lahoradigital.com
Edición testing    2 de marzo de 2021

ancianos

Por primera vez desde que se inició la campaña de vacunación en España, la incidencia de coronavirus entre los mayores de 65 años vacunados contra la enfermedad ha descendido con respecto al colectivo de la misma edad que no está inmunizado. Así lo ha anunciado este lunes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, confirmando que esa bajada “es mucho más rápida en residentes que en otros grupos” y, sobre todo, “más que en aquellas personas de 65 años que no viven en residencias”. Siguiendo esta línea, Simón ha celebrado un descenso de la incidencia a nivel general, pero advierte de que los datos del coronavirus “siguen siendo todavía muy altos”, por lo que no es partidario de rebajar todas las medidas ni tampoco hacerlo muy rápido. Asimismo, el director del CCAES ha expuesto como razonable la consideración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de recomendar la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford para los mayores de 65 años en ciertos países con dificultades logísticas para avanzar en su proceso de vacunación, al tiempo que también ha tratado el tema del pasaporte de vacunación y la difícil retención de la variante británica.

Desde la Unidad Central de Participación Ciudadana y desde todas las Jefaturas Superiores de Policía, la Policía Nacional advierte de un nuevo modelo de estafa. “La vacuna a domicilio” es un nuevo fraude que amenaza la seguridad de los ancianos. Los delincuentes se hacen pasar por sanitarios bajo la excusa de suministrar la dosis indicada contra la Covid-19, con el simple objetivo de adentrarse a sus hogares para cometer cualquier tipo de delito.

Un informe publicado por Amnistía Internacional carga contra la falta de atención precisada a los ancianos en las residencias durante la pandemia de coronavirus, estimando que la “ineficacia” en las medidas adoptadas, así como la falta de “gestión adecuada” por parte de las autoridades han llegado a vulnerar “al menos cinco derechos humanos” de las personas mayores residentes. La investigación centra el foco en las residencias de Madrid y Cataluña, por ser las dos regiones españolas donde más fallecimientos por Covid-19 ha habido y donde los protocolos indicaban que no hubiera derivación de los ancianos a los hospitales, vulnerando así su derecho a la salud, a la vida y a la no discriminación, a la vez que su derecho a la vida privada y familiar y a una muerte digna también fueron negados. Con este informe, Amnistía Internacional denuncia lo sucedido en las residencias durante la primera ola y establece que es tiempo de reconducir la situación en esta segunda ola, ya que sigue siendo “alarmante”.

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta, se defiende de la negativa de llevar a ancianos dependientes a residencias medicalizadas, argumentando que estas personas se encontraban muy delicados de salud y era contraproducente proceder a cambiarles de centro. La noticia se conoce después de que la Comunidad de Madrid también aprobara un protocolo parecido, algo que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, considera que podría ser una ilegalidad.

Según los datos ofrecidos por Sanidad Mortuoria de la Comunidad de Madrid, el 87,7% de los 13.931 fallecidos con coronavirus en la Comunidad de Madrid desde el inicio de la pandemia tenía 70 años o más. Esto demuestra el gran riesgo que tienen los mayores si contraen la enfermedad. por otro lado al menos 6 niños de entre cero y 9 años habrían perdido la vida por covid 19.

Francisco Fernández Marugán, Defensor del Pueblo, avisa que la crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto las carencias en las residencias de mayores. El defensor pide que se revise profundamente el sistema residencial y mejorar la calidad de la atención que reciben.

Carmen Calvo, Vicepresidenta Primera del gobierno defendió el jueves 7 de mayo, la necesidad urgente de modificar la gestión de la residencia de ancianos ante las miles de muertes provocadas el Covid 19. El objetivo principal es mejorar las condiciones en las que se encuentran los mayores en estos centros

Atender sus necesidades, ofrecerles servicios a domicilio, la cesta de la compra a casa, ayuda gratuita, teleasistencia, o apoyo psicológico son algunas de las iniciativas que el Ayuntamiento de Alcobendas ha comenzado a hacer para atender las necesidades de sus mayores.

La crisis del Covid-19 no consigue separar a una pareja de ancianos, Antonio y Antonia, ingresados en el Hospital Mesa del Catillo de Murcia

El pueblo pocense de Herrera del Duque ha establecido 30 euros de compra mínima para evitar salidas innecesarias durante el confinamiento producido por el Estado de Alarma en España.

El Gobierno ha puesto a disposición de las Comunidades Autónomas todos los recursos de las residencias para mayores privadas. El Ejército intervendrá en labores de desinfección y asistencia a los mayores.

Fernando Simón, a preguntas de este periódico, confirma que se está preparando una órden muy estricta para estos centros y que se hará pública hoy o mañana

Con la llegada de la pandemia del Covid-19, las primeras medidas gubernamentales se centraron en proteger a nuestros mayores, es especial aquellos que viven en las residencias de ancianos. Pero el virus no parece detenerse y cuando entra en uno de estos centros se convierte en una auténtica ‘bomba biológica’. Se sabe que el virus pone en grave riesgo la vida de las personas con una salud más débil o aquellos que tienen patologías previas, eso unido a su rápida transmisión, hace que cuando el Covid-19 entra en una residencia se expande sin remisión causando numerosas muertes entre los más mayores. Se trata de una de las mayores tragedias que dejará a su paso esta crisis sanitaria. Por eso, ahora se trabaja a contrarreloj para medicalizar estos centros y salvaguardar la vida de nuestros mayores.

  • 1