lahoradigital.com
El Ejército es esencial desinfectando residencias, puertos, aeropuestos, estaciones...
Ampliar
El Ejército es esencial desinfectando residencias, puertos, aeropuestos, estaciones...

Los insolidarios no valen para ganar la guerra

martes 24 de marzo de 2020, 15:03h
Desleales, insolidarios y cretinos no aportan nada del valor y la unidad que se necesita para ganar la guerra. Viajamos en un enorme transatlántico que lucha contra la tormenta más devastadora jamás vista desde hace casi un siglo. Y, como suele ocurrir, ya aparecen los grumetes cretinos que van disparando contra el capitán y la tripulación, creyendo que ellos llevarían mejor el timón. Se nos está quemando la casa común, con todos nosotros dentro, y ya aparecen por doquier los miserables que pretenden tumbar al Jefe de Bomberos y su equipo, con sus mini ridículas mangueras privadas echando agua por aquí y por allá, siempre a favor de si mismos.

¿Alguien no se ha enterado de que no estamos en campaña política permanente? ¿Alguien no se ha dado cuenta de que no se trata de tumbar al Gobierno? El Gobierno, el Ejército, la Sanidad Pública, bien dotada de calidad y universal, así como un buen plan de Vigilancia ciudadana y un control estricto de la Movilidad infra reducida, y sobre todo la obediencia de todos nosotros de permanecer en casa, es lo único que nos puede salvar de esta pandemia. Por si algunos desleales y suicidas no se habían dado cuenta: “Aquí nos estamos jugando vidas humanas y el futuro de la población”.

Coronavirus: ¿La Bolsa o la Vida?

Leer más

Esta columna, hoy como excepción, no va de datos, ni de nombres, ni de acusaciones, ni de negritas. El Covid-19 nos iguala a todos. Los que mueren son políticos, bomberos, guardias, ciudadanos de a pie, sanitarios, obreros. Pero sobre todo, nuestros mayores y enfermos crónicos. Los que están en primera línea de fuego de esta guerra que ya están engordando las cifras de caidos en combate. No les dejemos tirados y abandonados como perros. Esta guerra ha permitido que el Ejército, ejerciendo su función humanitaria, haya podido traspasar los muros de muchas residencias de ancianos. Algunas de ellas, auténticos asilos de la postguerra, sitios de tristeza, abandono, inhumanidad y codicia. El ser humano, en estado de emergencia suele sacar lo mejor de si mismo, pero también lo peor. Con eso contamos.

Los ventanales de los barrios de las ciudades españolas están sacando lo mejor: cantantes, poetas, trabajadores, amas de casa, adolescentes y jóvenes, artistas, cada uno sale al balcón a las ocho de la tarde todos los días, todos iguales, y sacan lo mejor que tienen. Homenajean a los sanitarios, policías, militares, repartidores, abastecerdores, que nos están ayudando a resistir y no morir contagiados. Pero hay otros, que creen que esos colectivos que nos están salvando la vida se mueven solos como autómatas.¿Hay alguien que ignore que tras ellos hay un mando, una planificación y una hoja de ruta para salvar la salud colectiva?. Pues di lo hay, son los de las nueve de la noche, las caceroladas, la bronca y la cripación.

El Palacio de Hielo se ha convertido en la morgue de Madrid

Leer más

Por eso, una hora después, también las balconadas sacan, en muchísima menor escala, lo peor de la sociedad, las llamadas a la insolidaridad, a la insumisión y directamente al suicidio de un país, llamando a tumbar a la tripulación (capitán, sanitarios, ejército, abastecedores). ¿Sois sólo inconscientes o algo más?¿Vale la pena tumbar un Gobierno -legítimo y elegido por el pueblo- pagando el precio de suicidar a un país entero?¿Vale pagar el precio de la vida de nuestros mayores y que se pudran literalmente en las residencias porque el Ejército no pueda entrar a asistirles, desinfectarles, higienizarles y ayudar al personal sanitario -siempre tan sufrido y compasivo- y darles un halo de esperanza y afecto?¿Quién creeis que está dando las órdenes para que esto funcione?. Pues el mando único, el Gobierno y su Comité de Gestión Técnica (fundamentalmente Sanidad, Defensa, Interior y Transportes). Hombres y mujeres elegidos por el pueblo, en pleno uso de los derechos democráticos, que se están dejando la piel y la vida para salvarnos a todos. A su vez, en coordinación con todos los dirigentes y presidentes de las Comunidades Autónomas, con las autoridades de la UE y con las de la OMS y las Naciones Unidas, así como con la comunidad científica nacional e internacional. Esto es una guerra y el cuadro de mandos está en Moncloa. Así que a obedecer, cumplir disciplina y arrimar el hombro.

Casi 40.000 contagios, más de 500 muertes en un día, y la gente huye de los hospitales sin el alta

Leer más

Hoy, me ha pedido el instinto de supervivencia escribir un parte de guerra. Informaciones detalladas están por todo este periódico y muchos otros medios responsables y rigurosos de España. Por cierto, también en la clase periodística, en circunstancias vitales sale lo peor y lo mejor. Ya no toca destacar la información política de unos contra otros. Ya no toca crear crispación y enfrentamientos. Esto es mucho más grave. Esto va de un Ejército, una tropa y un Mando que llama a la unión, fortaleza, obediencia, solidaridad, disciplina y moral de victoria para salvar un país, un continente, un planeta, un universo. La ciudadanía española lo ha entendido perfectamente y se ha puesto a la altura. Así que desde aquí, por favor, por nuestra supervivencia colectiva, los grumetes ridículos, los jefecillos de camarote y aquellos cretinos que les jalean, no tengan la tentación de quererse amotinar y echar a la tripulación con su capitán al agua. Los estúpidos ansiosos de poder no quieran arrebatar, indisciplinadamente y de forma caótica, la manguera al Jefe de los Bomberos y empezar a regar sus habitáculos particulares, porque al final, si se quema la gran Casa Común ellos van por delante como todos. La casa es de todos, y los fuegos ya se han iniciado en diferentes puntos. Dejemos actuar a los bomberos que saben hacer su trabajo disciplinadamente y seamos útiles cada uno en su puesto. Gracias

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios