lahoradigital.com
Edición testing    10 de agosto de 2020

Comunidad de Madrid

Tras las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sobre el reparto del Fondo de Recuperación post Covid que impulsa la Unión Europea, el diputado socialista y portavoz de la Comisión de Economía y Empleo de la Asamblea de Madrid, Carlos Carnero, ha criticado que el Gobierno regional "sigue sin entender cuáles son los objetivos y la estrategia adecuada".

Durante los meses de mayo y junio, tras decrecer significativamente el número de casos en España por coronavirus, y tener “aparentemente” controlada la situación, la Consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid, ha detectado anomalías respecto a las medidas de prevención y seguridad en Residencias, mediante 12 inspecciones llevadas a cabo en los meses de marzo y junio.

El alcalde del municipio madrileño de Soto del Real, el socialista Juan Lobato, ha hecho público en sus redes sociales un altercado sufrido en su propio domicilio el pasado domingo de madrugada mientras su mujer y sus hijos dormían. Varias personas profirieron insultos hacia el regidor y, tras este incidente, varios vecinos de la localidad le han hecho llegar capturas de pantalla con acusaciones vertidas en la red que nada tienen que ver con la potestad del Consistorio, ya que dependen del decreto de la Comunidad de Madrid aprobado la semana pasada.

Así se ha expresado el Grupo Parlamentario Socialista (GPS), que ha denunciado este viernes que las cartas que está enviando la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad a las familias perceptoras actualmente de la Renta Mínima de Inserción les está provocando “una auténtica situación de angustia”, ya que les conmina a que en el plazo de 10 días presenten toda la documentación para acogerse al Ingreso Mínimo Vital del Gobierno central y les amenaza con perder la prestación autonómica.

Este martes, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha decidido implantar una medida que ya se tomó hace días en el resto de los territorios: hacer obligatorio el uso de la mascarilla, incluso en espacios abiertos. Así lo ha anunciado en una rueda de prensa junto a otras medidas como limitar las reuniones a un máximo de 10 personas o implantar lo que ha denominado como “cartilla covid” que ostentarán aquellas personas que “en estos momentos no pueden contagiar”. Con la asunción de estas decisiones, la Comunidad de Madrid asume que podría volver atrás ante la expansión de rebrotes de la enfermedad que se está produciendo en la región.

La Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, comunica con cuentagotas los nuevos rebrotes. Aparte del de Fuenlabrada, y un centro de oficinas, ha registrado apenas brotes de Covid19, con otros dos nuevos durante el fin de semana. Sin embargo, la presidenta Isabel Díaz Ayuso, está siendo muy cuestionada por el personal sanitario madrileño, que ya llevan varias huelgas y sospechan que Salud de Madrid podría haber tomado la decisión de "no buscar para no encontrar". Dado que en Madrid se contabilizan un total de 73.944 casos positivos y 8.450 muertes desde el inicio de la pandemia, la contratación de rastreadores se está produciendo tras saberse que la región "solo cuenta con 189 trabajadores encargados de localizar a personas que han estado en contacto directo con pacientes confirmados de Covid-19". Estos datos hacen sospechar, que una vez más, la CAM podría estar administrando sus datos con arreglo a las conveniencias de imagen.

Este jueves se han reunido representantes del Ministerio de Sanidad y de la consejería madrileña para para tratar la situación del Aeropuerto de Barajas, así como los casos positivos que puedan desencadenar un posible rebrote en la región madrileña que deba, incluso, obligar a un posible confinamiento. También se ha planteado la posibilidad de imponer el uso obligatorio de mascarilla independientemente de si se mantiene o no la distancia social, al igual que han hecho el resto de comunidades. Pero el Consejero Enrique Ruiz Escudero no lo considera necesario. Tan solo han instado a los jóvenes a usar la mascarilla y evitar aglomeraciones.

El PSOE denuncia que las instrucciones publicadas por el gobierno de la Comunidad de Madrid para el próximo curso 2020-2021 ponen en riesgo la comunidad educativa, afectando a todas las etapas de la educación no universitaria.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, se ha mostrado optimista este miércoles y ha calificado como “una buena noticia, sobre todo para la ciudadanía” la puesta en marcha de la Comisión de Estudio para la Recuperación e Impulso de la Actividad Económica y Social de la Comunidad de Madrid tras la pandemia.

Un reportaje en profundidad sobre la situación laboral de las auxiliares de ayuda a domicilio y el negocio que empresas privadas y administraciones se montan con los dependientes.

La profesión de las auxiliares de ayuda a domicilio representa el esfuerzo, la ética y la humanidad dentro el engranaje de nuestra sociedad en el desempeño de su trabajo: la atención a personas vulnerables. ¿Quién no ha tenido un familiar en apuros que ha necesitado de alguien con experiencia y titulación que le cuidara cuando nuestras vidas personales y profesionales no nos lo permiten? Las auxiliares de ayuda a domicilio, tanto como las auxiliares de geriatría o de dependientes conforman un pilar fundamental en nuestra sociedad para cuidar de los más vulnerables. ¿Y qué reciben a cambio? La gratitud de los familiares y usuarios de quienes cuidan por una parte, y por otra, precariedad laboral y falta de reconocimiento profesional.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, la 'popular' Isabel Díaz Ayuso, y su asesor Fernando Burgueño, llegaron a comparar el coronavirus con la gripe. Sin embargo, es algo que parece haber olvidado, ya que ahora acusa al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, de hacerlo.

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, ha defendido este lunes haber actuado "con la máxima lealtad institucional" y "de la mejor manera posible". Sin embargo, el dirigente socialista ha revelado que "nadie va quitarme la opinión" de lo que ha pasado en los últimos meses en la región y ha advertido que "siempre antepondré el interés general a los intereses partidistas".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha reconocido, casi sin darse cuenta, que su Ejecutivo ha tenido siempre la gestión de las residencias de ancianos de la Comunidad de Madrid y su objetivo debió ser proteger a los residentes de la pandemia del coronavirus. Lamentablemente, más de 6.000 personas han fallecido en estos centros desde el inicio de la crisis del Covid-19. Informaciones periodísticas dejan cada vez más claras las decisiones que se tomaron desde las altas instituciones madrileñas y los protocolos que dejaron sin atención a decenas de enfermos. Este jueves, en una entrevista en Telecinco, Díaz Ayuso, enumeraba las diferencias entre lo sucedido en el Ayuntamiento de Madrid, donde las fuerzas políticas han cerrado acuerdos de reconstrucción, y la Comunidad de Madrid. Uno de sus argumentos fue las diferentes competencias de ambas administraciones y citó como propias de su Gobierno la gestión de las residencias.

“Madrileñofobia”, fenómeno que ha generando un gran protagonismo en redes sociales causando la preocupación e impotencia de los madrileños que han respetado en todo momento las normas impuestas durante el estado de alarma. La repulsión del resto de comunidades está generando faltas de respeto y desempatía hacia los residentes de la capital de España, principalmente de las zonas costeras, que tienen miedo a que haya un rebrote del virus por el turismo madrileño.

El drama de las residencias de ancianos durante la pandemia del coronavirus se hace cada vez más crudo a medida que se conocen las decisiones sanitarias que se tomaron durante los días más duros de la extensión de la enfermedad. Este jueves 18 de junio, el diario El País publica un video de una sesión informativa en el Hospital del municipio madrileño de Parla en el que un facultativo explica el protocolo que iban a seguir en el inminente colapso de los hospitales madrileños. El internista explica que las camas UCI “se van a asignar al paciente que más se beneficie de ello no por gravedad, sino por años de vida recuperables. Eso es drástico, es horroroso, ojalá no nos hubiera tocado vivirlo”. Es una prueba más que demuestra la decisión de no atender a personas ancianas, de residencias o con historiales clínicos con patologías graves. Desde la Comunidad se afirma que esta charla solo era una sesión interna de simulación de un escenario concreto y que tuvo lugar el 18 de marzo.