lahoradigital.com
Edición testing    1 de diciembre de 2020

Ana Pastor

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha intervenido este jueves en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados para responder de forma dura y tajante a la diputada del PP y ex ministra de Sanidad, Ana Pastor. Durante cuatro minutos, Illa ha proclamado un discurso contestando a las acusaciones de la diputada, que considera que “su tiempo se ha acabado” y pidió la dimisión del ministro. El siempre pausado titular de Sanidad, endureció su discurso, que no sus formas, para contestar a las acusaciones que le llegaron desde el PP y recordó que "el objetivo de todos debe ser proteger la vida de los ciudadanos".

Era un secreto a voces que Pablo Casado y, sobre todo, algunos de sus barones territoriales de más peso estaban cada vez más alejados de las formas de su portavoz en el Congreso, la incisiva Cayetana Álvarez de Toledo. Y en la plena calma que da el mes de agosto, el líder popular ha decidido cesarla y remodelar parte de su cúpula directiva con la entada de la nueva portavoz, Cuca Gamarra; a la que se suman el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida y Ana Pastor. La diputada popular por Barcelona ha reaccionado airada y con dureza a la decisión de su partido y tras conocerse la noticia reunió a los medios a las puertas del Congreso para afirmar que “el señor Casado considera que mi concepción de la libertad es incompatible con su autoridad. Es una visión que no comparto”. Y añadió que la decisión es “perjudicial para el grupo parlamentario, para el PP y para una España fuerte, adulta, moderna y de ciudadanos libres e iguales”. Si este movimiento es un intento de Casado de regresar al partido a la moderación, no parece que le vaya a salir gratis la apuesta.

La vicepresidenta segunda del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, ha confirmado en Twitter que ha dado positivo en la prueba del COVID-19.

Reyes Maroto inaugura la VI edición del Foro Hotusa Explora, a la que asistirán aproximadamente unas 1000 personas.

Este jueves tuvo lugar el último debate de la campaña 10-N, protagonizado solo por mujeres y emitido por La Sexta. María Jesús Montero (PSOE), Ana Pastor (PP), Inés Arrimadas (Cs), Irene Montero (UP) y Rocío Monasterio (Vox) han participado en este encuentro apenas un día antes del cierre de la campaña. La dirigente y ministra socialista, consiguió mantener el temple frente a los ataques recurrentes de las representantes del resto de formaciones, las tres derechas y Podemos. Las declaraciones de la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, demonizando inmigrantes, homosexuales, menores, mujeres que "se inventan las denuncias de falso maltrato o agresión"... dieron una idea muy exacta de lo que amparan los dos partidos de la derecha, PP y Cs, que lejos de poner un cordón sanitario a la extrema derecha, lo han hecho contra el PSOE. Por su parte, la podemita Irene Montero, digna alumna de su jefe y marido, como siempre, con su carta a los Reyes Magos. En el debate se palpó la diferencia entre las dos Montero, que representan a la izquierda; la joven e inexperta, que se lee las "solapas del libro y copia dos o tres ideas efecto..." y la otra, la ministra de Hacienda, la que escribe los libros, pone en marcha las medidas y sabe lo que cuesta hacer avanzar la economía de un país, sin dejar a las clases trabajadoras atrás, sino poniéndolas por delante.

El candidato a la Presidencia del Gobierno del PP, Pablo Casado, ha anunciado este miércoles, en el Foro Nueva Economía, que si gana las elecciones generales de este domingo y logra gobernar, Ana Pastor será una de sus ministras, como ya fue con Aznar o Rajoy.

Teodoro García Egea, secretario general del Partido Popular, ha presentado este lunes el lema de campaña de su formación. Los populares quieren llamar a la concentración del voto de la derecha y así apela a su electorado a que decida su voto "Por todo lo que nos une".

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, estuvo este domingo en La Sexta repasando la actualidad política y los últimos acontecimientos relativos a la negociación entre su formación y Unidas Podemos. Uno de los temas más controvertidos fue la crisis catalana. Los socialistas y miembros de En Comú Podem tuvieron una serie de cruce de acusaciones en las redes sociales al afirmar Calvo que “una de las personas que se sentó el otro día a la reunión de negociación propone un Gobierno de concentración soberanista para Cataluña”.

Con este título que se asemeja a una canción del maestro Sabina, comienzo el artículo de opinión con esta reflexión: La mentira desprestigia a quien la dice, no a quien va dirigida.

La Sala responde al escrito de la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxel Batet, que no puede elaborar el informe que se le requiere y deja en manos de la Mesa de la cámara baja la decisión sobre la suspensión de los derechos de los diputados catalanes que están siendo procesados en el Supremo por los hechos del ‘procès’.

El presidente del Partido Socialista de Cataluña, Miquel Iceta, ha sido entrevistado por 'El Objetivo' de Ana Pastor, donde ha apuntado hacia un gobierno "a la portuguesa", no sin advertir que la participación de Unidas Podemos en el mismo "hay que discutirla y acordarla".

El líder de la formación naranja, Albert Rivera, ha tendido la mano por primera vez de forma pública a Santiago Abascal, aunque sigue insistiendo en que prefiere formar gobierno con el Partido Popular.

La entrevista que ha llevado a cabo la presentadora de “El objetivo”, Ana Pastor, a Pablo Iglesias nos ha dejado un rifirrafe y multitud de titulares.

Ana Pastor, presidenta del Congreso, ha defendido la legislación española contra la violencia de género en su visita a Finlandia. Ha señalado que la violencia contra la mujer es algo “indispensable” para el buen desarrollo de las políticas de igualdad en toda la Unión Europea.

Después de ‘censurar’ los términos “fascista” y “golpista”, el Partido Popular ha pedido a Ana Pastor que se retire del Diario de Sesiones la acusación de “corrupto” que la formación recibe por parte de otros grupos. Sin embargo, consideran que no se debe descartar el “traidor” que Pablo Casado deja caer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cada vez que puede, ya que “de una persona que traiciona la Constitución claro que se puede decir”.