lahoradigital.com
Edición testing    20 de enero de 2021

Sahara Occidental

El primer ministro de Marruecos, Saadeddine El Othmani, ha defendido durante el fin de semana que Ceuta y Melilla “son marroquíes como el Sáhara”, después de que el pasado 10 de diciembre el presidente estadounidense, Donald Trump, reconociese oficialmente la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Tras estas declaraciones, el Gobierno español ha convocado de manera urgente a la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, para pedirle “respeto a la soberanía e integridad territorial” de España y explicaciones sobre las palabras manifestadas por el primer ministro marroquí. Esta acción muestra que las relaciones entre España y Marruecos no están pasando por su mejor momento y supone un ‘golpe’ a la política bilateral de España con este país, uno de sus grandes socios en la lucha contra la inmigración ilegal y el terrorismo yihadista.

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado una orden ejecutiva por la que reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, considerando que su propuesta de autonomía es “la única base” para una solución “justa y duradera” que garantice “la paz y la prosperidad” en la zona. A cambio, el mandatario ha pedido un pleno establecimiento de relaciones diplomáticas entre Marruecos e Israel y de esta forma, el territorio marroquí se suma a Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Sudán que también firmaron acuerdos similares al auspicio de Estados Unidos. Con este reconocimiento, Marruecos conseguirá un apoyo clave para anteponer su posición en el Sáhara Occidental, un territorio que lleva reclamando 50 años. Sin embargo, el Frente Polisario y el Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) han criticado la postura de Trump, estableciendo que “no le corresponde” reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, al mismo tiempo que han explicado que esta acción “no cambia en nada” la cuestión saharaui. Mientras que el Frente Polisario ha condenado la decisión del presidente, España ha pedido que se respeten las resoluciones de la ONU.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, es de las que menos se calla con los lapsus de inexperiencia al tiempo que de oportunismo, del socio del Gobierno. En el programa de RTVE, “La hora de la 1”, ha respondido con cierta diplomacia pero con claridad a la pregunta sobre el penúltimo desliz del socio morado a quien sólo se le ocurrió salir en la foto presentando una enmienda a sus propios Presupuestos, que llevan su firma, a espaldas de lo "acordado, firmado y rubricado" con el Gobierno del que forma parte. Deslealtad y oportunismo en estado puro que ven muchos medios, que la ministra no ha querido epitetar pero si insinuar. Se trataba de parar los desahucios, para lo que el Ministro competente en Vivienda, Jose Luis Ábalos, ya tiene acordada con UP una Ley de Vivienda que saldrá en febrero. Pero Iglesias no ha podido resistir la tentación de salir en la foto con Bildu y ERC, y ha firmado con ellos una enmienda contra los desahucios, que por otro lado, no se trata en los presupuestos, sino en los proyectos de Ley que ya están en marcha y con su acuerdo firmado. Jugar a doble banda y que que te salga el tiro por la culata, no le es extraño al líder de UP, incluso casi todos los medios rigurosos se han dado cuenta de la bisoñez del que hoy por hoy tiene nada menos que el rango de vicepresidente del Gobierno, porque así lo exigió el mismo.

  • 1