lahoradigital.com
Edición testing    4 de marzo de 2021

Mariano Rajoy

Isabel Díaz Ayuso, la presidenta madrileña, ataca públicamente a Núñez Feijóo por acusar a Casado del “descalabro” del PP y decidir el abandono de la sede de Génova,13.

“Un político que no gana, al final será relevado por un compañero”, ha dicho Feijó. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha vuelto a salir al rescate de su partido como ya intentó hacer en 2018 en un proceso que terminó con la destitución del hasta entonces líder, Mariano Rajoy. En declaraciones a TVE y la Cadena Cope, el líder gallego critica a Casado por desvincularse de la época de Rajoy y por abandonar la sede de Génova. “Si cada vez que un partido tiene problemas con algunas personas se tiene que irse del lugar en el que está, es que igual aquí no quedaba ninguna sede”, criticaba Feijóo, señalando que lo que necesita el partido “es ganar elecciones”. “Un político que no gana, al final será relevado por un compañero”, señalaba directamente a Casado. Declaraciones que no han gustado nada, tanto en Génova, como el la Puerta del Sol.

El Gobierno ha publicado una lista que recoge todos los inmuebles inmatriculados por la Iglesia católica gracias a la reforma de la Ley Hipotecaria llevada a cabo por el expresidente del PP, José María Aznar. El listado recoge las propiedades registradas desde 1998, año de la reforma, hasta 2015, y contabiliza un total de 34.961 fincas. Ahora bien, de esta cifra, 30.335 bienes fueron registrados utilizando únicamente una certificación eclesiástica y sin ningún otro título que certificara la propiedad u otra titularidad que justificara su derecho sobre el inmueble. Ahora, la vicepresidenta, Carmen Calvo, anuncia la apertura de una vía para que las personas puedan reclamar la propiedad de uno de estos bienes de los que la Iglesia se pudiera apropiar aprovechando la brecha de legalidad abierta por Aznar.

Los dirigentes del Partido Popular que hoy lidera Pablo Casado siguen empeñados en intentar desmarcarse de la corrupción estructural que ha acompañado a esta formación política desde casi su fundación. Pero parece un trabajo infructuoso y los casos que investiga la justicia son la gran “espada de Damocles” que pende sobre el principal partido de la oposición que ha gobernado España y gobierna numerosas instituciones. Este lunes se abre una pieza más de la maraña de casos que asolan al partido y el ex tesorero Luis Bárcenas vuelve a cobrar protagonismo. Ahora se juzga el posible pago de una parte de las obras de la sede del PP con dinero negro de la ya acreditada “caja b” que la formación ha usado desde principios de los años 80. El ex dirigente popular y senador que manejó las cuentas del PP quiere ahora colaborar con la justicia y amenaza con contar todo lo que sabe tras pasar cuatro años en prisión y ver cómo su mujer también ha acabado entre rejas. En la víspera del juicio oral, Bárcenas declaró en una entrevista que dos dirigentes de este PP abrieron una negociación con él para enterrar “el hacha de guerra” y callar todo lo que sabe, pero acusa a los populares de no cumplir con su palabra. Quizás esa decisión sea lo que posibilite que todos los españoles conozcamos cómo obró durante décadas la gran formación del centro-derecha española.

La corrupción sistémica en el seno del PP reaparece con la reciente declaración de Bárcenas dirigida a la Fiscalía Anticorrupción. Se trata de un problema que amenaza las bases de la democracia en la medida en que la corrupción cuestiona la integridad de los partidos, la credibilidad de las instituciones y la moral del sector empresarial. También implica a otras instancias como la justicia, la policía o la prensa.

‘Ese señor del que usted me habla’ o ‘ese señor por el que me pregunta’, es decir, el ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, vuelve como un fantasma del pasado y amenaza con contar, esta vez sí, toda la verdad y nada más que la verdad. Dirigentes como Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal, Javier Arenas o Pío García Escudero podrían verse afectados por este nuevo ‘tirón de la manta’ de Bárcenas que ha reconocido en un escrito enviado a la Fiscalía Anticorrupción que tenía un acuerdo con el PP para que su mujer no ingresara en prisión a cambio de su silencio. Toda vez que esto no se ha producido, el ex dirigente popular afirma que el PP se financió irregularmente entre 1982 y 2009, que Mariano Rajoy lo sabía porque le mostró su contabilidad ‘b’ (ya probada y admitida por la justicia) y que incluso “hay una grabación donde Lapuerta (otro ex tesorero) habla de la entrega de dinero al expresidente del Gobierno.

Este martes se ha constituido la Comisión de Investigación para la “Operación Kitchen” sobre la trama de espionaje lanzada de dirigentes populares de Interior durante el Gobierno de Mariano Rajoy para obstaculizar la investigación y eliminar información del caso Bárcenas sobre la caja B del PP. La Mesa estará presidida por la socialista Isaura Leal, en la vicepresidencia estará el portavoz adjunto del PP, Carlos Rojas. El trabajo comenzará en enero cuando se conozca la lista de comparecientes que empezarían a declarar en febrero. Declarará el ex ministro de Interior popular, Jorge Fernández Díaz, su número dos, Francisco Martínez y María Dolores de Cospedal, la exsecretaria general del PP.

PSOE y Unidas Podemos se han reunido este miércoles para ultimar los detalles sobre la comisión de investigación de la ‘Operación Kitchen’, que se celebrará en el Congreso de los Diputados. Los grupos parlamentarios han acordado poner en marcha dicha comisión antes de que finalice el año, aunque aún no han cerrado comparecencias. Asimismo, los portavoces de PSOE y Unidas Podemos, Adriana Lastra y Pablo Echenique, han solicitado citar a declarar al expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al excomisario José Manuel Villarejo, que se encuentra en prisión preventiva desde 2017. Junto a estos dos nombres, los de Pablo Iglesias insisten en que también debe prestar declaración el actual líder de los populares, Pablo Casado, aunque el PSOE no considera necesaria su comparecencia.

El siempre polémico ex comisario, ya jubilado, ha concedido a El País una entrevista desde la cárcel de Estremera, en la que se encuentra desde hace ya tres años: "Por atacar a un comisario se han ido a tomar viento el Ibex 35, el PP y la Corona", ha apuntado, reconociendo no arrepentirse de nada de lo que ha hecho y contestando a las grabaciones en las que dice a viva voz "la de maldades que he tenido yo que hacer para salvar el culo al barbas", en referencia al ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El exsecretario de Estado de Interior, Francisco Martínez, ha revelado este jueves ante el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, que el exministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, no solo estaba al tanto de la Operación Kitchen, sino que fue él mismo quien le informó sobre el papel de Sergio Ríos, el chófer del extesorero del PP, quien era confidente de la policía en la operación. Tras estas declaraciones, Fernández Díaz comparece este viernes ante la Audiencia Nacional.

Con Aznar volvemos a la casilla de salida. Muchos creyeron que la marcha de Cayetana Álvarez de Toledo de la portavocía del PP en el Congreso, a finales del mes de agosto, obedecía a un movimiento interno dentro del primer partido de la oposición hacia posiciones más moderadas. Algunos barones de ese partido acogieron con satisfacción la destitución de la Marquesa de Casa Fuerte y el nombramiento de Cuca Gamarra como portavoz en el Congreso. Pero pronto hemos tenido otra prima donna en primera plana de la zozobra política, el bloqueo, el negacionismo y la crispación. No es otra que la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, cuya inacción y frentismo ha situado a Madrid en el epicentro del Covid de toda Europa. Los madrileños caen como moscas, pero a ella sólo parece importarle el negocio que hay tras la construcción del nuevo hospital, y la prestación de servicios de sus empresas amigas, para triplicar las UCI, llegado el caso. La contratación de médicos, rastreadores, personal sanitario, para la atención primaria, no da dinero, no interesa. Por otro lado, todo vale para enfrentarse y desgastar al Gobierno central, obligado a intervenir ante el crecimiento alarmante de los contagios.

Una amplia mayoría del Congreso de los Diputados apoyó este jueves la creación de una comisión de investigación, la cual apunta de lleno al Partido Popular y a altos cargos del mismo. La comisión salió adelante con el voto en contra del PP, que tan solo obtuvo el respaldo de Foro Asturias, mientras que Ciudadanos votó a favor y Vox decidió abstenerse.

Casado lleva dos años siendo rehén de la extrema derecha y a día de hoy, también se ha vuelto rehén de la corrupción de su partido. Hace unos pocos años, algunos politólogos, opinadores y comunicadores a sueldo, afirmaban taxativamente, que la histórica división ideológica entre izquierdas y derechas había pasado a mejor vida en nuestro panorama político. "Nuevos líderes” como Pablo Iglesias y Albert Rivera, que intentaban por cualquier medio hacerse un hueco entre los dos formaciones que se alternaron en el Gobierno de España desde 1982, abrazaron por puro tacticismo este nuevo dogma político que negaba la existencia de esos dos bandos opuestos. Hoy sin embargo, tenemos dos grandes bloques y Vox. Y hoy, también sabemos que España necesita una Oposición leal y responsable para reconstruirse tras la pandemia. Pero el líder del principal partido de la Oposición, Pablo Casado, ya no sólo es rehén de la ultraderecha, también lo es de la corrupción de su partido. No en vano fue jefe de Gabinete de Aznar y estaba en primera línea del partido durante los casos de Gürtel, Bárcenas, Púnica, Rato, y ahora Kitchen, entre otros.

Las informaciones que se conocen de la ‘Operación Kirchen’ ponen al descubierto las cloacas del Estado que puso en marcha, presuntamente, el Gobierno de Mariano Rajoy.

Las dos formaciones parlamentarias que sustentan al Gobierno que lidera Pedro Sánchez han solicitado formalmente en el Congreso de los Diputados la apertura de una comisión de investigación sobre la denominada ‘Operación Kitchen’, una trama parapolicial presuntamente puesta en marcha en la época en la que Jorge Fernández Díaz ocupaba el Ministerio del Interior. Las investigaciones judiciales que se van conociendo estos días confirman pruebas contundentes sobre los hechos que tenían por objeto buscar y destruir las pruebas que el ex tesorero del PP, Luis Barcenas, pudiera tener sobre la implicación de altos cargos populares con la financiación irregular del partido. Para ello se destinaron recursos públicos, a través de fondos reservados, así como recursos humanos.

El pasado 14 de marzo, los fiscales Anticorrupción Ignacio Stampa y Miguel Serrano ordenaron el registro del domicilio del que fuese secretario de Estado de Seguridad con Jorge Fernández Díaz. Y en la documentación intervenida así como en la copia de su teléfono móvil encontraron pruebas “contundentes” que relacionan al Gobierno de Rajoy y a la ex secretaria general de los populares, Mª Dolores de Cospedal con la trama “parapolicial” que espió a Bárcenas y se creó con el fin de encontrar y destruir las pruebas que el ex tesorero del PP pudiera tener en relación a la caja B del partido y a la financiación irregular vinculada a la trama Gürtel que ya le costó al Partido Popular una condena en firme.

En la mañana del viernes 17 de abril, un hombre ha sido parado por la Guardia Civil de Marbella por saltarse el confinamiento al pasear a un perro y una oveja. El malagueño ha sido denunciado por no tener la identificación, el programa sanitario obligatorio de los dos animales y finalmente, el registro de explotación para la posesión de la oveja.