lahoradigital.com
Edición testing    5 de julio de 2020

Brexit

Se consuma el Brexit y una oleada de decepción abruma a todos los europeos. Así son los divorcios: una salida, aunque dolorosa, y casi siempre costosa económicamente, a la convivencia donde una parte, o las dos, se sienten incómodas.

El juez Pablo Llarena pide a Reino Unido que continue con la tramitación de la euroorden contra la exconsejera de la Generalitat, Clara Ponsatí, al carecer de inmunidad tras el Brexit. Además, mantiene las órdenes nacionales e internacionales de detención.

El próximo 1 de febrero de 2020, Reino Unido abandonará la Unión Europea, pero gracias a que la salida ha sido acordada, se iniciará un periodo de transición con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2020. De esta forma, el país seguirá aplicando las reglas comunitarias hasta dicha fecha y el futuro dependerá de la relación que negocien Bruselas y Londres en los próximos meses.

El Parlamento Europeo aprueba el acuerdo del Brexit, que supera el penúltimo escollo para su puesta en vigor. Fue aprobado por 621 votos a favor, 49 en contra y 13 abstenciones. El Consejo todavía debe aprobarlo por mayoría cualificada.

Este histórico viernes 31 de enero el Reino Unido se retira formalmente de la Unión Europea y se inicia el periodo durante el cual se negociará la relación futura. Por ello, Pedro Sánchez y Michael Barnier se han reunido para repasar las prioridades de la futura negociación. El Gobierno español quiere establecer una relación lo más estrecha posible y las materias prioritarias son la pesca, la agricultura, y los servicios (como el transporte aéreo).

El polémico líder conservador ha dado a su partido la mayor victoria electoral en décadas y supone el espaldarazo definitivo al brexit británico. Ahora, los planes de Johnson se empezarán a ejecutar de inmediato. Por su parte, los laboristas cosechan uno de sus peores resultados históricos lo que acaba con el liderazgo de Jeremy Corbyn. El resultado de las urnas supone también la presencia de un nuevo problema en el horizonte de la política inglesa y es el gran triunfo del Partido Nacional Escocés (SNP) que podría abrir la puerta a un nuevo referéndum de independencia en Escocia.

Boris Johnson ha ganado probablemente la batalla política de su vida. Ha persuadido a un número suficiente de británicos para imponer su estrategia y su designio. El tiempo dirá si el rumbo que ha fijado este nuevo timonel conduce al país al desastre, como sostienen muchos analistas, o si, por el contrario, se abrirá paso un futuro prometedor.

Los partidos políticos británicos han decido librar la siguiente batalla del Brexit en un campo distinto al actual: del Parlamento a la calle. Con apenas alguna excepción menor (sólo 20 votos en contra por 438 a favor), los diputados aceptaron la disolución de la Cámara de los Comunes y el sometimiento al veredicto de las urnas, el próximo 12 de diciembre, después de que la oposición se asegurara un nuevo aplazamiento de la fecha de salida de la UE.

El primer ministro británico, Boris Johnson ha logrado su objetivo de tener un nuevo Parlamento británico antes de Navidades, el 12 de diciembre, de esta manera podría conseguir la aprobación de su acuerdo del Brexit, con la esperanza de ''cambiar el sentido'' de Westminster y culminar con la salida de la Unión Europea el próximo 31 de enero. Para ello, la ley deberá de completar la tramitacion en la Cámara de los Lores y ser ratificada por la Reina Isabel II, a tiempo para los 25 días lectivos en los que prescribe la ley

Esta reunión se ha celebrado con motivo del acuerdo al que llegaron ayer Boris Johnson, el primer ministro de Reino Unido, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Los 27 ha suscrito el acuerdo alcanzado entre Reino Unido y la Unión Europea y confían en que sea ratificado por el parlamento británico y parlamento europeo. Pedro Sánchez ha destacado la importancia que este acuerdo tiene para el comercio de la UE.

A escasas horas del comienzo de la cumbre de los líderes políticos en Bruselas, Reino Unido y la UE llegan a un acuerdo para el Brexit. Sin embargo, Boris Johnson tendrá que pasar por varios filtros como la votación por mayoría en el Parlamento Británico, necesitaría de todos los apoyos para sumar incluidos los de la DUP y también el del parlamento europeo. Los unionista irlandeses de la DUP ya han anunciado su negativa, lo que supondría una complicación en el acuerdo para una futura salida de Reino Unido el próximo 31 de octubre.

La secretaria de Estado de Comercio en funciones, Xiana Méndez, ha presidido hoy el Consejo Interterritorial de Internacionalización, en el que se ha acordado una estrategia a seguir en cuanto al Brexit y a las tensiones arancelarias con Estados Unidos. El objetivo de estos planes es actuar en favor de la internacionalización de la economía española, en su doble faceta de promoción comercial y de atracción de inversión extranjera en España.

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha afirmado tras la celebración del Consejo de Ministros, que el Ejecutivo de Pedro Sánchez, aunque en funciones, tiene mecanismos institucionales y leyes para “afrontar los retos” a los que se enfrenta España, tanto nacionales, refiriéndose al tema catalán; como internacionales, con el Brexit y los aranceles a productos españoles como grandes preocupaciones. Precisamente, el ministro de Agricultura, Luis Planas, ha tachado de inaceptables las medidas de EEUU. Y la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha querido mandar un mensaje de tranquilidad recordando los buenos marcadores de la economía española ante la situación económica internacional.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, presidió ayer la reunión de la Comisión Interministerial para el seguimiento del proceso de retirada del Reino Unido de la Unión Europea. Esta reunión, de carácter extraordinario, se ha producido debido a la proximidad del 31 de octubre, fecha marcada por el propio Boris Johnson, primer ministro británico, para una salida con o sin acuerdo de la UE.

El primer ministro británico lleva a su país a una grave crisis institucional al cerrar el Parlamento hasta el 14 de octubre para impedir que la cámara frene la posibilidad de un Brexit sin acuerdo. Los laboristas de Corbyn ya buscan forzar un debate de emergencia que obligue al Gobierno a buscar una prórroga con la UE para no salirse de las instituciones europeas por las bravas