lahoradigital.com
Edición testing    23 de octubre de 2020

Ciudadanos

El líder de Unidas Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha sido el autor de uno de los discursos más celebrados este jueves en el Congreso de los Diputados, donde incluso ha tenido buenas palabras hacia el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, tras hacerse oficial su ruptura con la ultraderecha gracias a su 'no' a la moción de censura planteada por Santiago Abascal y los suyos contra el Ejecutivo de coalición.

El estudio demoscópico del Centro de Investigaciones Científicas del mes de octubre sigue manteniendo en primer lugar al PSOE en intención de voto, con un 30,8%. Muy por detrás se sitúa el PP, con unas previsiones que le darían el respaldo del 18,9% de los votos. Vox recupera la tercera posición, con el 12,5% de los apoyos que supera a Unidas Podemos, con el 11,7% de los sufragios. Estos porcentajes, traducidos a escaños, permitirían a las formaciones del Gobierno de coalición alcanzar los 172 diputados, rozando la mayoría absoluta. Sin embargo, la suma de PP y Vox se quedaría en 122 escaños, menor a lo que sacarían los socialistas en solitario.

Santiago Abascal, líder de Vox, lleva adelante el plan de presentar una moción que defenderá en el Congreso su candidato a las elecciones de la Generalitat, Ignacio Garriga, los próximos 21 y 22 de octubre. A pesar de que ningún otro partido le apoya, el grupo ultra opina que esta "ésta es la mejor forma de hacer oposición” contra un Gobierno que consideran “ilegítimo” y proponen a Abascal como el candidato idóneo para gestionar la crisis del coronavirus. El resto de grupos, considera que la prioridad ahora es la lucha contra el virus. Incluso sus socios de la derecha, PP y Ciudadanos, han criticado esta moción aunque el PP es el único partido que no se pronuncia sobre su voto en aras de continuar su pulso contra el Ejecutivo central y podría optar por la abstención.

Ignacio Agudo, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, por el partido de Ciudadanos, afirma que la proclamación del Estado de Alarma era una medida “evitable”. La continuación de las restricciones aceptadas era la opción basada en el diálogo. Aguado pide disculpas a los madrileños por el “fracaso” reiterado de los políticos, en primera persona, especialmente los regionales. Aguado fue quien pidió ayuda el pasado 17 de septiembre al Gobierno Central asegurando que la situación en Madrid era alarmante e insostenible. Después Aguado se enfrentó a la presidenta Díaz Ayuso, cuando ésta, tras acordar, con el ministro Salvador Illa el 29 de septiembre una serie de restricciones y confinamientos de todo Madrid, como reconoció publicamente el propio Aguado, la presidenta se desdijo y se echó atrás, enfrentándose con el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Aguado ha sentido vergüenza ajena del gobierno del que forma parte, ya que daban datos como buenos, cuando en realidad "los datos eran y son muy malos", dijo el vicepresidente.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, cree posible evitar la imposición de un nuevo estado de alarma en la Comunidad de Madrid si el Gobierno regional rehace la orden del Ministerio de Sanidad, según los criterios del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), para restringir la movilidad. Además, ha pedido a Sánchez y Díaz Ayuso que “eviten el choque” y no den “espectáculos bochornosos”.

La propuesta es la respuesta de la organización juvenil del Partido Socialista por la decisión del pleno del Ayuntamiento de Madrid de eliminar del callejero de la capital los nombres de Largo Caballero e Indalecio Prieto. Se trata de una iniciativa de la ultraderecha de Vox que ha sido respaldada por PP y C’s haciendo un uso torticero de la Ley de Memoria Histórica.

La Sesión de Control al Gobierno ha elevado el tono cuando el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha criticado que tanto el Partido Popular como Ciudadanos apoyasen el "fraude de ley" de Vox para quitar los nombres a las calles a los dirigentes socialistas Largo Caballero e Indalecio Prieto en Madrid, lo que ha considerado "perverso" y que ratifica la imposibilidad de entendimiento con la formación ultraderechista.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha publicado su barómetro del mes de septiembre, basado en una muestra de 3.000 personas. Los resultados mantienen al PSOE como primera fuerza política, con una estimación de voto del 31,5% subiendo casi cuatro puntos. Pero la mayor recuperación corresponde a Ciudadanos, que sube 4 puntos y alcanza el 10,6% de los votos en la estimación, lo que le podría dar 30 diputados. Sin duda, los españoles empiezan a premiar la vuelta de Ciudadanos al centro y la estrategia de Inés Arrimadas contraria a la que llevaba su antecesor Albert Rivera. El PP y Vox bajan 3 puntos el primero y cuatro puntos el segundo y luchan por mantener sus apoyos que cada vez son menores, fruto de su frentismo en la oposición. UP baja también unas décimas. El más valorado sigue siendo Pedro Sánchez, líder del Psoe y presidente del Gobierno.

El líder los socialistas madrileños, en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, no oculta que quiere un cambio de Gobierno en la Comunidad. Aunque fue el ganador de los comicios del pasado año, no reclama para sí la presidencia de la región, sino que ha instado tanto a Ciudadanos que retire su apoyo a la 'popular' Isabel Díaz Ayuso por su "estremecedora gestión de la pandemia, "dejando caer un mandato al que no augura mejores tiempos". Gabilondo ha dicho que nadie se ensaña con Madrid, "lo único que se ensaña con Madrid son los datos, más del 30% de nuevos positivos, hospitalizaciones y UCI, están en Madrid", dado que Ayuso ni ha contratado rastreadores, ni sanitarios, ni docentes, como fue su compromiso en el mes de junio y lo ha dejado todo al albur de un nuevo hospital, IFEMA, innecesario si realmente los Centros de Salud abrieran y tuvieran dotación de médicos y enfermeras.

El Partido Popular se ha vuelto a ver sumido por un caso que queda fuera de la política. La conocida como 'Operación Kitchen', relacionada con el espionaje de la formación que lidera Pablo Casado al que fuera su tesorero, Luis Bárcenas, ha llevado a su socio de Gobierno en varias comunidades y municipios a pedir que se cree una comisión de investigación con el fin de sacar a relucir esta trama. Sin embargo, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha pedido también que no se deje de lado la presunta 'corrupción' de Podemos.

La mayoría del Partido Popular y Ciudadanos en la Mesa de la Asamblea, órgano rector de la institución, ha hecho presión para aprobar un calendario de sesiones que, a juicio de los socialistas, "limita seriamente la actividad parlamentaria e institucional". Ambos grupos parlamentarios han rechazado la propuesta del PSOE de ampliar el número de sesiones de las Comisiones y Plenos, y habilitar semanas declaradas inhábiles en la propuesta de estos dos grupos.

Así lo ha advertido el secretario general del PSOE de Madrid, José Manuel Franco, ante la situación descontrolada de la pandemia en la Comunidad de Madrid, algo que afecta sobremanera al resto de regiones limítrofes por su alta movilidad con la capital. Es por ello que ha confirmado que se encuentran estudiando proponer a una persona "aunque no sea socialista" para la Presidencia de la Comunidad por "higiene democrática".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prosigue su ronda de consultas con los principales líderes políticos este jueves. En esta ocasión, ha sido el turno del portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, quien se ha mostrado abierto a negociar unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) centrados en la industria y en la reactivación, tal y como ha reclamado tras la reunión.

Este jueves, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, continúa recibiendo en La Moncloa a los portavoces de los distintos grupos políticos parlamentarios en su búsqueda de los apoyos necesarios para aprobar los próximos Presupuestos Generales del Estado. Ayer, hubo un nuevo portazo de Pablo Casado a cualquier negociación de las cuentas públicas, pero por la tarde, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, confirmó su predisposición a negociar en el momento crítico en el que está viviendo España y llamó a todos a dejar las ideologías radicales al margen. Sánchez se ve hoy con Gabriel Rufián, de ERC; y Aitor Esteban, del PNV. Y por la tarde, a través de video conferencia contactará con los portavoces del Grupo Plural, de Bildu y del Grupo Mixto.

El pasado mes de julio, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, volvía de Bruselas con un extraordinario acuerdo que traerá a España alrededor de 140.000 millones de euros para la recuperación económica tras la crisis de la Covid-19. Ahora, el siguiente paso para activar esa ayuda es aprobar unos Presupuestos Generales del Estado que den a la Unión Europea la certeza que nuestro país va por el buen camino. Por eso, el jefe del Ejecutivo tiene una máxima prioridad durante los próximos meses que no es otra que reunir apoyos para contar con unas nuevas cuentas públicas. Este martes, en una entrevista en la Cadena Ser, el dirigente socialista ha apelado nuevamente a la unidad del resto de los partidos, asegurando que “no es momento de vetos”. Es el mismo mensaje que ayer expresó a la patronal y representantes de la sociedad civil. Y repetirá discurso en la ronda de negociaciones con los portavoces parlamentarios que inicia este miércoles. El presidente también se ha referido a la situación epidemiológica de nuestro país y ha reconocido su preocupación, aunque ha descartado un nuevo confinamiento general “no hay justificación de un estado de alarma con medidas igual de duras para todo el territorio”, ante la desigual situación. No obstante ha dicho que a la vista de los nuevos datos: "nos preocupan el estado de la epidemia y la salud pública madrileña", algo que ha sentado fatal al Partido Popular.