lahoradigital.com
Edición testing    18 de enero de 2021

ley trans

Tras toda una vida de militancia feminista, rompiendo moldes, sin pelos en la lengua, pagando con detenciones y cárcel, y abriendo el camino a muchas generaciones posteriores, la histórica Lidia Falcón, presidenta del Partido Femista, y con 84 años, responde ante la Fiscalía de un delito de Odio, del que le acusa nada menos que la comunidad Trans. Lidia, como la mayor parte de los colectivos feministas, están completamente en desacuerdo de la Ley Trans que se ha sacado de la manga, la ministra Irene Montero, y que va contra los derechos alcanzados por las mujeres durante décadas y el borrado de las mismas. Quizá porque en Igualdad y Feminismo, las principales leyes ya están hechas, y en lugar de aplicarse en desarrollarlas, la ministra de UP, necesitaba crear su propia ley, o poner su sello, o llamar la atención, con todo el movimiento feminista en contra, se ha empeñado en presentar el proyecto de Ley Trans, jurídicamente aberrante, según las asociaciones de mujeres feministas juristas. Falcón, así lo explicó en una entrevista a El Español, y ahora la comunidad Trans la acusa de un delito de Odio. Los colectivos feministas han protestado por esta grotesca situación.

Las asociaciones de mujeres y con ellas el movimiento feminista, está desconcertado por las políticas del Ministerio de Igualdad.

Las asociaciones de mujeres, interlocutoras del movimiento feminista con la Administración, no han sido recibidas por la ministra. Al menos en dos ocasiones lo han solicitado formalmente y hasta la fecha, no ha habido una respuesta afirmativa, remitiendo a segundos o terceros escalones de responsabilidad política en el Ministerio. Este comportamiento desconcierta y no tiene nada que ver con el de las ministras de Igualdad anteriores, plenamente receptivas a las reivindicaciones del movimiento feminista y aliadas para sacar adelante la agenda feminista.

  • 1