lahoradigital.com
Edición testing    20 de abril de 2021

Ignacio Aguado

El portavoz nacional de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha sido elegido en las primarias del partido como candidato a las elecciones que se celebrarán el próximo 4 de mayo para optar por la presidencia de la Comunidad de Madrid. Bal ha ganado estas primarias con una amplia mayoría, consiguiendo el 89,43% de los votos de los afiliados, mientras que los siguientes candidatos más votados han sido Mercedes Núñez, con un 2,59%, y Carlos Álvarez de Toledo, con un 2,43%, en un proceso telemático en el que han participado 1.315 personas. Tras conocerse los resultados, el candidato por Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad de Madrid ha querido agradecer la confianza depositada en él, además de resaltar que su intención es que no gobiernen los extremos y alejar a la autonomía de los radicalismos.

Este domingo, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha despejado las dudas y finalmente la disolución de la Asamblea de Madrid tiene prioridad sobre las mociones de censura presentadas por Más Madrid y los socialistas. De este modo, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, consigue su objetivo que no es otro que deshacerse de sus socios de Gobierno, los que la hicieron presidenta, Ciudadanos, y que ahora le impiden desarrollar sus políticas neoliberales más cercanas a la extrema derecha de Vox que al centro que dice representar el partido naranja. Los partidos de la oposición, y entre ellos, el ganador de los últimos comicios, el PSOE de Ángel Gabilondo, han lanzado un mensaje de tranquilidad y de esperanza. Los socialistas madrileños consideran que están preparados para volver a ganar en las urnas, esta vez con la contundencia necesaria para desalojar del poder al PP que lleva más de un cuarto de siglo en la Puerta del Sol. La decisión está ahora en manos de los madrileños y las madrileñas.

Tras el huracán político despertado en Murcia que llevó a la disolución de la Asamblea de Madrid y la convocatoria de elecciones anticipadas por parte de Ayuso, la Mesa de este organismo ha recurrido la decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El órgano aceptaba ayer la disolución pero ya anunciaban que la recurrirían ante la Justicia al considerar que las mociones de Más Madrid y PSOE llegaron antes que la entrada en vigor de la disolución de la cámara. Apoyan el recurso sobre el artículo 21.2 del Estatuto de Autonomía que establece que un presidente no podrá disolver la Asamblea mientras se encuentre una moción de censura en trámite. Según la ley la disolución y la convocatoria de elecciones no entran en vigor hasta su publicación en el Boletín Oficial del Estado de la Comunidad de Madrid (BOCM), pero el embrollo político ha abierto un caos judicial con unos tribunales que deberán decidir si prevalece el anuncio de la disolución o las mociones. Además, en el recurso ante el Tribunal Superior se piden medidas cautelarísimas para que la justicia se pueda pronunciar en un plazo de 24 horas. De no prevalecer las mociones la convocatoria electoral se fijará el 4 de mayo.

Inés Arrimadas, Ignacio Aguado y Edmundo Bal han criticado a la presidenta de la Comunidad de Madrid por disolver un gobierno que a su juicio funcionaba bien y critican el discurso que dio Isabel Díaz Ayuso para justificar su decisión acusando a Ciudadanos de querer impulsar una moción de censura.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud tomará este miércoles una decisión definitiva de cara a las restricciones en Semana Santa. Ante ello, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha puesto sobre la mesa este martes una última propuesta que extiende al puente de San José el cierre perimetral y las medidas planteadas en el plan para Semana Santa a aquellas regiones donde el día 19 de marzo sea festivo. Así lo recoge el borrador que el Ministerio de Sanidad presentará este miércoles para debatir con las autonomías, unas medidas que no afectarán ni a Canarias ni a Baleares, según se indica en el texto.

El PP de Madrid se acerca cada vez más a las posiciones de ultraderecha de Vox. Isabel Díaz Ayuso confirmó en la Asamblea madrileña su firme apoyo a la polémica herramienta conocida como "pin parental", la medida estrella de la ultraderecha que está suspendida en Murcia por incurrir a la “ilegalidad” y vulnerar los derechos de los estudiantes. Vox presentaba el lunes la exigencia de incluir este veto en los presupuestos generales que llevan un retraso de dos años y tienen que aprobarse sin excepción este para incluir las medidas económicas de la pandemia. La formación ultra sabe que Ayuso necesita su apoyo para sacarlos adelante, pero Ayuso el lunes se mostraba firme estableciendo que “no hay adoctrinamiento en las aulas” y que Educación “no ha recibido una sola queja formal por parte de ninguna familia”. Pues bien, tres días después la presidenta posaba con la líder regional ultraderechista, Rocío Monesterio, para luego declarar en la Asamblea: “Si hay padres que quieren llevar a sus hijos a talleres donde se hable de conceptos LGTBI y contra el acoso me parece oportuno, pero habrá otros que decidan que no es así”.

El anuncio de que los centros de salud de la Comunidad de Madrid comenzarán a vacunar este jueves a los mayores de 80 años y al profesorado de la región ha sembrado el caos entre los profesionales sanitarios encargados de la vacunación, que se han quejado de la falta de planificación y los mensajes contradictorios del Gobierno. El lunes, el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, anunció que la inmunización de las personas mayores de 80 años que no viven en residencias empezaría la próxima semana, sin embargo, el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, fijó el operativo para este jueves. Este cambio de planes repentino dejó a los sanitarios llenos de dudas, con apenas dos días para organizarlo todo. “No hay material ni planificación y se perderán dosis”, han lamentado los profesionales, al tiempo que han denunciado que “las cosas cambian por momentos, por minutos, es una noria”.

La presidenta de la región, Isabel Díaz Ayuso, ha rectificado una vez más a su vicepresidente, Ignacio Aguado, al anunciar que este jueves, y no la próxima semana, se empezará a vacunar con el fármaco de Pfizer a las personas mayores de 80 años que no vivan en residencias. Esta decisión coincide con el inicio de la vacunación de policías locales, bomberos, personal de emergencias y profesores, a quienes se les administrará las dosis del fármaco desarrollado por AstraZeneca, y para los que se ha adecuado el estadio Wanda Metropolitano. Asimismo, este martes comienza la inmunización del personal sanitario de segunda línea, así como de veterinarios, forenses o personal de AENA en el hospital Isabel Zendal, a los que en los próximos días se sumarán 30.000 grandes dependientes y sus cuidadores que serán vacunados en sus domicilios o centros de salud.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, sigue relajando las medidas contra el Covid en Madrid y al mismo tiempo desafiando al Gobierno central para que las endurezca.

Isabel Díaz Ayuso, presidenta madrileña, anunció el lunes que relajaría las restricciones tomadas hace apenas dos semanas como medida para luchar contra la tercera ola de la pandemia, que deja cada semana cifras más altas en Madrid. La incidencia ya se sitúa en los 999,5 casos por cada 100.000 habitantes aumentando en una semana prácticamente 30 puntos y con gran parte de los municipios por encima de los 1.000 casos. No obstante, desde hoy viernes, en la Comunidad se podrán volver a reunir seis personas en terrazas frente a cuatro personas, anteriormente. Ayuso también ha prometido que “pronto se recuperarán las horas de los toques de queda”, ahora en las 22 horas, pero que volverá a las 00 horas en cuanto haya oportunidad. Mientras, la gestión de Ayuso sigue desafiando al Gobierno central como culpable y responsable de la situación madrileña a pesar de que estas medidas son responsabilidad regional y le dice que "si no está conforme que tome otras".

La situación del coronavirus en España parece estabilizarse a un ritmo muy lento pero el impacto de las cifras récord registradas hace dos semanas golpea ahora con toda su fuerza a los hospitales. La última actualización de Sanidad indicaba 38.118 nuevos contagios, cifra ligeramente por debajo del máximo registrado en toda la pandemia el pasado 21 de enero de 41.576, a falta de la actualización del fin de semana. No obstante, estos máximos llegan ahora a los centros sanitarios que se encuentran por encima de la cifra considerada como riesgo extremo de colapso. La ocupación de pacientes Covid en camas hospitalarias se encuentra en el 24% cuando el máximo riesgo marcado por Sanidad está en el 20%. La situación en las plantas UCI es aún más precaria superando en casi 20 puntos el riesgo extremo del 25% de ocupación, con un 44% de camas de cuidados intensivos ocupadas. Los datos proporcionados por las comunidades con las actualizaciones del fin de semana muestran un ligero descenso en el ritmo de contagios pero prácticamente todas las regiones españolas aumentan esta presión hospitalaria en una cifra que continúa creciendo, con las pocas excepciones de Cataluña, Canarias y Cantabria. Ante este escenario, todas las comunidades endurecen al máximo sus restricciones con la excepción de siempre, Madrid, donde los hospitales viven el mismo escenario que la pasada primavera pero, de nuevo, pasan las responsabilidades al Gobierno central para que tome medidas más duras. “A partir de ahora, si hacemos algo, será levantar esas restricciones”, indicaba ayer el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado.

El debate sobre la adquisición y realización de autotest como “prueba fiable” que justificara en los próximos días los masivos desplazamientos “vuelta a casa por navidad” de miles de españoles sigue presente desde las charlas con nuestros familiares o más allegados hasta el Ejecutivo. Sin embargo, se podría tratar de un resultado falso al no contar con los medios necesarios para su análisis. Las autoridades sanitarias han rechazado los test de autodiagnóstico como método eficaz para la detección de contagio, anunciado por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el pasado miércoles en la rueda de prensa del CISNS, así como la campaña de alertas que ha iniciado la organización médica colegial de España (OMC). Una vez más, el gobierno de la Comunidad de Madrid entra en disputa contra las exigencias del CISNS y sanitarios, concretamente el dirigente de Ciudadanos y vicepresidente Ignacio Aguado, quien exige la realización de estas pruebas diagnósticas en farmacias.

Madrid lleva semanas planteando que se puedan realizar test de detección rápida del Covid – 19 en las farmacias. Su objetivo es que toda la población madrileña pueda someterse a un test de antígenos antes de la campaña de Navidad para poder aliviar las restricciones, a pesar de la dificultad logística que esto conlleva. El vicepresidente, Ignacio Aguado, anunció que elevaría la petición al Consejo Interterritorial de Salud. A esto se sumó el Govern de Cataluña con la consellera de Salud, Alba Vergés. En cambio, el ministro de Sanidad, Salvador Illa ha contestado que no se niega a ello pero que las CCAA tendrían que presentar un plan detallado que asegure las condiciones de seguridad y eficacia en las farmacias. La presidenta Ayuso ante la negativa directa de la Agencia del Medicamento, elevó su petición a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Sanidad califica de inviable la propuesta del vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, de realizar test de antígenos a la población madrileña para garantizar el contacto seguro estas Navidades. La Consejería de Sanidad recuerda que son los consejeros los encargados de determinar la estrategia serológica de la Comunidad. Con la finalidad de establecer líneas de actuación rápidas y accesibles para doblegar la curva, la presidenta Díaz Ayuso ha solicitado a la Unión Europea la autorización para realizar estas pruebas en las farmacias, tras la negativa de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

El vicepresidente madrileño de Ciudadanos se aleja cada vez más del mensaje oficial de su Gobierno, que dirige Díaz Ayuso, y este domingo apostaba en una entrevista para El País por asumir más medidas para frenar la pandemia del Covid en la región. Aguado aboga ahora por un confinamiento total de la Comunidad que permita llegar con una incidencia muy baja a diciembre para salvar la campaña de Navidad. Esta propuesta se ha encontrado con la oposición directa de Ayuso, que sostiene que “este virus causa otras pandemias. No se puede rematar la economía”. El político de Ciudadanos parece confiar que el viernes, una vez finalice el Estado de Alarma, el Ejecutivo habrá logrado consensuar unas medidas para continuar con las restricciones. La presidenta madrileña mientras mantiene su apoyo a los confinamientos por distritos de salud, aunque parece que cada vez se encuentra más sola en la defensa de estas medidas.

El Gobierno central y la Comunidad de Madrid han celebrado este martes una nueva reunión del Grupo Covid-19, creado por ambas administraciones para coordinar la situación de la pandemia en la comunidad. El encuentro concluyó sin avances notables. El Gobierno, por su parte, justificó las restricciones aprobadas, mientras que la Comunidad de Madrid defendió el sistema de zonas básicas frente al confinamiento por municipios.