lahoradigital.com

CDR

Analizando los acontecimientos de los últimos días en Cataluña, tanto a nivel nacional, pero también en el ámbito internacional, se llega a la conclusión de que existe un mínimo común denominador a todos los actores, políticos, tertulianos y periodistas de este “esperpento nacional del independismo a ninguana parte” que puede acabar en tragedia. Los catalanes, la mayoría al menos, y el resto de españoles asistimos mitad asombrados mitad asustados, ajenos a esta quimera llamada independentismo que nada tiene que ver con nosotros ni con ellos. A esta lamentable farsa iniciada por una burguesía catalana corrupta, por unos fanáticos adoctrinados en un independentismo imposible, y azuzada por unos irresponsables políticos de la derecha, en la oposición, que viendo que la casa arde, echan más gasolina para conseguir el premio: ganar las elecciones. Quien se abrase entretanto, poco a nada les importa. Y hablamos directamente de políticos tan irresponsables como: Torra, Puigdemont, Abascal, Casado, Rivera... y en menor medida Ada Colay y Pablo Iglesias. Estos dos últimos por su ambiguedad calculada en réditos electoralistas bastardos.

El segundo aniversario del referéndum unilateral del 1-O ha transcurrido sin grandes altercados. Muy diferente a lo ocurrido hace solo un año, pese a que los Comités de Defensa de la República (CDR) mantienen un perfil bajo entre sus filas a la espera de responder con "desobediencia civil" a la sentencia del 'procés'.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha hecho su Consejo de Ministras en la Llotja de Mar de Barcelona, tal como estaba previsto para este viernes, mientras que cientos de manifestantes se congregaban en los alrededores del edificio para protestar por esta presencia. Antes del Consejo, el presidente se ha reunido con la alcaldesa de Barcelona Ada Colau quien le ha expresado su apoyo a la pacificación de la crisis territorial. Por otro lado, las calles cercanas a la Llotja de Mar, se llenaron de manifestantes independentistas, que al menos hasta el mediodía trascurrieron de forma pacífica.Por su parte, tanto Albert Rivera e Inés Arrimadas, como Pablo Casado se han mostrando cada vez más hipercríticos, y hasta furiosos, en la medida en que la sintonía entre Sánchez y Torra, Madrid y Barcelona, era más palpable.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha arremetido en el Congreso de los Diputados contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, después de que el jefe del Ejecutivo lanzase un nuevo aviso a Cataluña: "si rompen la legalidad habrá una respuesta contundente".

La Fiscalía Superior de Catalunya ha abierto diligencias para determinar si pudo haber falta de actuación de la policía catalana durante los cortes de tráfico de las autopistas por parte de los CDR

  • 1

La huelga general convocada por el sindicato minoritario CSC y avalada por varias entidades independentistas y el propio Gobierno catalán no ha tenido el efecto esperado. Tanto los servicios públicos como los grandes comercios e industrias han funcionado con normalidad pese a algunos cortes de tráfico provocados por los Comités de Defensa de la República (CDR).

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha asegurado en el debate monográfico sobre la situación en Cataluña, que en esta autonomía existe un golpe de Estado y ha responsabilizado a Pedro Sánchez de posibles muertos como consecuencia de la tensión política. Con este alarde de tremendismo, el líder de Cs se ha referido a las declaraciones del presidente Quim Torra de la pasada semana que recomendaba la "vía eslovena" para solucionar el proceso de independentismo.

El vicesecretario de Organización del PP ha afirmado que si las misivas enviadas por el Gobierno son para iniciar un proceso que instaure la ley en Cataluña, el PP estará de lado del Ejecutivo.

La vicepresidenta ha pedido al president que no puede inhibirse “cuando ocurren situaciones que provocan intranquilidad en la ciudadanía” y ha avisado que los últimos acontecimientos acaecidos en Cataluña “tendrán consecuencias”.