lahoradigital.com
Edición testing    16 de abril de 2021

Religión

Los proyectos de atención a mujeres víctimas de Violencia Machista, se quedan sin subvención este año en Andalucía, desde que Gobierna el Patido Popular con Vox. La línea de ayudas de Andalucía suprime de los conceptos subvencionables los “proyectos cuyo objeto sea la atención a mujeres víctimas de violencia”, aunque tal y como han explicado desde el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), la atención a las víctimas no ha sido nunca objeto de subvención. Esta resolución se suma a la tomada por la Junta andaluza hace un año al eliminar hasta 241 proyectos en materia de igualdad de género, de exclusión social y de erradicación de la violencia machista. Estas medidas han generado amplias críticas entre los colectivos feministas, así como por parte de la líder del PSOE en Andalucía, Susana Díaz, que no ha dudado en acusar al Gobierno regional de “machista, misógino y negacionista”. En este sentido, las asociaciones de mujeres señalan la influencia de Vox en el Gobierno andaluz.

Con esta Ley se pretende que la Educación Pública sea el eje principal del sistema educativo español promoviendo una igualdad de oportunidades también entre los alumnos más desfavorecidos.

La sesión plenaria del Congreso de los Diputados se ha convertido de nuevo en un circo de gritos tras la discusión de la nueva Ley de Educación, conocida como Ley Celaá, que finalmente salió adelante con los votos favorables del grupo llamado de investidura. El texto se aprobó con los votos de PSOE, Unidas Podemos, Más País, PNV, ERC, Compromís y Nueva Canarias. Mientras, PP, Ciudadanos y Vox salían del Congreso a gritos de “libertad” por lo que califican como una norma de “dudosas garantías democráticas” que acaba con el “ascensor social”. El principal punto de polémica: la promoción de la educación pública frente a la concertada para garantizar una mayor inclusión.

Las tres derechas han regalado a los medios otra minita; el llamado “pin parental”. Como si fuera una venganza contra Teruel Existe por haber votado a favor de la investidura de Pedro Sánchez, los partidos defensores de las tradiciones, relegados por el socialismo del PSOE y el comunismo de Podemos a la categoría segundona de oposición, han conseguido eclipsar el protagonismo de Teruel situando a Murcia bajo el foco de la atención mediática; buena recompensa por haberles llevado al poder en esa comunidad. Desde ese punto del territorio patrio que solo llegaba a los medios por la emigración, las comidas anuales que preparaba un personaje político, las sequías, las inundaciones y algún suceso, la inefable ultra derecha españolísima ha lanzado una bomba cuya onda expansiva afecta hasta el último rincón del país con la intensidad universal que solo provocan las cosas de Dios. Dios ha hablado por boca del gobierno nacional católico de Murcia, y España entera escucha y comenta, estupefacta.

  • 1