lahoradigital.com
Edición testing    23 de enero de 2021

Unión Europea

Pedro Sánchez participó este jueves en el Consejo Europeo sobre la Covid19 en el que los 27 han abordado el tema de la vacunación, el peligro de las nuevas variantes del virus y la normalización lo antes posible de la movilidad de la ciudadanía de la Unión Europea. El presidente considera que España tiene un ritmo de vacunación bueno y considera que nuestro país está en disposición de recibir más vacunas. Además, ha pedido impulsar acuerdos para reforzar el uso de test que revelen el contagio y encontrar fórmulas para promover los viajes internacionales de manera segura.

El secretario de Estado de la Unión Europea, Juan González-Barba, se ha reunido de forma telemática con los ministros de Asuntos Europeos del resto de países miembros para discutir el futuro de las medidas conjuntas contra el coronavirus. La campaña de vacunación se ha convertido en la prioridad con la llegada de las dosis de Pfizer y Moderna y en breve la de Oxford. Los representantes han realizado un seguimiento de la estrategia contemplando tanto la producción como la distribución conjunta que se lleva a cabo en la UE, así como el ritmo marcado por cada país. Todos los Estados Miembro han vuelto a recordar que las vacunas han de ser universales y equitativas y han señalado su compromiso de cooperación con la OMS y la iniciativa COVAX para enviar viales a terceros países.

Europa ya tiene una segunda vacuna, tras la de Pfizer, para frenar la Covid-19. La Comisión Europea ha autorizado este miércoles el uso de la vacuna de Moderna. La aprobación se produjo horas después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) otorgase una licencia condicional de comercialización a la compañía estadounidense para distribuir sus vacunas por los distintos países de la Unión Europea. UE ha comprado 160 millones de dosis del fármaco, ampliando el contrato inicial en otros 80 millones.Esta vacuna llega a Europa en un momento crítico por el desatado incremento de contagios tras las fiestas navideñas, así como por los problemas logísticos y el retraso en la administración de la vacuna de Pfizer y BioNTech al inicio de la campaña de vacunación, concretamente en España, desde el 27 de diciembre.

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, ha comunicado este lunes que espera que “todas las fuerzas democráticas”, incluida la oposición, respalden el principio de acuerdo alcanzado por el Gobierno con Reino Unido sobre Gibraltar, que permitirá en un futuro incluir al Peñón en el espacio Schengen. En este sentido, González Laya ha anunciado su voluntad de comparecer en el Congreso de los Diputados para comunicar todos los detalles sobre el principio de acuerdo previsto, para el cual ya se han comenzado los trámites y se confía que esté cerrado en un plazo de seis meses. Asimismo, la ministra ha resaltado que España y Reino Unido llevan negociando “desde haces meses” un acuerdo de seguridad y defensa como un posible “paraguas” para estrechar relaciones entre los dos países tras consumar el Brexit el pasado 1 de enero.

Este domingo 27 de diciembre arrancó la campaña de inmunización contra la Covid-19 en todas las autonomías españolas, con una entrega inicial de alrededor de 10.000 vacunas proporcionadas el sábado por la farmacéutica Pfizer. Tras dichos suministros, Pfizer tenía previsto entregar un lote semanal con 350.000 dosis de la vacuna a España, que comenzaba este lunes. Sin embargo, la farmacéutica ha informado al Ministerio de Sanidad del retraso de este primer lote, debido a una “incidencia logística” en una fábrica belga de la compañía. En este sentido, Pfizer España ha expuesto en un comunicado “que se pospone del lunes al martes la entrega a España de la remesa de vacunas comprometida”. Este retraso afecta de igual manera a otros siete países europeos debido a “un problema de carga y envío”.

El primer ministro británico, Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen han decidido continuar con las negociaciones para alcanzar un acuerdo comercial del Brexit y evitar de esta manera la caótica situación que se podría haber generado si ambos países no están en consonancia. Ambos dirigentes habían establecido el domingo como fecha límite para decidir si continuaban con las negociaciones, sin embargo, la llamada que mantuvieron a primera hora de la tarde desbloqueó la situación y dio nuevas esperanzas. Desde la salida de Reino Unido de la Unión Europea el pasado 31 de enero, Londres y Bruselas han contado con 11 meses para establecer cómo será la futura relación que entrará en vigor el 1 de enero de 2021, pero consideran “responsable” seguir intentando llegar a un pacto, con tal de evitar un Brexit ‘duro’, tal y como han establecido en un comunicado conjunto. En este sentido, la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, ha sido cubierta en halagos por los británicos al establecer que la mejor salida es un consenso que beneficie a ambas partes para evitar un escenario “extremadamente negativo”, sobre todo al tratar el tema de la pesca, donde considera que Reino Unido está enfocando el punto como una ruptura y no como una cooperación, lo que ha supuesto una realidad para muchos y por lo tanto, ha sido aplaudido.

El Consejo Europeo ha alcanzado un pacto unánime en la lucha contra el cambio climático tras una dura noche de negociaciones. Finalmente, los 27 han acordado una reducción de las emisiones de los gases de efecto invernadero hasta el 55% para el año 2030 con respecto a los niveles de 1990. Estas negociaciones se vieron complicadas por la negativa de Polonia, seguida de la República Checa, debido a su dependencia económica en el carbón. Desde Varsovia exigían fondos destinados a estas partidas, aunque ya disponen de 100.000 millones de euros en el periodo de 2021 a 2027 que servirán para la transición industrial. Este dinero proviene en parte de los fondos de recuperación pactados por todos los miembros en verano que fueron vetados hace una semana por la propia Polonia junto a Hungría, otra de las naciones más reticentes a aceptar las condiciones del pacto. El incentivo de recibir este apoyo económico para la transición ecológica habría llevado, en parte, al levantamiento ayer de este veto. El objetivo del acuerdo es que, en 2050, se alcance una neutralidad climática y, para ello, el porcentaje se podría ver aumentado al 60% en las próximas negociaciones en el Parlamento Europeo.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea ha logrado desbloquear finalmente el presupuesto plurianual y el plan de recuperación aprobado el pasado verano por el que las instituciones europeas movilizan 750.000 millones de euros que se repartirán entre todos los países de la Unión. Una parte de esos fondos llegará a España, en concreto, 140.000 millones, a través de créditos y también de subvenciones que llegarán, previsiblemente, el próximo verano. De hecho, los PGE del Gobierno ya incluyen el primer tramo de ese dinero que es de 27.000 millones de euros. La viabilidad definitiva de este plan llega después de que Hungría y Polonia hayan levantado el veto que impedía la tramitación final.

La carrera por la vacunación se acelera para hace frente al coronavirus. Reino Unido ha sido el primer país de todo el mundo en administrar la primera dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech de forma oficial, y no en fase de pruebas. Pisándole los talones se encuentra la Unión Europea (UE), donde faltan apenas semanas para que la Agencia Europea del Medicamento de su visto bueno sobre las primeras inmunizaciones, ya que ahora se encuentra en plena evaluación y análisis de los datos científicos. En este sentido, la UE tiene previsto aprobar el fármaco de Pfizer el 29 de diciembre y el de Moderna el 12 de enero. La directora de la Agencia Europea del Medicamento, Emer Cooke, ha establecido que “la información sobre efectividad y seguridad está bien”, refiriéndose a la posibilidad de autorizar la vacuna. Sin embargo, aún se necesita, según ha comunicado Cooke, “consistencia en el proceso de fabricación, en los aspectos de control de calidad y asegurar que la compañía puede producir un producto consistente todo el tiempo” para que los expertos puedan tomar una decisión sobre su aprobación.

Una mujer de 90 años de Irlanda del Norte, Margaret Keenan, fue la primera en recibir este martes la vacuna fabricada por Pfizer y BioNTech contra el coronavirus, en el arranque de la campaña de vacunación masiva en Reino Unido. Este momento histórico fue filmado y fotografiado, en torno a las 6.45 horas de la mañana (7.45 horas en España) en el Hospital Universitario de Conventry, uno de los 50 centros médicos habilitados para la realización de la primera fase de la campaña, en la que tendrán prioridad las personas mayores de 80 años, así como el personal sanitario y de hogares de ancianos. Este momento ha sucedido en medio de una tensa situación, ya que desde que se aprobaron las vacunas contra la Covid-19 en Reino Unido, el primer ministro del país, Boris Johnson, ha levantado una gran polémica por su alarde patriótico y su defensa del Brexit, lo que ha generado que crezca, aún más, la tensión en sus relaciones con la Unión Europea.

Italia ha registrado este jueves su peor dato de fallecidos desde el inicio de la pandemia, con 993 decesos en 24 horas. Esta cifra no se había registrado antes en Italia ni en los peores momentos, superando de esta manera las 969 muertes que se dieron en el país el pasado 27 de marzo. Otro de los grandes países afectados por Covid-19 en las últimas semanas es Estados Unidos, que notifica más de 217.000 positivos y 2.879 muertos, su nuevo récord diario de contagios. Por su parte, España parece que va recuperándose de la segunda ola, siendo uno de los países europeos con menor incidencia de casos y presentando cifras similares a Francia y Alemania, con alrededor de 300 casos por cada 100.000 habitantes. Por el contrario, a Suecia, Portugal y la citada Italia, aun teniendo medidas más restrictivas, les cuesta más reponerse de esta segunda ola, con una incidencia acumulada por encima de los 650 casos por cada 100.000 habitantes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha participado por videoconferencia en el Foro de Política Exterior de Berlín. Este foro, organizado por el Ministerio de Exteriores alemán en colaboración con la Fundación Körber-Sriftung, suele celebrarse anualmente y tiene como objetivo analizar los retos a los que se enfrenta la Unión Europea. Este año, el lema es ‘¿Convertir la crisis en una oportunidad? Europa en un orden mundial (pos) pandémico’, con el fin de que participantes de todo el mundo del ámbito político, de la sociedad civil y de los medios de comunicación presenten sus opiniones sobre las medidas a adoptar para enfrentarse a la pandemia de coronavirus que ataca en todo el mundo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha participado en la videoconferencia de Jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea, con la pretensión de establecer un acuerdo que permita afrontar la crisis del coronavirus de manera igualitaria. En esta reunión, el presidente ha indicado su incertidumbre acerca de la vigencia de los test y de la necesidad de establecer un mecanismo de distribución equitativa en la comercialización de las vacunas.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 países miembros de la Unión Europea se reúnen este jueves de manera telemática con la lucha contra la pandemia del coronavirus como principal orden del día. Pero también tratarán importantes cuestiones como el veto de Hungría y Polonia al presupuesto plurianual y el fondo de recuperación que se vincula al respeto del Estado de Derecho. Los gobiernos conservadores de ambos países a los que se les ha sumado el de Eslovenia, quieren reabrir los acuerdos cerrados el pasado mes de julio, algo que ha soliviantado al resto de socios, a la Comisión Europea y al Parlamento. España defenderá la validez de los acuerdos ya firmados y exigirá que no se dilate la llegada de los fondos necesarios para superar la crisis provocada por el Covid-19.

El epidemiólogo y director del CCAES Fernando Simón celebraba ayer la nueva noticia de la vacuna de Moderna que ha mostrado una eficacia del 94’5% en su Fase III de ensayos. Hace una semana se conocía la primera noticia esperanzadora sobre estos fármacos con el anuncio de Pfizer que, en su Fase III, había mostrado una eficacia del 90%, todo un hito en fármacos de este tipo. La Unión Europea ya negocia con Moderna la compra de 80 millones de dosis, que servirían para vacunar a 40 millones de personas, de las cuales unos 4 millones llegarán a España. La vacuna de Pfizer distribuirá de momento 200 millones de dosis, una cantidad mayor que su competidor, y unos 20 millones llegarán a España a principios de año. Aunque Pfizer llegará, por lo tanto, antes, Moderna cuenta con la ventaja de que no necesita temperaturas extremas para su conservación, a diferencia de la otra que requiere temperaturas de -70oC. En total ya se ha confirmado que España recibirá unos 24 millones de dosis a la espera de noticias de otras vacunas como la de Oxford o AstraZeneca que también se encuentran en fases muy avanzadas de investigación.