lahoradigital.com
Edición testing    27 de octubre de 2020

extrema derecha

“Hasta aquí hemos llegado, señor Abascal”. Esta frase resonó con fuerza en el Hemiciclo para sorpresa de los diputados presentes en el debate de la moción de censura presentada por VOX. ¿Quién la pronunció? No fueron ni el presidente ni el vicepresidente del Gobierno socialcomunista, objetivo último de la estrategia política del Partido Popular y de VOX. Quien la pronunció fue Pablo Casado, el socio del señor Abascal desde las pasadas elecciones del 10 de noviembre de 2019.

Acabado el esperpento que el fascismo y sus amigas, las “derechitas cobardes” han representado en el Parlamento español tengo que decir que se confirman mis temores y advertencias; VOX, como hoy se llaman los fascistas españoles, ha protagonizado una brillante jugada propagandística consiguiendo dos días de protagonismo mediático indiscutible y algo peor: dos días lanzando impunemente soflamas y “pensamientos” abiertamente fascistas con las que la Brunete Mediática tendrá munición abundante para seguir reventando España y su Gobierno legítimo en las próximas semanas.

El Pleno del Congreso de los Diputados ha comenzado este miércoles con el debate de la moción de censura de la ultraderecha de Vox que propone como candidato a la presidencia de España a su líder, Santiago Abascal. El diputado ultraderechista, Ignacio Garriga, que será candidato de Vox a la Generalitat de Catalunya, ha sido el encargado de presentar esta iniciativa parlamentaria y ha estado más de una hora y media en la tribuna del Congreso lanzando sus soflamas contra la inmigración, la igualdad o la estructura autonómica del Estado. Después ha comenzado su discurso Santiago Abascal que prometía relatar su programa de gobierno pero se ha limitado a prometer unas elecciones antes de que acabe el año y después ha convertido su discurso en un mitin político en el que ha arremetido contra el Gobierno de Pedro Sánchez, contra el vicepresidente Iglesias, contra su indumentaria; pero también contra el proyecto europeo, la Unión Europea, contra China, contra los cómplices de los comunistas… en definitiva una retahíla de falsedades, de insultos, de datos falsos o de teorías conspiranóicas y negacionistas más propias de Donald Trump que de un político responsable y con altura de Estado.

Casado lleva dos años siendo rehén de la extrema derecha y a día de hoy, también se ha vuelto rehén de la corrupción de su partido. Hace unos pocos años, algunos politólogos, opinadores y comunicadores a sueldo, afirmaban taxativamente, que la histórica división ideológica entre izquierdas y derechas había pasado a mejor vida en nuestro panorama político. "Nuevos líderes” como Pablo Iglesias y Albert Rivera, que intentaban por cualquier medio hacerse un hueco entre los dos formaciones que se alternaron en el Gobierno de España desde 1982, abrazaron por puro tacticismo este nuevo dogma político que negaba la existencia de esos dos bandos opuestos. Hoy sin embargo, tenemos dos grandes bloques y Vox. Y hoy, también sabemos que España necesita una Oposición leal y responsable para reconstruirse tras la pandemia. Pero el líder del principal partido de la Oposición, Pablo Casado, ya no sólo es rehén de la ultraderecha, también lo es de la corrupción de su partido. No en vano fue jefe de Gabinete de Aznar y estaba en primera línea del partido durante los casos de Gürtel, Bárcenas, Púnica, Rato, y ahora Kitchen, entre otros.

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha lanzado a través de sus redes sociales un mensaje de denuncia para la situación que están viviendo dos de sus compañeros de Gabinete en el Gobierno. El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, han tenido que irse del lugar donde pasaban unos días de descanso debido al hostigamiento de personas de extrema derecha que señalaron incluso la casa en la que se encontraban. El propio presidente Sánchez y el resto de ministros se han sumado a los mensajes de repulsa. Entre los dirigentes de otros partidos, destaca lo dicho por Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid que acusó a Podemos de ser los importadores de los escraches a España.

VOX ha pasado olímpicamente, en el Pleno de hoy, del debate propiciado por la comparecencia de Pedro Sánchez sobre las Ayudas de los Fondos Europeos para la recuperación. Y buscando protagonismo, anuncia que presentará en septiembre una Moción de Censura, en teoría, al Presidente Pedro Sánchez y el gobierno de coalición.

Terminé mi último artículo con una frase que me salió del alma: “Dime para qué me sirves y te diré lo que vales para mí”. La frase se refiere al concepto de utilidad que determina la relación entre personas. No me voy a meter en el utilitarismo filosófico; no estamos para eso. Aquí voy a la relación entre personas que rige en la sociedad de nuestro país y de los países de nuestro entorno económico, ateniéndome a la realidad pura y dura. Y la realidad pura y dura nos dice que nos regimos por una máxima: Me importas en la medida en que me aportas algo que me interesa. Y en sentido negativo: Si no me aportas algo que me interesa, no me importas en absoluto.

Quizá sería un momento excepcional para recuperar los juegos de mesa con los niños en familia. Pero lo más probable es que en cada habitación de la casa haya una tele y una playstation y cada uno se entretenga con su mundo virtual y se lleve incluso su bandeja de comida. En el caso de familias humildes, el riesgo de repartirse el contagio del coronavirus entre todos aumenta por metro cuadrado y sin jardín, pero también la conciliación y el pasarlo juntos en casa. Lo cierto es que ahora, desde la noche del sábado 14 de marzo, sí nos lo creemos los españoles. La cara del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, su tono de voz, gutural y grave, aún sin escuchar sus palabras, ya lo decían todo. Llamaba a la unidad y a la lucha contra la epidemia mundial más contagiosa de este siglo. Los españoles estamos respondiendo en masa, ¿dónde están los patriotas de la pulserita?. Donde siempre, pisando la manguera cuando hay fuego.

A un joven alumno eslovaco, meses antes de la entrada de su país en la UE, le hice reflexionar sobre la importancia de su adhesión: “garantizar la democracia”, decía yo. ¡No!, contestó rotundo, eso era una cosa de mis padres y, vosotros (Europa) hicisteis poco, yo lo que quiero de Europa son carreteras como las tuyas, hospitales, universidades y coches y casas …, como las vuestras”. En definitiva, la democracia no era lo más importante ya se lo dijo Lenin a De los Ríos “¿libertad para qué?”. La libertad y la democracia son demasiado jóvenes como para dejarlas morir.

La gran sorpresa que ha deparado la repetición de elecciones del pasado 10-N ha sido la caída libre de Ciudadanos, que ha perdido 47 diputados, y el auge de la ultraderecha, que ha ganado 27, doblando su resultado. Vox, o la extrema derecha, se ha consolidado en España como la tercera fuerza política del país. El partido de Santiago Abascal ha pasado de tener 24 a 52 diputados en la representación del Congreso. Aquí explicamos quien es quien en Vox y de donde proceden los diputados que estarán presentes en la Cámara baja en cuanto se constituyan.

Minuto de oro de Santiago Abascal

Santiago Abascal cerró su participación en el debate electoral previo a las Elecciones del próximo 10N arremetiendo contra lo que la extrema derecha llama ''la dictadura progre''. Una dictadura que según el líder de la ultraderecha ''quiere enfrentar a los hombres y mujeres y condenar a abuelos y nietos''. Además expresó reiteradamente su deseo de liquidar el Estado de las Autonomías ''para devolver la igualdad a los españoles''

Pedro Sánchez arranca la precampaña, que en realidad nunca cesó al no haber aceptado los tres partidos de la oposición, PP, CS y UP, los resultados electorales y someter al Psoe a un bloqueo sin precedentes en la Democracia española, y europea. Tras escribir una carta épica a los militantes arengándoles a volver otra vez a crecerse en las urnas frente a los retos, recibió sin fisuras el apoyo de la dirigencia socialistas y barones territoriales en el Comité Federal donde volvió a apelar a la fuerza militante y a mirar al 10N con propuestas y "no perder ni un minuto en reproches" ("Podemos es pasado"). “España necesita un Gobierno moderado, estable y capaz de transformar y hacer frente a los grandes retos de nuestros tiempos”, dijo el líder de los socialistas. "O gobierna Sánchez, o gobierna el PP con el apoyo de CS y el programa de la extrema derecha de Vox", dijo una fuente socialista.

Tras más de 20 años en busca y captura, Carlos García Juliá, uno de los autores de la matanza de los abogados laboralistas de Atocha en 1977, fue detenido en Sao Paulo en diciembre de 2018. Ahora, nueve meses después, la Sala Segunda del Tribunal Supremo de Brasil ha aprobado por unanimidad la extradición del preso a España, donde fue condenado por la Audiencia Nacional a 193 años de cárcel en 1980.

Una noticia causó ayer una explosión en Twitter y Facebook, las únicas dos redes que el tiempo me permite seguir. García Egea, secretario general del Partido Popular, proponía que Sánchez y el PSOE se echaran a un lado permitiendo, con su abstención, que accediera a la presidencia del gobierno Pablo Casado con los votos de Ciudadanos, es decir, con la vicepresidencia de Albert Rivera. Las reacciones oscilaron entre el estupor y la hilaridad.

Del blog de Maria Mir-Rocafot