lahoradigital.com
Edición testing    31 de octubre de 2020

Beirut

Un equipo de rescate chileno ha detectado señales de vida de los restos de un edificio en el barrio de Mar Mikhael. La operación oficial fue detenida horas después de su comienzo, y retomada por voluntarios hasta que se retomó con normalidad esta mañana. Todavía no se ha confirmado el encuentro de los presuntos supervivientes.

Las causas de la horrible doble explosión en el puerto de Beirut, que causó la muerte de 160 personas, herido a miles más y privado de sus casas a centenares de miles, tardarán en esclarecerse, si es que alguna vez se llega a saber lo ocurrido. El almacenamiento fraudulento e incomprensible, durante años, de 2750 toneladas de nitrato de amonio, un compuesto altamente volátil, ha evidenciado la quiebra del Estado libanés: descontrol oficial, información deficiente, falta de seguridad básica y descoordinación de los servicios públicos.

Este lunes el primer ministro libanés Hasán Diab anunciaba su dimisión después de las explosiones en el puerto de Beirut, que dejan más de 200 muertos y 7.000 heridos. Con él cae todo el Gobierno que no ha resistido la presión ciudadana ante la debacle vivida.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, participó en la Conferencia Internacional de Apoyo a Beirut y la Población Libanesa que se celebró este fin de semana de manera telemática. Nuestro país se ha comprometido a sumarse a la acción internacional coordinada en apoyo al pueblo libanés tras la tragedia del pasado 4 de agosto. Este martes 11 de agosto, España enviará un avión con material de emergencia para la Cruz Roja que incluye material médico y 10 toneladas de trigo.

De nuevo Beirut arde en llamas. Esta vez por la explosión en un almacén repleto de nitrato de amonio en el puerto libanés, una peligrosa carga que llevaba más de seis años almacenada sin control de seguridad. Sobre las 18:15 (17:15 en España peninsular) de este martes 4 de agosto, Beirut volvió a arder y esta vez la guerra no fue el motivo. Las autoridades libanesas investigan las causas de la explosión y el primer ministro, Hassan Diab, afirmó que no se sentirá "satisfecho" hasta encontrar a los responsables. Hasta el momento se cifran en al menos un centenar los fallecidos y en más de 4.000 los heridos de esta tragedia.

  • 1