lahoradigital.com
Edición testing    26 de febrero de 2021

Artur Mas

El juez de Barcelona, Joaquín Aguirre, ha autorizado una operación que se ha saldado, de momento, con una docena de detenidos por presuntos delitos de malversación, prevaricación y blanqueo de capital. La justicia investiga si varios empresarios habrían tenido acceso a subvenciones y adjudicaciones irregulares del Govern y otras administraciones para luego inyectar este dinero en el proceso independentista, entre ellos la financiación del movimiento popular en protesta contra la sentencia del procés, Tsunami Democràtic. Entre los detenidos se encuentran Xavier Vendrell, David Madí y Oriol Soler, empresarios que contaron con posiciones en partidos independentistas catalanes y que formaron parte del “estado mayor” del procés. También se investiga, entre otras cosas, la estructura que sostiene al ex – president huido a Bélgica en su residencia en Waterloo.

El presidente de la Generalitat de Catalunya va a llevar a cabo una remodelación exprés de su gabinete para adecuar el ejecutivo a la nueva realidad política de los post convergentes tras el trasvase de cargos desde PDECat a JxCAT. Abandonan el Gobierno el conseller de Interior, Miquel Buch; la consellera de Empresa Ángels Chacón; y la consellera de Cultura, Mariángela Villalonga. Y entran Ramón Tremosa, Miquel Sàmper y Ángels Ponsa. Este movimiento de Torra aleja también la posibilidad de un inminente adelanto electoral a expensas de lo que ocurra en unas semanas cuando el president tiene la vista oral en el Supremo que podría inhabilitarle.

Fue una quimera bien orquestada por un grupo de políticos que quisieron hacer historia y dinero a costa de la ensoñación y el engaño de muchos. Todo arranca con los líderes políticos de la burguesía catalana, los Pujol, Maciá Alavedra, Artus Más... que pisaron el acelerador del Espanya ens roba, en las calles, mientras ellos se lo llevaban crudo en los despachos camino a sus bancos en Suiza, Panamá y otros paraísos fiscales a lo largo de todo el mundo. Convergencia i Unió siempre jugó fuerte con el nacionalismo para ordeñar las arcas nacionales. Les fue saliendo bien…mientras respetaron la ley. Después no les quedó mas remedio que “derramar la tinta del calamar del independentismo" para intentar salir impunes del proceso. Culminaron la farsa, hicieron delinquir a otros a sabiendas… y ahora vienen los años de cárcel y los llantos.

  • 1