lahoradigital.com
Edición testing    30 de octubre de 2020

Donald Trump

Donald Trump y Joe Biden se enfrentaron cara a cara por última vez antes de las elecciones la madrugada del viernes. El debate fue sorprendentemente comedido y civilizado tras el bochornoso espectáculo que dejó el encuentro anterior que se basó en continuos ataques de Trump y no dejó lugar a mostrar ninguna visión política. El republicano decidió rectificar en este encuentro ya que las encuestas le posicionan 8’2 puntos por debajo de su contrincante y necesitaba ganar. Aun así y a pesar de esta considerable mejora, aunque el listón no era difícil de superar, el debate quedó bastante igualado. El presidente tuvo la oportunidad de mostrarse como un político normal y Biden demostró que todavía tiene agilidad. Las elecciones se celebrarán el próximo 3 de noviembre y este encuentro parece haber tenido poco efecto en sus posibles resultados.

Los vicepresidentes no suelen realizar labores destacables en la política estadounidense, pero el contagio de coronavirus del actual presidente, Donald Trump, junto a la tardía edad y las inquietudes sobre la salud de su rival, Joe Biden, han concedido una mayor importancia al debate electoral que se celebrará esta misma noche entre los números dos.

Trump enfermó de coronavirus. Como era de esperar. A pesar de la supuesta alta protección de que goza un jefe de Estado, y si es el del Estado más poderoso de la tierra, más aún. Pero Trump no es un jefe de Estado normal. Es más que atípico. Es disfuncional. Lo ha sido, y con exceso, durante el desarrollo de la pandemia y lo fue antes. En estos últimos días, cuando su enfermedad ha sido pública (el inicio de su infección aún no ha sido esclarecido) se ha mostrado más de lo mismo (1). Y todo indica que seguirá en esa línea.

El presidente de Estados Unidos ha regresado a la Casa Blanca este lunes tras estar ingresado tres días en el Hospital Militar Walter Reed por complicaciones provocadas por el Covid – 19. Trump fue muy criticado tras anunciar su positivo por su continua irresponsabilidad con la gestión del virus que ha llevado a un contagio que podría ser masivo en la Casa Blanca, aunque ninguna fuente oficial quiere informar de las cifras reales de contagios. Ahora, ha lanzado dos vídeos propios de un show hollywoodiense en el que adopta una posición triunfal por haber superado el virus, aunque su verdadero estado de salud sigue siendo una incógnita, y alienta a los estadounidenses a no temer al virus en el país que más muertes acumula por el mismo.

El presidente de Estados Unidos ha anunciado esta madrugada a través de Twitter que ha dado positivo en Covid – 19 junto a su esposa Melania. Ambos se sometieron a una prueba tras conocer el contagio de su directora de comunicación, Hope Hicks, con la que habían viajado sin llevar mascarilla. El pasado martes en el debate electoral contra Biden, el presidente se mofó de su contrincante por llevar mascarilla en todos los actos públicos. Ahora este contagio afecta directamente a la campaña electoral del republicano que se ha visto obligado a suspender los eventos previstos para los próximos 15 días y podría suponer la cancelación del segundo debate electoral, que se celebra dentro de dos semanas en Miami.

El primer debate celebrado en Ohio este martes por la noche entre los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, Trump y Biden, ha dejado uno de los más zafios espectáculos vistos en la política del país. Insultos, ataques personales y constantes interrupciones que dejaron al moderador, Chris Wallace, en una situación desesperada. Trump interrumpió a su oponente un total de 73 veces y atacó a su hijo, Hunter Biden, mientras que el demócrata calificó al presidente estadounidense de "payaso". El analista de la BBC, Anthony Zurcher, señalaba que el ganador era "el hombre que terminó menos cubierto de deshechos" en un debate en el que, Trump por atacar y Biden por ser constantemente interrumpido, no se sacó ninguna idea en claro.

La muerte de Ruth Bader Ginsburg, una de los nueve jueces del Tribunal Supremo de Estados Unidos (SCOTUS), ha abierto un nuevo frente de agria confrontación en una ya muy enrarecida campaña electoral. A mes y medio de la decisión (al menos sobre el calendario oficial), nunca han sido tantas las dudas sobre el funcionamiento normal de la provisiones electorales, legales e incluso constitucionales.

La compañía dueña de TikTok, ByteDance, ha decidido aliarse con Oracle, a quién venderá sus operaciones en Estados Unidos si el presidente americano aprueba el trato.

A dos meses exactos de las elecciones presidenciales, el ambiente político en Estados Unidos se enrarece por momentos. La crisis racial se agrava y amenaza con producir nuevos episodios de violencia y enfrentamiento social, la emergencia sanitaria está lejos de estar controlada, aunque parece disminuir en los últimos días (seis millones de casos y 183.000 muertos) y la perspectiva de una agria polémica sobre los resultados parece inevitable.

Iba a escribir yo un artículo sobre el amor; última de las virtudes teologales que me quedaba por tratar. Hasta me puse a buscar en mi mente un título que, siendo bonito, no resultara sentimental. Me prometía un trabajo relativamente fácil. Tanto se ha escrito sobre el amor que era cosa de acudir a la memoria y cribar el relleno de lo sustancial para no extenderme demasiado. No sería difícil relacionarlo con la Política si enfocaba el tema en las virtudes ciudadanas. Total, que me auguraba un día de gloriosa inspiración cuando la voz de la radio me dio un mazazo en la cabeza que me dejó tonta. Donald Trump, dijo la voz, está recuperando posiciones en la valoración de sus compatriotas desde que ha radicalizado aún más su discurso justificando el asesinato como medio de imponer la ley y el orden. Me espabiló un subidón de adrenalina que me dispuso a huir. Mi razón intervino. ¿Adónde? ¿Cómo? Y un súbito bajón volvió a atontarme. Porque no es solo en América donde la atmósfera se oscurece cada vez más y se vuelve cada vez más pestilente. No es solo en América donde el proceso de evolución del homo sapiens parece haberse invertido. Es el mundo entero el que parece haberse detenido de golpe para volver a arrancar marcha atrás.

La Convención Republicana dio comienzo el anterior lunes en Carolina del Norte, y finalizará el jueves de esta semana por la noche. El actual presidente, presente en el evento desde la primera noche, será nominado como candidato a la presidencia en las elecciones de noviembre, junto con Mike Pende como vicepresidente.

Emiratos Árabes Unidos e Israel han firmado un acuerdo con Estados Unidos como mediador por el cual pretenden normalizar sus relaciones diplomáticas y evitar, de momento, la anexión efectiva de los territorios ocupados en Cisjordania. El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha dado su beneplácito al acuerdo, por el que espera que se retomen las negociaciones entre palestinos e israelís y pueda hacerse efectiva la solución de los dos Estados. Sin embargo, la Autoridad Palestina ha rechazado el pacto que tacha de “agresión contra el pueblo palestino”.

El candidato demócrata, Joe Biden, ha tomado una de las decisiones más importantes de su campaña. Desde que en primavera anunciara que sería una mujer la que le acompañase en los comicios, Biden ha entrevistado a más de una decena de aspirantes, siendo finalmente Kamala Harris la elegida para optar a la vicepresidencia. En caso de que Biden salga vencedor en las elecciones de noviembre, Harris se convertiría en la primera mujer afroamericana y de ascendencia india en ocupar el cargo. La gran apuesta del candidato demócrata ha sorprendido a Donald Trump, que asegura que la combinación de Biden y Harris es “mala para América”.

Continua la polémica por la aplicación del momento en el que hace unos días Microsoft confirmaba su intención de comprar TikTok, y la compañía matriz de la app CEO de ByteDance aparecía con los comentarios borrados debido a las duras críticas de usuarios chinos en Twitter debido a la posible venta de la aplicación, en las que han acusado a Zhang Yiming de “traidor”.

El Gobierno libanés ha decidido poner bajo arresto domiciliario a todas las personas que desde 2014 hayan ejercido cargos de responsabilidad en el almacenamiento, protección e inspección de los materiales que el martes ocasionaron dos explosiones en el puerto de Beirut. Pese a que aún no se ha confirmado el origen de la detonación, todo apunta al incendio de 2.750 toneladas de nitrato de amonio acumuladas en condiciones precarias. Hasta el momento se han contabilizado 137 fallecidos, una cifra que se espera que continúe aumentado en los próximos días. Las labores de rescate continúan aunque los continuos cortes de luz ocasionados por la explosión, dificultan las mismas.