lahoradigital.com
Arantxa Echeverría, directora de 'Carmen y Lola'
Ampliar
Arantxa Echeverría, directora de 'Carmen y Lola'

Entrevista a Arantxa Echeverría, directora de 'Carmen y Lola'

domingo 14 de octubre de 2018, 13:43h
  • 'Carmen y Lola' es la película de dos adolescentes gitanas lesbianas que reivindica la felicidad por encima de las normas patriarcales.
  • "Como activista feminista uso el arte del cine para levantar el polvo que hay debajo de las alfombras machistas de esta sociedad".
Cartel de la película 'Carmen y Lola'
Ampliar
Cartel de la película 'Carmen y Lola'

Hay quien como Arantxa Echevarría tiene el don de hacer magia, de tocar con la varita de su trabajo y de su activismo, allá donde escuece y pica para transformar esa zozobra en herida sanada. Y es que esta directora de cine, guionista y productora de gran pantalla y de televisión ha logrado en 103 minutos remover conciencias con su película Carmen y Lola. Una cinta donde solo hay un ingrediente: el del amor en mayúsculas, “el amor hacía una misma y en primera persona. Ese amor que si no se tiene y no se siente nos hace perdernos la única vida que tenemos”, reconoce Echevarría a La Hora Digital.

La bilbaína no puede estar más feliz. Todavía recuerda “cuando con ocho años soñaba en la penumbra de su habitación con ser directora de cine” y ahora tras lograr hacer historia al ser la primera directora española cuya cinta es selecciona en el Festival de Cannes, llena los cines de toda España de un público que entra a oscuras y sale descubriendo la luz de la diversidad, el respeto y el feminismo.

Y es que esta mujer con sonrisa constante en los ojos ha hecho lo que nadie se ha atrevido a hacer hasta ahora. Ha roto tabús y algo más. Ha hecho visible una realidad escondida “baja el polvo de las alfombras” –tal y como relata ella misma-, la de las gitanas lesbianas que tienen que elegir entre su sexualidad o su familia y cultura”, y les ha dado voz y voto.

¿Hacer cine es reconstruir los pedazos de dignidad, silencio y olvido que la industria ha impuesto a las mujeres?

Hacer cine hoy en día siendo una mujer sigue siendo muy, muy complicado. Es una asignatura pendiente. Hay una corriente de mujeres que están haciendo cosas maravillosas pero necesitamos destapar ese silencio y lograr el mismo poder y los millones que tienen los directores de cine. Necesitamos ocupar ese mismo espacio

Lo tuyo es de traca unir la palabra mujer, lesbiana y gitana y hacerlo con una cinta en la que en realidad se habla del primer amor es relatar las cosas desde las entrañas. ¿Es esa la mejor manera de contar verdades que duelen pero que nos hacen mejores como sociedad?

Así es. Carmen y Lola muestra cómo es ser mujer, ser gitana y ser lesbiana. Para mí el cine es el gran altavoz para cualquier discurso. Como activista feminista uso el arte del cine para levantar el polvo que hay debajo de las alfombras machistas de esta sociedad. Para mí esto es casi un deber siendo mujer.

¿Qué mirada es la que trasmiten Carmen y Lola? ¿Crees que has logrado mostrar todas las barreras a las que se enfrentan con su triple exclusión?

Su mirada es la que muestra las barreras cuando alguien tiene que luchar contra los estigmas. En la película no he podido recoger todo a lo que ellas se enfrentan, a situaciones mucho más desoladoras y complicadas de lo que se muestran aquí ya que necesitaba un final esperanzador que así pudiera crearles un referente digno. En esta realidad ellas tienen una existencia muy complicada ya que han de decidir entre la sexualidad y la familia. Y a esa realidad nadie debería tener que enfrentarse ni tener que tomar esas decisiones.

En una escena sus protagonistas dicen que “a las mujeres gitanas se les han robado hasta los sueños”. A ellas, y a todas las mujeres en general, nos han atracado siempre de la misma manera, ¿Sin sueños no hay vida? ¿Soñar es el principio de vivir en libertad?

Soñar es vivir en libertad, es hacer que el presente tenga una puerta abierta al mañana. Tener un presente sin saber que tienes un futuro es horrible. Yo quería ser directora y triunfar en este arte y con ese sueño podía levantarme cada día y tener una actitud. Hay muchas niñas que por desgracia no tienen nada de esto porque piensan que no valen nada o porque están avocadas a un matrimonio temprano. Por eso creo en el feminismo porque con él y entre todas, dando igual raza, religión o país, podemos y debemos echarnos una mano. Si no nos ayudamos entre nosotras no nos va ayudar a nadie.

Rodar la cinta tampoco ha sido nada fácil. Encontrar a las protagonistas y los protagonistas ha costado sangre y sudor, no sé si también lágrimas, ¿Cómo son ellas y ellos en la vida real? ¿Qué han aprendido de lo que es ser lesbiana y amarse entre mujeres?

El casting fue uno de los momentos más difíciles porque ninguna mujer ni ningún hombre querían ser protagonistas al no diferenciar entre la realidad y la ficción. Pensaban que si salían en la película no iban a poder casarse o su familia no les iba a ayudar. Además, en el caso de las mujeres, venían con la idea de que la sexualidad era algo ajeno. En el rodaje nos cantaban al equipo que la homosexualidad era algo innoble cuando en realidad lo que falta es información, es madurar ante una realidad que, por más que nieguen, existe y ha existido siempre. Siento una inmensa felicidad porque en el caso de las dos protagonistas los personajes han logrado transformar a las personas. Han dejado de ver que ser lesbianas es algo innoble. Si logro lo mismo con los espectadores será maravilloso.

¿Qué está significando para ti el reconocimiento logrado hasta ahora con una película como la tuya?

Para mí es ver en la actualidad el reflejo de la niña que a los ocho años tenía un sueño: dirigir. Cuando escribes en soledad dudas de si lo que creas va a llegar a la gente y de repente me topo con que mi trabajo se selecciona en la quincena de Cannes. Ahora siento que todas las sensaciones que he tenido durante 5 años con la película han merecido el esfuerzo. Que todo el empuje de mucha gente no ha caído en saco roto. Es un sueño hecho realidad.

¿Te ves ganando en Hollywood o dirigir es la mayor de las victorias?

Para mí dirigir es la mayor de las victorias. Cuando se tiene una vocación artística o cualquier cosa cuando haces lo que más te gusta te hace feliz. Yo no sé si encajaría en Hollywood, soy más de verme en Legapzi con mi familia y contando las cosas que me asombran de mi mundo.

A quienes te llaman racista y endemoniada, ¿qué les respondes?

No les respondo nada. Entiendo que cuando haces algo que rompe con ciertas bases de la cultura es molesto y cuando pica es porque hay herida. Sucedió lo mismo con películas como La tentación de Cristo la pelota asca. Yo comprendo que mi película en algún colectivo gitano haya causado molestia. Y hasta lo comprendo. Sin embargo prefiero pensar que esto en unos años se verá como una anécdota y que solo se recuerde que hace un tiempo hubo gente que se molestó con Carmen y Lola.

¿Por qué hay que hablar de “eso” (la homosexualidad)?

Hay que hablar de eso porque no se puede vivir oculto sintiéndose diferente o solo, porque no se puede admitir que la homofobia o el lesbianismo siga estando visto como un tabú. Creemos que hemos avanzado mucho porque hay leyes, pero la calle no reacciona al mismo tiempo. Hay que hablar de todo lo escondido y lo tapado. No tenemos ningún derecho a hacer que nadie se sienta diferente, solo o escondido por su opción sexual.

Ser creadora te permite imaginar y soñar. ¿El mundo que sueñas está bañado en el feminismo y diversidad?

El futuro va a ser diverso. Porque la diversidad solo provoca cambios y evolución en un mundo que por supuesto veo en femenino y feminista. Nos queda un montón de trabajo que hacer, parece que estamos en una paridad tranquila y queda mucho y espero que las nuevas generaciones vean que la paridad es lo normal. Espero que gracias a la cultura comprendan que la diferencia es normal.

¿Quiénes no se atreven a salir del armario qué precio pagan?

Pagan el no quererse y no aceptarse a sí mismo y es lo peor que te puede pasar. Uno, que tiene que vivir la vida entera con uno mismo si no es capaz de quererse y no se acepta y no lleva hasta el último fin sus necesidades básicas va a estar muerto en vida. Es importante la familia y la tradición pero no hay nada más importante que creer en uno mismo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.