lahoradigital.com
Edición testing    20 de abril de 2021

Comunidad de Madird

Este Gobierno local, dirigido por Sara Hernández, ha evaluado la situación actual de la pandemia y la subida de contagios que se registran cada día. Es por eso, que el municipio piensa que todavía se pueden imponer más restricciones con el fin de frenar los positivos, y para garantizar la seguridad de sus vecinos, se ha preferido suspender las actividades culturales durante los próximos 15 días.

Después de varias semanas conviviendo con la nieve, o el actual hielo tras su transformación, el diagnóstico meteorológico para los próximos días es de intensas lluvias. Sin embargo, un nuevo miedo atrapa a los madrileños. En este caso, son los avisos por inundaciones tras la fuerte tempestad con la que “Filomena” ha descargado en la capital de nuestro país, unido a los desastres que ha causado como posibles tuberías heladas, roturas o colapso de hojas o residuos. Es por eso que varios municipios de Madrid están solicitando la supervisión y limpieza de esta empresa pública que gestiona el agua. Además, la anunciada decisión de suprimir la ayuda de la Unidad de Emergencia Militar (UME) en la Comunidad de Madrid cuando aún están afectadas muchas calles y localidades ha llevado a su Alcaldesa, Noelia Posse, ha mostrarse en contra de las actuaciones de la presidencia regional.

Un fuerte temporal que ha llevado a distintos municipios madrileños, sin entender de rivalidad o afiliación política, a solicitar la denominación de “zona catastrófica” tras las pérdidas, y que acaba de conceder el Consejo de Ministros, la Comunidad de Madrid ha considerado oportuno pasar del nivel 2 al 1 por mejorar los efectos de las inclemencias climatológicas, traduciéndose en la finalización de las tareas de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en estas zonas. Esta organización ha trabajado sin descanso en estos 12 últimos días a partir de 350 efectivos y ha limpiado calles y carreteras, rescatado a personas atrapadas, y han trasladado a sanitarios y pacientes, entre muchas otras labores. Ahora, los Ayuntamientos de los 179 municipios de Madrid deben valerse por sí mismos frente a los problemas ocasionados por “Filomena” sin ayudas proporcionadas por el Estado.

La Comunidad de Madrid aplaza la apertura de los centros educativos hasta el próximo miércoles. Sin embargo, este Ayuntamiento no ha querido demorarse y ha puesto en marcha un plan para despejar las calles de los efectos provocados por el temporal “Filomena” cuanto antes. Con el objetivo de garantizar la vuelta a los colegios en el plazo exigido, Alcobendas ya ha adecuado los accesos a los centros y sus calefacciones.

El número de caídas a consecuencia de la nieve no ha parado de incrementarse desde el pasado fin de semana. El paso de la borrasca Filomena ha supuesto que el 40% de las consultas en hospitales sean a consecuencia de este tipo de incidencias, suponiendo la rotura de radios y caderas en muchos de los casos. Las urgencias se encuentran en una situación de colapso total, puesto que el número de contagios en la Comunidad de Madrid por coronavirus no para de aumentar, tras el fin de las celebraciones de Navidad - 3.663 nuevos casos registrados en las últimas 24 horas y 24 fallecidos-. Ante la falta de recursos, como suministros de sangre, las autoridades sanitarias recuerdan no salir de los domicilios, siempre que se pueda evitar. Para todos aquellos madrileños que se vean en la obligación de desplazarse, la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT) ha publicado una guía de recomendaciones para evitar este tipo de caídas.

El Ayuntamiento de Coslada ha emitido una rueda de prensa en la que denuncian un incumplimiento generalizado de las medidas de restricción contra el coronavirus durante el día de Nochebuena. La Policía Local sancionó a varios locales y personas que no cumplían con las medidas de protección, sobre todo por falta de mascarilla o reuniones de más de seis personas. Numerosos bares permitieron a lo largo de todo el municipio la venta de bebidas alcohólicas que fueron consumidas fuera del recinto de sus establecimientos y concentraron a grandes multitudes. Destacan especialmente la actuación del Bar Colombia, donde la multitud llegó a colapsar por completo la zona peatonal y el tráfico de vehículos en los alrededores y tuvieron que intervenir varias dotaciones de la Policía Local y la Policía Nacional. De esta forma, desde el Ayuntamiento han anunciado el despliegue de un dispositivo de seguridad especial durante el día de Nochevieja para evitar un escenario similar.

Las calles de Madrid se llenaron ayer con miles de manifestantes que denunciaban la construcción del nuevo negocio de Ayuso que ya supone, como mínimo, 100 millones de euros. El hospital se ha inaugurado supuestamente hoy con, tan solo, 111 trabajadores de los 699 que necesitaban para abrir uno de sus pabellones. De las 1.000 camas prometidas, solo se han instalado 240 pero, aun así, la comunidad continúa con sus esfuerzos de reubicar personal en vez de contratar refuerzos, lo que CC.OO. califica como “surrealista”. Los sindicatos y organizaciones sanitarias protestaban por “el ladrillazo hospitalario” que solo ha servido “para la gloria de Ayuso y sus amigos los constructores”, con contratos a dedo que aun no se conocen en su totalidad. Los profesionales reclaman que se destine dinero a reforzar una sanidad pública que queda más deteriorada cada año con el negocio de las privatizaciones y que se acabe con este tipo de construcciones que suponen “un insulto para la ciudadanía”. “Si tenemos, por desgracia, una tercera ola en enero, vamos a tener muchos más problemas sanitarios que ahora porque estarán llenos los hospitales otra vez. Los trabajadores están en estrés y no van a poder aguantar mucho más”, mantienen desde UGT con preocupación por la falta de contratación y dinero realmente invertido para la sanidad pública.

El pasado 13 de noviembre la Consejería de Educación de Madrid envió una carta al Ministerio rechazando 1.904.699 euros destinados al Programa para la Orientación, Avance y Enriquecimiento Educativo (PROA+). Este programa sirve para crear un plan de apoyo, motivación y acompañamiento para aquellos estudiantes que tienen necesidades educativas específicas y que Madrid ha rechazado por falta de participación. Desde la Federación de asociaciones de padres y madres del alumnado (FAPA) Francisco Giner de los Ríos han emitido un comunicado en el que exigen a la Consejería que acepten estas ayudas que son ahora más necesarias que nunca por los problemas a los que se enfrenta la educación en plena pandemia. Señalan que la gestión del Gobierno regional durante el Covid – 19 “está siendo una tomadura de pelo”, que quedan muchísimos puestos de profesores sin cubrir y que PROA+ funciona con gran éxito cuando la Administración lo apoya. Madrid, a pesar de conocer el plan desde verano, no informó a los centros hasta finales de septiembre, dejando 15 días hábiles para que pudieran solicitarlo. Mientras rechazan este plan y este dinero, desde el Ejecutivo madrileño exigen al Ministerio de Educación más ayudas económicas y amenazan con despedir a los profesores de refuerzo por coronavirus que finalizan su contrato el 22 de diciembre, lo que afectará a cientos de alumnos.

Una manifestación por parte de los sindicatos médicos en la que solicitarán al Gobierno de Madrid, una mejora en los sueldos, el reforzamiento de las plantillas, la concesión de un complemento por riesgo de contagio por coronavirus y la disminución de la precariedad en el sector

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, medita la posibilidad de establecer un toque de queda en Madrid y en otras regiones de España, como posible medida para luchar contra la pandemia. Para garantizar la aprobación de la propuesta, planteada por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, Illa advierte de la necesidad de establecer un nuevo Estado de Alarma que diera cobertura legal a la medida. Y para ello, el Gobierno tendría que tener la garantía del resto de grupos políticos del Congreso de los Diputados para alargar la propuesta más allá de quince días.

Este viernes a partir de las 22:00 horas comenzaron las restricciones a la movilidad en la Comunidad de Madrid que afectarán a 4,8 millones de madrileños. Estas restricciones se extienden a diez municipios, fundamentalmente del sur, además de la propia ciudad de Madrid. Las medidas permiten la movilidad dentro de cada área municipal, pero restringen horarios y aconsejan salir para lo imprescindible e intentar no reunirse salvo lo estrictamente necesario y con pocas personas, los parques seguirán abiertos y los colegios y universidades funcionando también. Estas restricciones limitarán las entradas, salidas y aforos de los madrileños, aunque no excluirán las llegadas procedentes de otras ciudades o de Barajas (recuérdese que Barajas sólo ha aportado el 0,2 del toal de los contagios). El comité de expertos científicos ha asegurado que los durísimos datos de incremento de contagios, hospitalizados y UCIs (el 37% del total nacional) apuntan a que la situación en Madrid es muy grave y por tanto las medidas son inevitables aunque el pulso que el gobierno regional de Ayuso ha echado al Gobierno de la Nación y al comité de científicos, ha hecho que estas medidas lleguen más tarde de lo debido. Aún así, la inmensa mayoría de las Autonomìas las aprueban, salvo Madrid, que ha recurrido a los tribunales.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una entrevista para Antena 3 ha confirmado que Madrid no volverá a la fase de confinamiento e insiste que las medidas que el Gobierno Central ha tomado se basan únicamente en un motivo político. Además, ha enfatizado acerca de la actitud tomada por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien apoyó desde un principio las medidas tomadas por la presidenta, y el pasado viernes cambió de opinión inesperadamente.

Este martes es el segundo día de limitaciones a la movilidad de las 37 zonas básicas sanitarias de la región en las que la incidencia acumulada de los últimos 14 días es superior a 1.000 por cada 100.000 habitantes. Según ha adelantado la presidenta Isabel Díaz Ayuso es posible que en los próximos días se amplíen esas medidas a otras áreas o incluso a toda la Comunidad, en función de la evolución de la pandemia. En el primer día de confinamiento, los alcaldes de los municipios afectados se quejaron porque hay otras ciudades con más incidencia que no han sido confinadas. Es el caso del área de Las Fronteras, en Torrejón de Ardoz. Y, por otro lado, los expertos se preguntan por qué se ha decidido aplicar restricciones por encima de los 1.000 casos cuando se recomienda que el peligro llega ya con tasas superiores a 200 casos.

Una ciudad en la que más de 200 policías locales controlarán el perímetro de las 26 zonas más afectadas por los nuevos brotes por coronavirus, con el fin de garantizar el cumplimiento de las medidas anunciadas el pasado viernes por la Comunidad Madrid

Madrid no puede más y Sánchez acude al rescate. Ayuso caerá quemada en la hoguera, como un pelele, en la fiesta de San Judas, como sucedió con Cifuentes, pero los que mueven los hilos, quedarán con sus políticas ultraliberales y sus negocios a costa de la Salud de los madrileños. Estos dos fatídicos días de septiembre, el 17 y el 18, en los que el gobierno de la Comunidad de Madrid estuvo desaparecido, previamente se había afirmado y negado a sí mismo, pasarán a la historia por transitar del "déjadme a mí" o "se han ensañado con Madrid", al "me siento sola" . Ya ha pasado la primavera negra del Covid y el verano del desastre donde la pandemia se puso fuera de control. Ahora toca doblar el espinazo: "Sánchez, ayúdanos".