lahoradigital.com

Albert Rivera

En las declaraciones de Albert Rivera, tras el anuncio del presidente del Gobierno de convocatoria de elecciones para el 28 de abril, una de las frases más repetidas por el líder de Ciudadanos es “tenemos que evitar que Sánchez vuelva a resucitar el gobierno Frankenstein, con los bolivarianos y los golpistas de Cataluña”. Para Rivera, “se han acabado los pactos vergonzosos con Torra, Bildu, Iglesias, Junqueras y Rufián” -metiendo a todos en el mismo saco. Según Rivera, él “meterá a España en el siglo XXI y lo sacará del antiguo siglo XX de los pactos”.

No se había producido la votación y ya la Brunete Mediática y Política estaban en la siguiente fase del plan; la cuadrilla debe marear al toro patrio para que no piense, no vaya a darse cuenta de que con los presupuestos de Sánchez se evaporan decenas de medidas orientadas a recuperar sus derechos perdidos .

En la segunda jornada del juicio al procés, que coincide con la presentación de los Presupuestos Generales del Estado, bajo la atenta mirada de la prensa internacional y que tiene en vilo a la sociedad española, será la fiscalía quien intente rebatir la argumentación de parte de las defensas. El juicio, al igual que la presentación de los PGE se iniciaron ayer martes, 12 de febrero, fecha que quedará como una de esas que cambiarán la historia de España. Tanto los ultras de la derecha, como los del secesionismo sueñan con que este juicio dependa de los PGE y éstos, del Procés. Un sueño imposible que quedaría, en ambos casos, al margen del Estatuto y la Ley, y que el Gobierno de Sánchez ha insistido hasta la saciedad que no permitirá. En medio de todo ello, suenan tambores de fecha electoral. Podrían ser en abril o en octubre las elecciones generales. Esa será la decisión de Sánchez.

Partido Popular, Ciudadanos, Vox, Falange, Hogar Social… toda la derecha y la ultraderecha, habían convocado a los “españoles de bien” en la mañana de este domingo para pedir la dimisión del presidente del Gobierno y protestar contra lo que consideran una “traición” de Pedro Sánchez. Fuentes de la Policía Nacional, facilitados por la Delegación del Gobierno, han cifrado la asistencia a la convocatoria en 45.000 personas, una cifra muy lejana a otras manifestaciones históricas, como los 700.000 asistentes del Orgullo Gay en 2018 o las 170.000 personas que estuvieron en la última marcha del 8M. Y eso que Casado y el PP, había puesto autobuses gratis desde todos los rincones de España para acudir a Madrid.

🔴 Sánchez asegura que la ultraderecha ha radicalizado a PP y C's para volver a una España regresiva
🔴 La batalla en las redes sociales por la manifestación de Colón
🔴 La manifestación de Colón en imágenes

Traidor, okupa, felón, cobarde, ridículo, incapaz, desleal, irresponsable, rehén, mentiroso, ególatra, mediocre, incompetente o ilegítimo son solo algunos de los calificativos que ha recibido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del líder de la oposición, Pablo Casado. Por todo ello, el tripartito de derechas ha llamado a los ciudadanos a acudir a la Plaza de Colón de Madrid este domingo para "salvar España", lo que recuerda a tiempos predemocráticos de hace más de cuatro décadas.

Quiso la leyenda dar el nombre de Don Julián al gobernador de Ceuta que facilitó la entrada a Hispania a los invasores musulmanes allá por el siglo VIII. Quiso el azar, para quien no crea en otra cosa, que allá por 1970, la España nacional-católica de Franco provocara en el alma de Juan Goytisolo un grito de reivindicación del traidor. Era el grito de un alma lúcida a la que resultaba insoportable contemplar a España hundida en la ignorancia, la miseria, la degradación moral bajo la bota de la dictadura. Frente a la realidad mugrienta, brutal del godo, apareció en la memoria de Goytisolo la grandeza de al-Ándalus en todo su esplendor, y de alegoría del traidor por antonomasia, Goytisolo convirtió a Don Julián en metáfora del redentor de España. Muchos no se lo perdonaron. Unos porque la escasa luz de sus intelectos no les permitió ni atisbar lo que Goytisolo veía; otros, porque se reconocían traidores sin redención posible.

Hay momentos en la historia de la humanidad en que parece desatarse una epidemia de locura. Psicólogos y sociólogos achacan el fenómeno a las crisis que afectan a los sufridos componentes rasos de la sociedad. Cientificistas aquejados de pesimismo afirman que la humanidad se dirige a su destrucción impelida por el destino inexorable que exterminó a los dinosaurios. Uno que no descarte otras realidades podría creer que, un buen día, unos dioses burlones decidieron paliar su aburrimiento privando a los mortales del recto uso de su razón. La causa puede ser cualquier cosa, pero es lo de menos cuando las consecuencias de la chifladura universal amenazan conducir a todos a la ruina; la ruina intelectual, moral y, lo que más importa, económica.

Los socialistas serían los vencedores en unas hipotéticas elecciones generales, pero la suma del PP, de Ciudadanos y de la extrema derecha de Vox llegaría al 50% de los votos y podrían imitar el pacto puesto en marcha en Andalucía. Es un estudio del promedio de varias encuestas. No obstante fuentes de uno y otro lado, no le dan demasiada importancia dado el margen tremendo de error de las encuestas del último año.

El Ejecutivo socialista se reunirá en Consejo de Ministros este viernes y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hará publica la nueva estrategia para los próximo meses. Previsiblemente, convocará elecciones y algunas fuentes apuntan a que será el último domingo de abril, un mes antes de que se celebren los comicios municipales y autonómicos. No obstante, Miquel Iceta, líder del PSC, no descarta que Sánchez vuelva a reciclarse y presente unos nuevos Presupuestos en siete meses, tras las autonómicas y la sentencia del Juicio del Procés. Las opciones están claras, por un lado los tres partidos de la derecha, PP C's y Vox tratarán de desalojar a los socialistas de la Moncloa; por el otro, Psoe y Podemos intentarán mantener a la izquierda en el poder.

El Congreso de los Diputados vota las seis enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado presentadas por PP, C’s, ERC, PDeCAT, CC y Foro Asturias que suman 185 votos. A pesar de la propuesta de Joan Baldoví, para que se voten por separado, se someten todas a una única votación y cada grupo votará las suyas. La suma de todas haría que automáticamente se devolvieran las cuentas del Ejecutivo que no podrían ya tramitarse. Con esto, se abre un escenario en el que presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se planteará disolver las cámaras y adelantar las elecciones o podría buscar otras alternativasa. Hay muchos rumores, pero los que más fuerza cobran serían la celebración de los comicios el 28 de abril o ya en octubre.

Después de desprestigiar al Congreso de los Diputados y al Senado con insultos al presidente, Pablo Casado y Albert Rivera colman la paciencia de la democracia convocando a una manifestación para derrocar al gobierno. La desesperación de los dos por llegar al poder les ha desbocado. Esta semana, Pablo Casado soltó ante los medios injurias y calumnias contra el presidente del gobierno como no habían salido antes de la boca de político alguno, mucho menos de un jefe de la oposición. Albert Rivera corrió a repetirlas y a soltar otras para que no se notara el plagio, como de costumbre. El tercero se apuntó. Ya no cabe la menor duda de que la oposición populista de derechas basa su estrategia en menoscabar la política, la Constitución, las instituciones, la democracia; en menoscabar el país.

Ha ahondado en la cuestión venezolana y en el apoyo de la comunidad internacional a Guaidó, ha criticado abiertamente los Presupuestos Generales de Pedro Sánchez y ha arremetido contra el CIS porque, en su opinión, desde que José Félix Tezanos está al mando, "es poco creíble". Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha pasado la mañana en los Desayunos de TVE junto a Juan Carlos Girauta, portavoz de Cs, que ha añadido que el CIS "acierta menos que una escopeta de feria en manos de un chimpancé".

El líder de Ciudadanos considera que las elecciones de mayo constituirán un "plebiscito al sanchismo", donde la población tendrá que declinarse en las urnas "por Ciudadanos o Sánchez, Sánchez o Ciudadanos, ese es el dilema". Para poner fin a una legislatura "agotada y agotadora" cree que "hay que echarle en las urnas".

Pese a que Ciudadanos será parte fundamental del Gobierno de Juanma Moreno y seguramente tendrá que desarrollar los compromisos que han alcanzado PP y Vox, su líder nacional, Albert Rivera asegura que el pacto no les vincula. Afirma que esas propuestas no las han refrendado desde Ciudadanos y por tanto no les comprometen.

La gobernanza de Andalucía vuelve a ser una encrucijada. Susana Díaz se agarra a que es caballo ganador, con 33 escaños y un millón de votos y que su obligación es formar gobierno. Juanma Moreno y su jefe, Pablo Casado han decidido hacer lo que sea para unirse a Ciudadanos y Vox y expulsar a Díaz. Para ello han firmado un pacto con 90 medidas, entre tramposas, viejas y alguna arrebatada al Psoe. Pero la llave sigue estando en Santiago Abascal, líder del partido de extrema derecha Vox, que lejos de quedarse callado, aletea y dice que "o se cuenta con él y se asumen sus medidas, o se repetirán las elecciones". Y de paso, la lideresa andaluza, tampoco asume que ella es la causante de la pérdida de casi cuatrocientos mil votos socialistas que se fueron a la abstención.