lahoradigital.com

Javier Nart

Javier Nart y Francisco de la Torre siguen los pasos de Toni Roldán en un capítulo más de las decenas de bajas que está sufriendo el partido por el giro a la derecha que tomó desde que Albert Rivera decidió que el papel de la formación como “regeneradora” de la vida política había llegado a su fin.

Llevo semanas mordiéndome la lengua, pero tengo que decírselo….Hágaselo usted mirar señor Rivera. Esa obcecación con el presidente del Gobierno no es sana. Y hoy voy a decírselo porque ya veo que sus corífeos no se atreven. No es el sanchismo lo que vamos a “tragarnos”. Es el riverismo sin que nadie le haya mandatado para que eche a Pedro Sánchez. Es usted el que se ha adjudicado un papel que nadie le ha otorgado. Ha sido usted, incapaz de asumir su derrota. Porque usted es un perdedor, un tercer ola, y el pueblo soberano, el dueño de sus propios votos, no quiere que usted gobierne...¡Hágaselo mirar!.

El partido de Albert Rivera sigue creyendo que su posición estratégica tras los comicios, que le ha llevado a pactar con el PP y, de forma indirecta, con Vox, es la adecuada. Y eso a pesar de las fuertes críticas de personas como Francecs de Carreras, uno de los fundadores del partido; y del abandono del proyecto de dirigentes como Manuel Valls, candidato a la alcaldía de Barcelona; Toni Roldán, que acaba de dejar la formación por "su deriva derechista"; y Javier Nart, que deja Cs por su negativa a sentarse a negociar con el PSOE. A pesar de que parece que el partido empieza a hacer aguas por todas partes, la portavoz en el Congreso, Inés Arrimadas, ha defendido la postura de su partido, atacando al PSOE. Y ha dicho al ya dimitido diputado Roldán que él mismo "aprobó por unanimidad un criterio y ahora no quiere que se siga".
  • 1

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, se ha mostrado contundente tras el difícil comienzo de semana del partido, con deserciones a cuentagotas de personas tan reconocidas del mismo como Toni Roldán o Javier Nart, asegurando que la formación mantendrá la misma línea que en los últimos meses y ha advertido a los más díscolos que, quien no lo acepte, “puede echarse a un lado”.

La secretaria de Estado gala para asuntos europeos, Amelie De Monchalin, avisa de que “consideramos que la alianza con la extrema derecha como hemos visto en España no es una opción”. Albert Rivera debutó en política de la mano del Partido Liberal para ayudar a conseguir un gobierno de Estabilidad en España que no se apoyara en los independentistas. Las lìneas maestras de su discurso han sido siempre la "regeneración política" "apoyar un Gobierno de Estabilidad" y contribuir para "erradicar del poder a un Partido Popular corrupto". Tras las elecciones del 26 de mayo, su partido, bajo la férrea dirección personal suya, está haciendo lo contrario, dando entrada a las instituciones a la extrema derecha y colaborando a que "España NO tenga un gobierno de Estabilidad", sino todo lo contrario. Allá donde puede, se asocia con la extrema derecha, Vox, y PP para frenar gobiernos de regeneración y estabilidad del partido más votado, el Psoe. Fuentes del Eliseo apuntan a que “cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave y no van a tolerarlo”