lahoradigital.com
Edición testing    12 de abril de 2021

Lluvia

La borrasca Filomena ha traído nevadas nunca vistas en muchos lugares del centro peninsular. Un acontecimiento inolvidable para los madrileños y madrileñas, y para muchas otras regiones españolas, aunque no todo es tan bonito como parece. El fin de semana miles de personas salieron a la calle como si la pandemia del coronavirus hubiera pasado ya. Se hicieron fotos, empezaron guerras con bolas de nieve o sacaron los esquís como si de Vaqueira se tratase. Pero para otros, han sido días de quitar nieve en sus casas o una odisea por quedar atrapados en carreteras, trenes, autobuses e incluso aeropuertos. Ahora, la predicción meteorológica facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) señala que tras ahora nos llega una ola de frío que azotará toda la semana. Las nevadas se marchan, pero para dar paso a una ola de frío polar hasta alcanzar los -15 grados, a excepción de Cantabria que sigue en alerta por nieve. En otras zonas de la costa este e Islas Baleares se anuncian próximas lluvias y fuerte oleaje. La situación aún es peligrosa y las nevadas se han convertido en hielo que dificultará la movilidad. Este lunes, muchos trabajadores no han podido acudir a sus centros de trabajo, los escolares permanecen en casa en varias provincias, y el Gobierno recomienda no salir de caso, salvo que sea absolutamente imprescindible. Aún queda mucho trabajo por hacer para recuperar la normalidad.

Los municipios más afectados por los efectos de la tormenta son Arganda del Rey, Valdemoro, Pinto, Rivas, Getafe, Fuenlabrada y Madrid capital. De hecho, el agua ha provocado cortes en cinco líneas de metro y numerosas retenciones en las entradas por carretera.

Galicia vivió una jornada intensa marcada por el temporal que dejó vientos de casi 150 kilómetros por hora. Las fuertes lluvias causaron incidentes en toda la comarca. En Vigo, las calles quedaron anegadas impidiendo la libre circulación. En Ourense, dos vehículos colisionaron y tres trenes de la línea entre Vigo y Santiago se vieron retrasados por incidencias en la vía. Se prevé que continúe las lluvias y las rachas de viento, aunque puntualmente.

La mayoría de los avisos son de nivel amarillo, salvo en Castellón y Tarragona donde se prevén vientos de hasta 100 kilómetros por hora.

Más de 38.000 personas se han quedado sin luz este domingo en Menorca, mientras que en Asturias los cortes han afectado ya a unos 15.000 hogares y hay una docena de carreteras cortadas por la nieve. La mitad de la península se encuentra en alerta y las temperaturas irán cayendo de forma abrupta en las próximas horas.
  • 1