lahoradigital.com
Edición testing    12 de abril de 2021

Vox

La gobernanza de Andalucía vuelve a ser una encrucijada. Susana Díaz se agarra a que es caballo ganador, con 33 escaños y un millón de votos y que su obligación es formar gobierno. Juanma Moreno y su jefe, Pablo Casado han decidido hacer lo que sea para unirse a Ciudadanos y Vox y expulsar a Díaz. Para ello han firmado un pacto con 90 medidas, entre tramposas, viejas y alguna arrebatada al Psoe. Pero la llave sigue estando en Santiago Abascal, líder del partido de extrema derecha Vox, que lejos de quedarse callado, aletea y dice que "o se cuenta con él y se asumen sus medidas, o se repetirán las elecciones". Y de paso, la lideresa andaluza, tampoco asume que ella es la causante de la pérdida de casi cuatrocientos mil votos socialistas que se fueron a la abstención.

Quien te enfada te domina, dice un refrán popular. Muchos medios nacionales se encuentran estos días ocupados a fondo en la democrática faena de motivar a Casado, como si le hiciera falta, recordándole sus 137 diputados, que no volverá a reunir en los próximos años, para que aproveche la oportunidad de instigar a Sánchez hasta echarle del Gobierno, antes de que expire y agote totalmente la actual legislatura que ellos consideran arrebatada traicioneramente a Mariano Rajoy. Incluso a costa de Cataluña, que hoy por hoy se ha convertido, para Pablo Casado y Albert Rivera, en un arma de acoso y derribo al Gobierno como en su día lo fue ETA para Aznar contra Zapatero. Se reedita la percepción que la derecha tiene de la lealtad al Estado.

El PSOE consolida a nivel nacional su liderazgo en los sondeos, a tenor de lo que se publica estos días por parte de varias casas de encuestas. Sin embargo, lo que aparece por primera vez a nivel nacional es una fractura importante en la derecha del espectro político con la irrupción de Vox.

El Tribunal Supremo ratificó en enero que Víctor González Coello de Portugal cometió irregularidades contables en los balances de la empresa Marmolería Leonesa entre los años 2009 y 2012

De Sarajevo a Moncloa, pasando por la traición de los suyos, la vuelta triunfal a Ferraz y el triple salto mortal a la Presidencia del Gobierno. Siete meses aplicando medidas que han traído a los españoles más bienestar social e igualdad que en los últimos diez años. Ese es Pedro Sánchez Castejón el joven funcionario del Alto Comisionado que salió airoso de una mesa negociadora con los mayores criminales de guerra y que actualmente está siendo amenazado por el independentismo catalán con reventarle a la cara los disturbios y delirios hacia una mal llamada "vía eslovena". Su política del Ibuprofeno, como dice el ministro Borrell, está a punto de pasar a la acción quirúrgica de mayor envergadura. El 21 de diciembre su Mesa de Ministras y Ministros dejará huella en Cataluña. Entonces sabremos cómo sale de nuevo de la pinza, esta vez, entre los radicales independentistas y la derecha y extrema derecha.

Los primeros movimientos de sus partidos hermanos para ocupar San Telmo no han convencido a Vox. El Partido Popular y Ciudadanos han comenzado las negociaciones y se han reunido sin contar con el partido de extrema derecha, a pesar de que dependen de sus votos para “acabar con 36 años de régimen del PSOE”. Por su parte Cs se esconde tras los movimientos del PP para que no le situen en el mismo marco ideológico que Vox. Finalmente, Abascal ha dicho "que no quiere ser una alfombra para el socialismo con otras siglas".

Jordi Évole y el 'Salvados' dedicado a VOX congregó a 2.697.000 espectadores, siendo el espacio más visto del domingo. Por su parte, el debate de 'GH VIP' que moderó Sandra Barneda creció y logró 2,4 millones de espectadores.

Alexis de Tocqueville tiene en su Democracia en América una acertada cita intemporal: “En política, a veces lo más difícil de apreciar y comprender es lo que sucede frente a nuestros ojos”.

El panorama político en España lleva bastante tiempo revuelto, por decirlo de una forma suave, y mas después de la irrupción en las instituciones andaluzas de un partido de ultraderecha, que no cree en el Estado de las Autonomías y que pretende desestabilizar la democracia desde dentro de las propias instituciones, en las que no cree.

(título de novela griega)

Estaba el otro día cotilleando los “me gusta” de mis amigos de Facebook cuando topé en medio de la vorágine de las elecciones andaluzas, con una cita que incluía mi amiga Pipi y que me dio muchísimo que pensar. Decía así:

Hace 40 años, los españoles votaban sí a la Constitución. Hoy, la Carta Magna exige una revisión, aunque nadie duda de su valía en las últimas cuatro décadas. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recordado en este día tan señalado que "reformarla es reforzarla", y anima a apostar "por un cambio de época recuperando aquel espíritu de concordia".

El patriarcado está reactivo. Sus defensores siguen haciendo lo que siempre han hecho, imponer sus modos y criterios y echar un pulso, por decirlo finamente. Los hacen a través de sus resortes en las instituciones. Lo hacen a través de sus aliados en la judicatura, en la política, en los medios de comunicación y en la Iglesia. Todo en orden. Todo atado y bien atado. Pero, pese a sus ansias de involucionismo, el siglo XXI ha traído la afirmación del feminismo, determinado a frenarlos.

La mujer participa en política para satisfacer sus apetencias sexuales. La razón hay que buscarla en la característica debilidad del equilibrio mental de la mujer, la menor resistencia a las influencias ambientales y la inseguridad del control sobre la personalidad. Por ello, es fundamental que la religión católica imponga a la mujer sus estrictas normas a modo de “freno” a su tendencia animal. Cuando desaparecen los frenos que contienen socialmente a la mujer se despiertan en el sexo femenino el instinto de crueldad y rebasa todas las posibilidades imaginadas, precisamente por faltarle las inhibiciones inteligentes y lógicas, característica de la crueldad femenina que no queda satisfecha con la ejecución del crimen, sino que aumenta durante su comisión.” Antonio Vallejo-Nágera (1889-1960) Médico y catedrático de Psiquiatría.

Albert Rivera ha anunciado que la Ejecutiva de Ciudadanos ha aprobado por unanimidad negociar un nuevo Gobierno en la Junta de Andalucía con el Partido Popular y le ha pedido al PSOE que asuma la derrota y piense ya en pasar a la oposición.

El secretario general de Podemos ha animado a la formación naranja a romper con PP y con Vox y valorar una opción alternativa que pasa por pactar con el PSOE, una posibilidad que ellos están dispuestos a permitir.