolongarlo hasta el 9 de mayo, con el objetivo de frenar la segunda ola de coronavirus. La declaración de este nuevo Decreto, el cuarto desde la reciente Democracia española, permite al Ejecutivo aplicar medidas excepcionales en situación de extrema necesidad y en este caso, se centra fundamentalmente en la limitación de movilidad nocturna de carácter general, junto a la posibilidad de cerrar la entrada y salida de territorios y limitar las reuniones sociales. A continuación resolvemos las dudas que plantea este nuevo decreto.

El responsable de Sanidad confía en tener disponibles varias vacunas a finales de año o a principios del 2021

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha advertido en una entrevista para Onda Cero que los próximos “cinco o seis meses serán muy duros” ante un horizonte que se presenta difícil en España, que ya ha superado el millón de casos confirmados de Covid – 19. El país se ha convertido en el primero de la Unión Europea en alcanzar esta cifra y la incidencia continúa creciendo a un ritmo peligroso. Illa explicaba que, aunque las medidas que se están tomando ahora son “muy drásticas”, habrá que endurecerlas si no dan resultado en diez días. El responsable de Sanidad confía en tener disponibles varias vacunas a finales de año o a principios del siguiente, pero aun así habrá que “aprender a convivir con el virus”. A su vez, también anunciaba que el escenario de Madrid “ha mejorado pero sigue siendo una situación preocupante” y esta tarde se discutirán las nuevas medidas adoptadas por la comunidad en el Consejo Interterritorial.

La Comunidad Foral de Navarra entrará, a partir del jueves, en un confinamiento que se prolongará durante 15 días tras alcanzar los 900 casos por 100.000 habitantes. La presidenta, María Chivite, anunciaba el paquete de medidas más duro aplicado hasta el momento en todo el territorio español, con unas restricciones a la movilidad acompañadas de un cierre total de la hostelería. Las reuniones sociales quedarán limitadas a personas convivientes y los comercios, actividades deportivas y culturales, tendrán que cerrar sus puertas a las 21 horas. Chivite afirmaba que estas medidas son “duras” pero están impuestas para “salvar vidas” y que, si es necesario, la Comunidad dará más pasos adelante para evitar un escenario más drástico.

El vicepresidente madrileño de Ciudadanos se aleja cada vez más del mensaje oficial de su Gobierno, que dirige Díaz Ayuso, y este domingo apostaba en una entrevista para El País por asumir más medidas para frenar la pandemia del Covid en la región. Aguado aboga ahora por un confinamiento total de la Comunidad que permita llegar con una incidencia muy baja a diciembre para salvar la campaña de Navidad. Esta propuesta se ha encontrado con la oposición directa de Ayuso, que sostiene que “este virus causa otras pandemias. No se puede rematar la economía”. El político de Ciudadanos parece confiar que el viernes, una vez finalice el Estado de Alarma, el Ejecutivo habrá logrado consensuar unas medidas para continuar con las restricciones. La presidenta madrileña mientras mantiene su apoyo a los confinamientos por distritos de salud, aunque parece que cada vez se encuentra más sola en la defensa de estas medidas.

El socialista Ángel Viveros ha pedido a la presidenta madrileña que adapte las medidas tomadas el sábado en la comunidad a Coslada que se encuentra en una situación que “no es baladí”. El municipio supera los 1.000 casos por 100.000 habitantes en dos zonas básicas de salud y el resto superan todas los 500 positivos. El alcalde ha recalcado la necesidad urgente de que se tomen medidas en una zona que se encuentra en “conexión constante” con la capital.

La segunda ola de coronavirus está dejando datos más preocupantes que los del pasado abril. París y Nueva York, ante el aumento de los contagios, han decretado estrictas medidas para frenar la curva del virus. En la capital francesa se superan los 250 casos por 100.000 habitantes, menos de la mitad que muchas de las ciudades madrileñas más afectadas, y se cerrarán bares y cafeterías. En Nueva York van un paso más allá y cerrarán el próximo miércoles todo servicio no esencial durante, al menos, 14 días. Aquí han superado una incidencia del 3% de positivos en la última semana, frente al 20% que registra Madrid. Otros países como Reino Unido o Portugal se plantean nuevas restricciones y en Madrid expertos piden ya que se endurezcan las medidas para frenar el virus.

Todas las autonomías han apoyado este plan de medidas protocolarias para el inicio del nuevo curso, salvo el caso del País Vasco, una serie de medias que ha declarado que “llegan tarde” y que son poco ambiciosas. Pese a esto, ya se están llevando acabo las diferentes adaptaciones de protocolos en las diferentes comunidades.

Una huelga que será convocada en todo el país por el sindicato estudiantil, con la finalidad de reclamar las condiciones del nuevo curso escolar. Una iniciativa que cuenta con más de 230.000 firmas recogidas en la que se exige una “vuelta segura” a los centros, algo que ya negocian tanto las CC.AA como el Gobierno, reunidos este jueves precisamente para debatir sobre las nuevas medidas.