lahoradigital.com
Edición testing    28 de mayo de 2020

Fascistas

Históricamente, cuando algunos líderes políticos no democráticos, caudillos militares o autoridades religiosas se quieren hacer con el poder político, suelen acudir a la manipulación de las masas. En la mejor tradición goebbeliana y de sus famosos 11 principios de propaganda, no existen mejores argumentos para convencer que aquellos que no apelan a la razón. No existe mejor herramienta para convencer a una ciudadanía descontenta que apelar a las razones del nacionalismo radical o a los dogmas de cualquier religión integrista. Es mucho más difícil y más costoso construir una argumentación, un relato o una ideología basándose en la razón, en ideas que se crean a través de la reflexión racional que cualquier soflama populista que emana de las emociones o de sentimientos subjetivos.

Desde que Vox ha accedido a las instituciones algo está sucediendo en la sociedad española. Y algo muy grave. Salen los neonazis de las catacumbas de un fascismo que se dió por finiquitado. Desde que la Memoria de la Dignidad de los asesinados y tirados sus cadáveres en cunestas o fosas anónimas, se ha recuperado y se sacarán los restos del dictador del Monumento del Valle de los Caídos, se ha removido al monstruo. Ojo a las urnas, que el voto del fascismo se infiltra de nuevo en los gobiernos, municipales, locales, regionales y puede llegar al nacional, de la mano del PP y de Ciudadanos. Un hecho más, gritos e insultos a las puertas de Ferraz, sede del PSOE ha ocurrido a las 20:00 este jueves. Unos grupos fascistas se han concentrado para protestar contra la exhumación de Franco.
  • 1