lahoradigital.com
Suicidios por arrancar a menores de los brazos de sus madres
Ampliar
(Foto: Europa Press)

Suicidios por arrancar a menores de los brazos de sus madres

martes 07 de julio de 2020, 19:40h

La noticia de que una mujer ha matado a su hijo de cinco años en un hostal de Madrid tras perder su custodia hace dos semanas ha corrido - esta vez, sí- como la pólvora y aparece en toda la prensa.

Una y otra vez, la frase repetida: "los servicios sociales no retiran a los menores de sus familias de raíz para no causar traumas, explican fuentes de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales. ¡Madre del amor hermoso, cuánta falsedad oficial! ¡Menuda trampa!

Los niños son separados de sus familias a destajo, en muchas ocasiones sin previo aviso ni orden judicial alguna. Decenas de policías revientan las puertas de los domicilios y son arrancados de los brazos de sus madres. Existen otras modalidades "no hace falta que recoja al niño del colegio, ha sido tutelado, ya la llamarán". Y sí, me refiero a las retiradas sanitarias, más de lo mismo, por no hablar de las que se producen a los cinco minutos de dar a luz, sin poder siquiera darle el pecho.

Las consultas oficiales permanecen en esa "legalidad" incuestionable que se reproduce como si así fuera, pero la realidad, es otra completamente distinta.

Muy poco tiempo después de la retirada, será el propio sistema quien se encargue de diagnosticar todo tipo de trastornos mentales sin duda producidos por el arrancamiento, la mayoría de ellos prácticamente insostenibles en el tiempo: preocupación mórbida, brillantez ilimitada, verborrea incontenible, trastorno límite de la personalidad, familia disfuncional y otras lindezas que se sostienen en los informes sin más.

Nosotras parimos, pero ya no decidimos. Lo hace un sistema entero que extiende sus brazos destruyendo vidas para los restos. Aquí no existe una sola cabeza, porque ya estaría sentenciada. No se trata de un nombre u otros; son todos, en general.

No hace mucho me escribía una trabajadora social -cuya confidencialidad solicitada obviamente respeto-, y me dijo lo siguiente: "Consuelo, 26 años trabajando y en 20 minutos me has dado el mazazo más duro. Dices verdades como templos. Te prometo que mi lucha por las fuentes de información y escribir informes contrastados aún será mayor. Sabes que en la carrera aún hoy no hay asignatura de hacer informes. Gracias por ser valiente. Yo no lo soy. Por mi parte, prometo hablar de tu libro a compañeras que sé pensamos que algo ocurre. Repito: me has cambiado mi vida profesional. Gracias de nuevo".

A esas compañeras que saben que algo ocurre: ayudadnos. Porque estamos terriblemente solas en una lucha sin tregua que niega la mayor tutelando menores por ese "interés superior" que es sólo suyo.

Hace muy pocos meses que Helena se tiró por la ventana. Le habían quitado a sus tres hijos y no quería vivir sin ellos. Esa noticia no apareció en los medios oficiales, pero la muerte de una madre y su hijo en un hostal, con factor añadido, sí.

Le quitó la vida a su hijo y después ella se suicidó. El niño había sido tutelado y tenía que entregarlo. No seré yo quien justifique tamaño drama, pero créanme que tras escuchar y atender multitud de historias que ponen los pelos de punta en plena democracia, pocas cosas al respecto pueden sorprenderme a estas alturas.

Las madres que huyen con sus hijos son acusadas de secuestro y acaban en la cárcel tras un periplo judicial completamente insoportable. Que ya nadie se pregunte cómo todo esto es posible: sucede. Y ustedes, periodistas, acudan a la verdadera fuente: las personas afectadas. Porque ahora mismo, esta tarde, o mañana -como muy tarde-, una criatura será cruelmente separada de su madre sin previo aviso con informes más que cuestionables a la par que manipulados sobre un papel que describe hábilmente una nueva modalidad de muerte en vida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios