lahoradigital.com

Susana Díaz

El presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, recorre esta precampaña España y llena cada mitin en el que convoca a la militancia y a los simpatizantes del PSOE para frenar el peligro "real" de que nuestro país esté gobernado por un "trifachito" de derechas. El dirigente socialista, que ha estado junto a Susana Díaz y Josep Borrell en la capital andaluza, ha afirmado con rotundidad que "el 28A nos estamos jugando avanzar, mirar al futuro o retroceder y el proyecto socialista es el único proyecto cabal para hacer que España avance". Además, ha dicho que solo un gobierno del PSOE, como el que preside, es el "único centrado para lograr mayor justicia social, convivencia y lucha contra la corrupción"

Pedro Sánchez en Toledo: “Hay un peligro cierto y real de que ocurra en España lo que ocurrió en Andalucía”

Más de 2.000 personas se han congregado en Jaén en un acto del PSOE en el que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido que "de participar o no el 28-A depende que España mire al futuro o retroceda 40 años. Si no se llenan las urnas, habrá involución; si se llenan, habrá ilusión, futuro y progreso de la mano del PSOE". El jefe del Ejecutivo ha estado acompañado de la secretaria general del PSOE-Andalucía, Susana Díaz, y el cabeza de lista al Congreso por Jaén y portavoz adjunto del Comité Electoral de los socialistas, Felipe Sicilia.

Susana Díaz, expresidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, ha criticado “la purga, la persecución y las listas negras” contra los profesionales de las Unidades de Valoración Integral de Violencia de Género que Vox está haciendo en la comunidad. Díaz cree que la derecha española está instalada en un patrón de comportamiento de desigualdad. Este viernes 22 de febrero, Día Europeo de la Igualdad Salarial, la socialista ha compartido su experiencia en el mundo laboral: sabe lo que es la necesidad de masculinizarse, de "comportarse con un hombre" para ser tomada en serio en el trabajo.

Precisamente, ayer jueves, los partidos de derecha votaban en contra a las iniciativas del PSOE-A en el Parlamento andaluz. Ambas, desde el feminismo, trataban de mejorar la vida laboral de la mujer. Esta mañana, Susana Díaz ha dicho lo que pensaba al respecto.

El líder del PP andaluz obtuvo el pasado 16 de enero la confianza de la cámara con los votos de su propio partido, de Ciudadanos, con el que gobernará en coalición, y de la extrema derecha de Vox

El primer presidente de la Junta de Andalucía, que no es socialista, ha sido elegido este 15 de enero gracias a los votos de Ciudadanos y el grupo de extrema derecha, Vox. Juanma Moreno Bonilla ha salido elegido con un total de 59 votos de los 109 del Parlamento andaluz, frente a los 50 de Psoe y Adelante Andalucía. Mientras en Europa, los partidos democráticos, incluso los conservadores y liberales, forman un muro de contención frente a la extrema derecha, en España, el PP y Cs, no solo lo blanquean sino que se radicalizan con ellos. A tenor de las declaraciones del portavoz del partido ultra, Francisco Serrano, que afirma "Andalucía sale de una especie de dictadura comunista que se dedica a la kale borroka" en alusión a las manifestaciones feministas contra las pretensiones ultras de abolir los derechos de las mujeres.

Una vez cerrado el pacto para el Gobierno entre Partido Popular, Ciudadanos y la extrema derecha, se investirá presidente de la Junta de Andalucía a Juan Manuel Moreno Bonilla y vicepresidente a Juan Marín. La atual presidenta, Susana Díaz, ha decidido no concurrir como candidata a esa sesión. De esta forma, el PSOE-A pasará por primera vez a la oposición en el que ha sido uno de sus feudos más tradicionales.

En el que podría ser su último mensaje, Susana Díaz ha felicitado el año a los andaluces y ha opinado sobre temas algo escabrosos al señalar el creciente “auge del nacionalismo egoísta y el populismo” que acecha Europa y del que no se libran ni Andalucía ni España. En cuanto al nuevo Parlamento Andaluz, cree que es necesario que los andaluces no infravaloren su poder político y que no consientan que las decisiones que les afectan se tomen sin tenerlos en cuenta.

El PP y Ciudadanos han anunciado un acuerdo por el que el partido Naranja presidirá la mesa del Parlamento regional y el Partido Popular ostentará la presidencia de la Junta de Andalucía. Dicho acuerdo solo es posible gracias a los votos de la ultraderecha de Vox a la que cederán un asiento en en la mesa de la cámara autonómica. Adelante Andalucía decide esta misma tarde si apoya o no dicho acuerdo. El PSOE se niega en rotundo a rubricar ese pacto y afean a Albert Ribera su descarado blanqueo de la extrema derecha.

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, advirtió este lunes en Málaga que “la participación es futuro y la abstención, involución” en un acto de precampaña junto a la secretaria general del PSOE en Andalucía, Susana Díaz; y al secretario general provincial, José Luis Ruiz.

La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, dice que “Andalucía no puede estar medio año parada” por no querer sacar los presupuestos antes de las elecciones municipales, por si les puede perjudicar. La líder socialista de Andalucía exige que la Junta “no impida que se siga avanzando”.

En declaraciones realizadas este jueves, la Vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo ha asegurado que por encima de los intereses y causas personales de quienes lo componen está el Partido Socialista y sus 140 años de historia. Respondía así a la pregunta de si cree que Susana Díaz debería seguir al frente de la federación andaluza tras haber dejado de ser Presidenta de la Junta de Andalucía.

En una comparecencia ante los medios, la secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz ha manifestado que liderará la oposición porque se lo debe al millón y medio de andaluces que dieron la victoria al PSOE-A aunque no vaya a poder gobernar. Asegura que es su obligación, además de su voluntad y su deseo y que el conjunto de la organización la respalda en la tarea.

Las dos derechas constitucionales han abierto las puertas de las instituciones a la extrema derecha que dará los votos de sus 12 diputados al candidato popular Juanma Moreno para convertirlo en presidente andaluz. En este pacto de la vergüenza se le concede al partido de Santiago Abascal liquidar la ley de memoria histórica, reducir a la mínima expresión Canal Sur, endurecer la política de inmigración, apoyar una ley de la tauromaquia, crear una consejería de familia o potenciar los centros educativos que disgregan por sexos a sus alumnos. En el acuerdo, los populares han dejado para más adelante las peticiones de Vox de acabar también con leyes como la de violencia de género o la de no discriminación a las personas LGTBI, pero habrá que ver qué sucede a lo largo de esta legislatura en la que la ultra derecha tendrá mucho que decir y tanto PP como Ciudadanos han demostrado estar dispuestos a pasar por todo con tal de gobernar Andalucía.

Este tripartido supone el suicidio político para el PP y Cs que quedan divididos y avergonzados frente a Europa

Marta Bosquet, diputada por Ciudadanos, es la nueva presidenta de la cámara regional andaluza que ha recibido los votos de su partido, del PP y de Vox en virtud al acuerdo alcanzado por las tres formaciones de derechas andaluzas. Es la segunda vez en la historia de la Autonomía que un diputado que no es del PSOE preside la cámara regional andaluza. La primera, la protagonizó Diego Valderas, de Izquierda Unida entre 1994 y 1996.

La gobernanza de Andalucía vuelve a ser una encrucijada. Susana Díaz se agarra a que es caballo ganador, con 33 escaños y un millón de votos y que su obligación es formar gobierno. Juanma Moreno y su jefe, Pablo Casado han decidido hacer lo que sea para unirse a Ciudadanos y Vox y expulsar a Díaz. Para ello han firmado un pacto con 90 medidas, entre tramposas, viejas y alguna arrebatada al Psoe. Pero la llave sigue estando en Santiago Abascal, líder del partido de extrema derecha Vox, que lejos de quedarse callado, aletea y dice que "o se cuenta con él y se asumen sus medidas, o se repetirán las elecciones". Y de paso, la lideresa andaluza, tampoco asume que ella es la causante de la pérdida de casi cuatrocientos mil votos socialistas que se fueron a la abstención.