lahoradigital.com

Sentencia Procés

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha sido entrevistado este lunes en la Cadena SER, donde ha revelado que los daños por los "sabotajes" producidos tanto en el ferrocarril como en el aeropuerto de Barcelona, en el marco de las protestas en Cataluña contra la sentencia del 1-O, se elevan a más de siete millones de euros. El dirigente socialista también se ha referido al alza de los partidos de derecha en las encuestas, como PP y Vox, gracias en parte a la crisis catalana.

Analizando los acontecimientos de los últimos días en Cataluña, tanto a nivel nacional, pero también en el ámbito internacional, se llega a la conclusión de que existe un mínimo común denominador a todos los actores, políticos, tertulianos y periodistas de este “esperpento nacional del independismo a ninguana parte” que puede acabar en tragedia. Los catalanes, la mayoría al menos, y el resto de españoles asistimos mitad asombrados mitad asustados, ajenos a esta quimera llamada independentismo que nada tiene que ver con nosotros ni con ellos. A esta lamentable farsa iniciada por una burguesía catalana corrupta, por unos fanáticos adoctrinados en un independentismo imposible, y azuzada por unos irresponsables políticos de la derecha, en la oposición, que viendo que la casa arde, echan más gasolina para conseguir el premio: ganar las elecciones. Quien se abrase entretanto, poco a nada les importa. Y hablamos directamente de políticos tan irresponsables como: Torra, Puigdemont, Abascal, Casado, Rivera... y en menor medida Ada Colay y Pablo Iglesias. Estos dos últimos por su ambiguedad calculada en réditos electoralistas bastardos.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha asegurado este martes que el Gobierno no se plantea el indulto a los líderes independentistas: "Pensamos que hay una sentencia ajustada, serena y proporcional". En la misma línea se ha mostrado el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, quien ha confirmado también que está investigando quién está detrás de Tsunami Democrátic, el promotor de las protestas en el aeropuerto de El Prat.

  • 1

Sánchez asegura que el Comité de Crisis contempla todos los escenarios e investiga las redes que dirigen los disturbios en Cataluña

Una generación de políticos irresponsables y ambiciosos cuando no fanáticos ha convertido la política de España en un sin sentido, en un delirio, en un insulto para la inteligencia y en una falta de responsabilidad sin límites. Mientras hay un Gobierno que con firmeza "aguanta el pulso de los radicales violentos" que actúan como un ejército de guerrillas, promovido, impulsado y tolerado por los líderes del Govern catalán, -Torra y Puigdemont en el ojo del huracán-. Con una oposición liderada por políticos novatos, que desde el minuto uno han mostrado cero responsabilidad de Estado, incluso sin respetar el resultado de las urnas. Como consecuencia de esto, hoy Barcelona y Cataluña está siendo pasto de la violencia de grupos radicalizados, no ya solo independentistas, sino anarquistas y todo tipo de kale Borroca, adictos a la barricada, el incendio de coches, contenedores y lanzamiento de objetos contra la Policía. Sánchez ha pedido "Calma y Unidad" al tiempo que garantiza que "Tenemos previstos todos los escenarios y el Estado es fuerte para aplicar la Ley", ha dicho. "Un síntoma de fortaleza del Estado es no precipitarse". Actuar con sentido, pulso y proporcionalidad. Lo primero, reconociendo la eficacia de unos Mossos muy bien coordinados con la Policía Nacional, que de forma contenida y profesional, están echándose sobre sus espaldas las provocaciones y evitando incidentes de mayor gravedad.

El ex vicepresidente de la Generalitat de Catalunya, Oriol Junqueras avisa que “persistiremos siempre”, mientras que la ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell, lamenta que “la injusticia se ha consumado”. Los nueve condenados han expresado su lógico desacuerdo con la condena del Tribunal Supremo que les impone penas de prisión de entre 9 y 13 años, así como la inhabilitación para ejercer cargo público.