lahoradigital.com
Edición testing    9 de agosto de 2020

Alfonso Alonso

El presidente de la Xunta de Galicia, el popular, Alberto Núñez Feijóo, ha estado este martes en un desayuno informativo en Madrid. En plena precampaña electoral, el dirigente gallego ha considerado una buena noticia el acercamiento a Ciudadanos, pero sigue recelando del partido ‘naranja’ ya que considera que cambia muchas veces de opinión y le ha acusado, incluso, de ser el germen de la Moción de Censura a Mariano Rajoy. Sobre los comicios, está convencido de que Vox no tendrá representación en Galicia y ha situado la pelea electoral de todos contra él.

Solo un día después de haber sido señalado por sorpresa como candidato del Partido Popular a las elecciones vascas del próximo 5 de abril en sustitución de Alfonso Alonso, Carlos Iturgaiz ha hablado sobre la polémica decisión de la Ejecutiva nacional del PP y cómo encara la campaña.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha sorprendido este domingo con su decisión de apartar de forma fulminante a Alfonso Alonso como candidato a lehendakari e incluso inmediatamente ha dado el nombre de la persona que lo sustituirá en la carrera electoral el próximo 5 de abril: Carlos Iturgaiz, ex presidente de los 'populares' vascos y ex eurodiputado en Bruselas durante 15 años. Iturgaiz, ni es del agrado de gran parte de los populares vascos, ni es considerado, por los grupos, un político que esté acorde a los tiempos actuales de convivencia que vive el Pais Vasco. De hecho, el primer llamamiento de Iturgaiz ha sido a la confrontación, lo que recuerda la época de la guerra con ETA, algo que ha sido superado ya en la región.

El líder del PP vasco, Alfonso Alonso, en declaraciones a los medios a su llegada al Parlamento Vasco, ha manifestado que tiene la confianza de Pablo Casado y ha pedido terminar con el ruido generado en torno a su posible candidatura a lehendakari

Políticos de nuevo cuño y poca experiencia vienen afirmando en los últimos cinco años que la división entre la derecha y la izquierda no tiene ya razón de ser en España ni en el mundo. Se trata de una intencionada confusión mental. Hoy, las clases trabajadoras están en un proceso de explotación creciente que creímos superado durante las décadas de los ochenta, noventa y primeros años dos mil. Concretamente, los gobiernos conservadores de Aznar y Rajoy, se encargaron de retroceder notablemente los logros laborales y derechos civiles adquiridos tras la muerte del dictador, y que con tanto ahinco trajeron los gobiernos socialistas de González y Zapatero. Una gran parte de la llamada clase media, de los noventa, ha visto como se convertía en "clase pobre", o en trabajadores que no llegan a fin de mes, excluidos sociales en paro y sin prestaciones. Al tiempo que el poder y la riqueza se acumulaba en las élites, defendidas por los partidos de la derecha. Hoy más que nunca, la ciudadanía debe saber que los autodenominados partidos de centro, Ucd, Cds, UpyD, o más reciente Ciudadanos, incluso de centro derecha, PP, han acabado arrastrados por las políticas de la extrema derecha racista, xenófoba, homófoba. Aquí intentamos explicarlo.

  • 1