lahoradigital.com
UP se ha abstenido ¿y ahora qué?
Ampliar
(Foto: Europa Press)

UP se ha abstenido ¿y ahora qué?

lunes 29 de julio de 2019, 14:09h
Consumatum est. Pablo Iglesias Turrión ha vuelto a impedir, por tercera vez, que Pedro Sánchez sea Presidente del Gobierno. Lo hizo en el año 2016 y ha vuelto a hacerlo el martes y el jueves de la semana pasada. Tres veces le ha negado. ¿Cómo no lo previmos? “No cantará el gallo sin que me hayas negado tres veces”, le dijo Jesús a Pedro, según la cita bíblica. Tres veces ha negado Podemos al PSOE.

Se está escribiendo mucho estos días sobre las causas y las consecuencias de esta investidura fallida, y, a riesgo de abundar en lo ya dicho por otras y por otros, necesito reflexionar en alto sobre lo ocurrido.

El Partido Socialista y el Partido Comunista en España han tenido relaciones poco amigables, incluso trágicas. Como partidos de izquierda que son, como máximo, durante la lucha contra la dictadura y después también, se ha llegado a tener unidad de acción, esto es, ambos partidos han sido capaces de ponerse de acuerdo para reivindicaciones o para luchar por cuestiones concretas. Pero han llevado trayectorias paralelas, no exentas de cruces despiadados, como en el periodo de Anguita, en el que el adversario a batir era el PSOE y no el PP. Era el periodo de la pinza que personalmente recuerdo con horror porque era incapaz de entenderlo. Cuestión diferente han sido los ayuntamientos y comunidades autónomas, en los que sí ha sido posible acuerdos de gobierno, pasando casi siempre por el tamiz de las relaciones personales de los dirigentes en dichos ámbitos.

Los actuales dirigentes de Podemos han comenzado su andadura política en el Partido Comunista y han crecido políticamente en la idea de que había que superar-eliminar al PSOE y no, juntos los dos partidos, sin necesidad de perder la identidad, vencer a la derecha. Y en esas estamos y esa creo que es una clave del fracaso de todos los intentos hechos para que Podemos apoye al PSOE para que pueda gobernar, habiendo ganado las elecciones, como es el caso.

Por estos motivos el PSOE manifestó que UP era un aliado preferente y le pidió colaboración. Pero fue UP quien exigió estar en el Gobierno, que se formara un Gobierno de coalición. ¿Es fácil un gobierno bajo esta fórmula? ¿Qué pronóstico tiene dados los antecedentes, no de mala relación personal entre líderes, que eso es anecdótico, sino entre los partidos?

Podemos sabía esto y no obstante lo exigió.

Renunció Iglesias a entrar en el Gobierno, pero exigió que entrara Irene Montero, su pareja. Me fastidia tener que decir esto, pero resulta poco democrático que a él solo le pueda suplir su pareja. Demasiado poder de ambos en su organización. También puede ser una forma de quemarla a ella y seguir él incólume, pero controlando desde fuera. Bueno. Quizá soy mal pensada y en realidad se sacrificó Iglesias para dar paso a Montero.

Las exigencias de UP para votar favorablemente la investidura de Pedro Sánchez fueron desproporcionadas en cantidad y en calidad.

El equipo negociador designado con Pablo Echenique a la cabeza, era mal vaticinio, porque nunca ha destacado por su discurso político de izquierdas ni por su flexibilidad o su habilidad negociadora; más bien se ha señalado por su maquiavelismo y esa característica no ayuda en una negociación, todo lo contrario, la complica y enturbia, impidiéndola, como así ha sido.

Me confirma lo anterior lo leído en diversos medios sobre la primera reunión que acordaron celebrar los equipos negociadores de ambos partidos, en un hotel cercano a San Sebastián de los Reyes. El equipo del PSOE, con la Vicepresidenta del Gobierno a la cabeza, acudieron a dicho lugar, a la hora acordada, como debe ser. No haciéndolo el equipo de UP hasta horas más tarde. Inaudito. Eso es provocar la ruptura antes de empezar a hablar. Esa es la mayor prueba de que no había voluntad suficiente para acordar; es señal de falta de respeto y de seriedad; es una mala praxis en una negociación y demuestra a mi modesto entender que el PSOE ha tenido una paciencia infinita en este proceso, pues no obstante el desplante, siguió intentándolo y haciendo propuestas.

El equipo negociador socialista esperó pacientemente –señal de que, de verdad, apostaba por llegar a un acuerdo- y cuando tuvo a bien llegar el equipo de Podemos, tuvieron la reunión y otras reuniones después y se les ofreció gestionar diversos ministerios y una Vicepresidencia que, eso sí, exigían que tenía que ser para la Sra. Montero, condición que el PSOE aceptó. Los ministerios que les ofrecieron fueron calificados de florero, entre ellos, el de Igualdad. Con gran dolor para la Vicepresidenta, para el Presidente, me consta de ambos, y para las mujeres feministas socialistas, se les ofreció in extremis gestionar Igualdad con rango de Ministerio, como tiene actualmente, lo cual también rechazaron y, la verdad sea dicha, a mí me da gran tranquilidad. Pues pienso, ¿qué hubiera pasado, por ejemplo, si Podemos dirigiendo ese Ministerio propusiera una ley reguladora de la prostitución? Su feminismo es muy diferente al feminismo socialista, divergimos en cuestiones esenciales; su concepto de la igualdad es muy diferente al nuestro. Y la igualdad es un puntal, es central, es una seña de identidad muy importante de la política socialista española en este momento histórico.

En esta segunda investidura, pero tercera votación contraria al gobierno del PSOE, UP es la cuarta fuerza política, con 42 diputados. De estos diputados, solo 28 pertenecen a Podemos, porque el resto son de IU, Equo, En Común, partidos estos últimos todos ellos partidarios de apoyar un gobierno socialista. Lo que significa que Pablo Iglesias está representando con sus reivindicaciones a 28 diputados y no a 42.

En la sesión de la segunda votación para la investidura, la del jueves, me quedé estupefacta cuando escuché al líder de Podemos hacer una propuesta nueva, in extremis, para dar el voto a favor de la investidura. Según manifestó desde la misma tribuna del Congreso, alguien importante del PSOE, le acababa de sugerir por teléfono que solicitara las políticas activas de empleo. Y sin más, o sea, sin consultar con nadie y sin comprobar cuál era el contenido de esa petición que hacía en trance tan importante, la soltó desde la tribuna, lo que me pareció un nivel de espontaneismo y de falta de democracia importantes. No sabía ni qué estaba pidiendo, me dio la impresión, pero el caso era añadir peticiones. Y conozco muy bien esas posturas en las negociaciones; las que nunca cierran, las que siempre quieren algo más, las que son incapaces de llegar a un acuerdo. Y es lo mejor que se puede hacer, lo que se hizo: decir hasta aquí hemos llegado en el intento de formar un Gobierno de coalición que habéis exigido y ahora vamos a explorar otra forma de poder conseguir la investidura y comenzar un periodo de calma en este país, que falta nos hace para llevar a cabo un proyecto político de progreso y de igualdad.

De manera que estoy muy de acuerdo con la decisión del PSOE de intentar formar un gobierno en solitario y obtener los apoyos necesarios para la investidura del Congreso.

¿Será más estable esta solución que un Gobierno de coalición? No lo sé, porque requerirá recabar apoyos para todas las decisiones importantes, pero, al menos, habrá una unidad de dirección y no el desgaste que esta etapa previa con UP pronosticaba. Sin embargo, los meses de Gobierno, desde junio de 2018, han sido fructíferos como consecuencia de la colaboración de ambos partidos, UP sin estar dentro del Gobierno, por lo que debe intentarse esta solución.

Tampoco creo que se deba perder mucho tiempo, porque hay poco de aquí a septiembre, intentando conseguir la abstención del PP y de Cs. Este último partido carece de sentido de Estado y el primero, confía en obtener mejores resultados si hay elecciones, por lo que no facilitará, ojalá me equivoque, la formación de un Gobierno socialista. Así que es una tarea difícil, pero merece mucho la pena intentarlo y, además, urge. En todo caso, se debe evitar pedir otra vez el voto a la ciudadanía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.