lahoradigital.com
Edición testing    18 de enero de 2021

Quim Torra

Hay momentos en la historia de la humanidad en que parece desatarse una epidemia de locura. Psicólogos y sociólogos achacan el fenómeno a las crisis que afectan a los sufridos componentes rasos de la sociedad. Cientificistas aquejados de pesimismo afirman que la humanidad se dirige a su destrucción impelida por el destino inexorable que exterminó a los dinosaurios. Uno que no descarte otras realidades podría creer que, un buen día, unos dioses burlones decidieron paliar su aburrimiento privando a los mortales del recto uso de su razón. La causa puede ser cualquier cosa, pero es lo de menos cuando las consecuencias de la chifladura universal amenazan conducir a todos a la ruina; la ruina intelectual, moral y, lo que más importa, económica.

Después de ‘censurar’ los términos “fascista” y “golpista”, el Partido Popular ha pedido a Ana Pastor que se retire del Diario de Sesiones la acusación de “corrupto” que la formación recibe por parte de otros grupos. Sin embargo, consideran que no se debe descartar el “traidor” que Pablo Casado deja caer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cada vez que puede, ya que “de una persona que traiciona la Constitución claro que se puede decir”.

La celebración del próximo Consejo de Ministras en Barcelona, este viernes 21, ha abierto la posibilidad de que el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña mantengan un día antes, el jueves 20, un encuentro con una agenda pactada en el que participen tres ministros y tres consellers. La fórmula propuesta desde el Palau todavía no tiene el visto bueno de Moncloa.

El president Torra también ha asegurado que se asegurarán los derechos de libertad de expresión y libertar de concentración. Por su parte, el presidente Pedro Sánchez afirma que “el tiempo que dediquen a hablar de autodeterminación, él lo dedicará a hablar de reconstrucción del Estado de Bienestar”.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha asegurado en el debate monográfico sobre la situación en Cataluña, que en esta autonomía existe un golpe de Estado y ha responsabilizado a Pedro Sánchez de posibles muertos como consecuencia de la tensión política. Con este alarde de tremendismo, el líder de Cs se ha referido a las declaraciones del presidente Quim Torra de la pasada semana que recomendaba la "vía eslovena" para solucionar el proceso de independentismo.

Pedro Sánchez es el tótem que siempre resiste. Ya cayeron en la cuenta los oficiales y caballeros de su partido, que perdieron frente a él (21 de mayo de 2017) cuando sólo contaba con la tropa socialista. Ya cayeron también Mariano Rajoy y todo el poderío del Ibex y los grandes medios de comunicación nacionales que le disparaban a cañonazo limpio. Finalmente, Rajoy tuvo que salir por la puerta de atrás del Congreso (1 junio de 2018) acuciado por la corrupción mientras Sánchez entraba por la puerta grande con una agenda social que en seis meses ha devuelto parte del bienestar social a España. Con Presupuestos o sin ellos, Sánchez prefiere no convocar elecciones hasta el 2020.

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación se ha opuesto a la apertura de seis nuevas delegaciones de la Generalitat de Cataluña en el extranjero por considerar que “su objetivo claro y manifiesto, declarado de modo reiterado por las principales autoridades del Gobierno de la Generalitat, consiste en utilizar estas delegaciones para apoyar fines manifiestamente contrarios a los principios y objetivos de la política exterior de España”.

El presidente de Ciudadanos ha afirmado en una entrevista en RNE que “los españoles no han decidido que Sánchez ponga el país en manos de Torra”.

La portavoz del Ejecutivo de Pedro Sánchez respondió así al ultimátum del presidente de la Generalitat que pedía una propuesta de referéndum para el mes de noviembre.

Los CDR han entrado en la sede de la Delegación del Gobierno en Girona para cambiar la bandera española por una estilada.

Cataluña vive el primer aniversario del referendum ilegal de independencia que los grupos separatistas, con Carlos Puigdemont a la cabeza, celebraron para intentar declarar la independencia catalana. Y 365 días después vuelve la tensión y los enfrentamientos a las calles.