lahoradigital.com

disturbios callejeros

Ni un solo corresponsal extranjero entiende el extraño fenómeno que está sucediendo en España, donde la deslealtad con el Estado, el bloqueo y la irresponsabilidad política se banalizan mediáticamente y son utilizados como combustible altamente inflamable contra el pueblo, el orden público, y la desestabilidad territorial. Cuando Carles Puigdemont proclamó en 2017 la DUI, que inmediatamente desconvocó, Pedro Sánchez, entonces en la oposición y en las antípodas políticas de Rajoy, acudió a La Moncloa y se puso al lado del Presidente del Gobierno, incluso cuando privadamente le había dicho que personalmente “no estaba de acuerdo con la aplicación del art.155 en aquellas condiciones concretas”. De este modo demostró, cara al indepentismo catalán, al resto de España y a Europa, una Unidad con el Gobierno frente al desafío territorial.

La normalidad parece volver en Cataluña. No ha hecho falta alimentar los enfrentamientos con los tanques en la calle, el 155 y la Ley de Seguridad Nacional. Ente otras cuestiones porque no se daban las condiciones para ninguna de esas “soluciones” reclamadas por la derecha y la extrema derecha día si y día también.

Tras la reunión del Comité de Seguimiento de los acontecimientos de orden público acontecidos desde el pasado lunes en Cataluña, el ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska ha explicado que la violencia está retrocediendo gracias a que el “Estado actúa". "Seguimos deteniendo a quienes llevan a cabo hechos violentos y que nadie tenga duda de que el peso de la Ley caerá sobre ellos. No cabe impunidad". "Quiero volver a transmitir un mensaje político al independentismo. Estamos ante un problema de orden público como el que viven otras grandes democracias de nuestro entorno”. Es un escenario para el que el Gobierno estaba preparado desde hace semanas, y que responde con “firmeza, ponderación, y con arreglo al desarrollo de las circunstancias”. Lo primero que hizo Marlaska fue “agradecer la magnífica labor y coordinarión de todos los cuerpos de seguridad, Mossos, Policías, Guardia Civil y Guarda Urbana”.

Mientras el Gobierno está al frente del Gabinete de seguimiento interministerial, con el Presidente del Gobierno, la vicepresidenta y vaios ministerios, actuando y pidiendo "Unidad" y apoyo" a las tres grandes fuerzas políticas de la oposición, los líderes del PP, Pablo Casado y de CS, Alberti Rivera, se desplazaron este sábado a las calles de Barcelona a "criticar al Gobierno, echar leña al fuego" e intentar aprovechar la desgracia de un pueblo para rascar algunos votos con una flagrante deslealtad al Estado.

La tercera noche de batalla campal en Barcelona y el resto de capitales catalanas parece ir normalizando un poco su intensidad. Decenas de Mossos y policías heridos en los disturbios, así como más de treinta detenidos, y una treintena de heridos entre los violentos alborotadores, según informa Interior. Por otro lado, Fomento indica que el control en las vías de comunicación también poco a poco se va formalizando, si bien los violentos aún siguen con los cortes de carretera y el boicot al transporte público. En cuanto al joven atropellado, fuentes sanitarias aseguran que evoluciona favorablemente. Interior ha recalcado que 194 mossos y policías han resultado heridos, de un conjunto de 250 heridos.

¿Quien está detrás de Tsunami Democratic?. Los servicios de inteligencia del ministerio de Interior están investigando quien maneja los hilos de una plataforma, instalada en Instagram, que ya tiene más de doscientos setenta mil seguidores y que sigue una hoja de ruta, de guerrilla urbana, perfectamente diseñada, orquestada y distribuida a través de apps de móviles. Aplicaciones que cuestan mucho dinero, talento e inversión. TS mueve, como un comandante en jefe, a todo un ejército de miles de jóvenes anarquistas, que más allá de su ideología, están sirviendo como carne de cañón a las altas instancias del govern de Torra -brazo ejecutor a su vez del jefe Puigdemont-. En definitiva “el cerebro de Tsunami Democratic moviliza e inflama de rabia y fuego a los jóvenes catalanes para que sus Mossos les apaleen en las calles”.

  • 1

La propuesta de aumentar el precio del billete de metro en Chile fue el desencadenante (tan solo la gota que colmó el vaso) de una oleada de protestas inédita desde que el país latinoamericano recuperó la democracia en 1990. Detrás del fuego se encuentra uno de los pueblos que más sufre la desigualdad del mundo.

Analizando los acontecimientos de los últimos días en Cataluña, tanto a nivel nacional, pero también en el ámbito internacional, se llega a la conclusión de que existe un mínimo común denominador a todos los actores, políticos, tertulianos y periodistas de este “esperpento nacional del independismo a ninguana parte” que puede acabar en tragedia. Los catalanes, la mayoría al menos, y el resto de españoles asistimos mitad asombrados mitad asustados, ajenos a esta quimera llamada independentismo que nada tiene que ver con nosotros ni con ellos. A esta lamentable farsa iniciada por una burguesía catalana corrupta, por unos fanáticos adoctrinados en un independentismo imposible, y azuzada por unos irresponsables políticos de la derecha, en la oposición, que viendo que la casa arde, echan más gasolina para conseguir el premio: ganar las elecciones. Quien se abrase entretanto, poco a nada les importa. Y hablamos directamente de políticos tan irresponsables como: Torra, Puigdemont, Abascal, Casado, Rivera... y en menor medida Ada Colay y Pablo Iglesias. Estos dos últimos por su ambiguedad calculada en réditos electoralistas bastardos.

Sánchez asegura que el Comité de Crisis contempla todos los escenarios e investiga las redes que dirigen los disturbios en Cataluña

Una generación de políticos irresponsables y ambiciosos cuando no fanáticos ha convertido la política de España en un sin sentido, en un delirio, en un insulto para la inteligencia y en una falta de responsabilidad sin límites. Mientras hay un Gobierno que con firmeza "aguanta el pulso de los radicales violentos" que actúan como un ejército de guerrillas, promovido, impulsado y tolerado por los líderes del Govern catalán, -Torra y Puigdemont en el ojo del huracán-. Con una oposición liderada por políticos novatos, que desde el minuto uno han mostrado cero responsabilidad de Estado, incluso sin respetar el resultado de las urnas. Como consecuencia de esto, hoy Barcelona y Cataluña está siendo pasto de la violencia de grupos radicalizados, no ya solo independentistas, sino anarquistas y todo tipo de kale Borroca, adictos a la barricada, el incendio de coches, contenedores y lanzamiento de objetos contra la Policía. Sánchez ha pedido "Calma y Unidad" al tiempo que garantiza que "Tenemos previstos todos los escenarios y el Estado es fuerte para aplicar la Ley", ha dicho. "Un síntoma de fortaleza del Estado es no precipitarse". Actuar con sentido, pulso y proporcionalidad. Lo primero, reconociendo la eficacia de unos Mossos muy bien coordinados con la Policía Nacional, que de forma contenida y profesional, están echándose sobre sus espaldas las provocaciones y evitando incidentes de mayor gravedad.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha asegurado en el debate monográfico sobre la situación en Cataluña, que en esta autonomía existe un golpe de Estado y ha responsabilizado a Pedro Sánchez de posibles muertos como consecuencia de la tensión política. Con este alarde de tremendismo, el líder de Cs se ha referido a las declaraciones del presidente Quim Torra de la pasada semana que recomendaba la "vía eslovena" para solucionar el proceso de independentismo.