lahoradigital.com
Edición testing    15 de abril de 2021

PP

El presidente del Gobierno ha desmontado el mitin político de Santiago Abascal, el ‘candidato a presidente’ de la fracasada moción de censura de Vox en el Congreso de los Diputados. Pedro Sánchez, además, ha rebatido todos y cada uno de los argumentos de la ultraderecha a quien ha acusado de “utilizar la Constitución democrática para promover un acto de propaganda de un mensaje de odio, furia y choque”. Y, además, ha exigido a Pablo Casado, líder del PP que deje de engordar a la ultraderecha que solo busca “dividirnos, provocarnos y enfrentarnos. Esta es y no otra la razón última de su moción de censura”. La mayoría de partidos políticos han recriminado a Abascal que gaste recursos del Estado y el tiempo de los dirigentes, en actos tan vacuos e inútiles.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, medita la posibilidad de establecer un toque de queda en Madrid y en otras regiones de España, como posible medida para luchar contra la pandemia. Para garantizar la aprobación de la propuesta, planteada por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, Illa advierte de la necesidad de establecer un nuevo Estado de Alarma que diera cobertura legal a la medida. Y para ello, el Gobierno tendría que tener la garantía del resto de grupos políticos del Congreso de los Diputados para alargar la propuesta más allá de quince días.

En la semana de la moción de censura de la ultraderecha de Vox, el secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos ha denunciado la práctica de “oposición de tierra quemada” que realiza el PP y su desnortamiento que ha convertido a la formación de Casado como “el gran problema político de España”. El dirigente socialista afirma que los conservadores han optado “por comportarse como un partido antisistema que niega la legitimidad democrática al Gobierno de Coalición”. Por eso, ha exigido a los populares que “voten NO, junto al resto de fuerzas democráticas, para decirle NO a la extrema derecha y decirle SI a la moderación”.

La vicepresidenta tercera de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha desligado este lunes la reforma en el sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), propuesta por el PSOE y Unidas Podemos de la llegada a España de los fondos europeos. Un vínculo que si realizó el presidente del PP, Pablo Casado, al advertir que corrían peligro las ayudas por un posible expediente de la UE.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, explicó este domingo la gran oportunidad que para España suponen los 140.000 millones de euros que llegarán desde Bruselas para afrontar la salida de la crisis. Y afirmó que esos fondos servirán para “reformas estructurales” en sanidad, educación, ecología o igualdad. La dirigente socialista defendió la necesidad de tener ya unas nuevas cuentas públicas que dejen atrás los PGE de la época de Montoro para llevar a cabo las transformaciones que necesita España. Y criticó duramente la actitud de Pablo Casado que se dedica a ir por Europa a tratar de condicionar o impedir la llegada de las ayudas europeas con una actitud “antipatria”. Para Calvo, el PP se ha convertido un partido “incoherente y errático” frente a un PSOE que ahora mismo es la formación que da “estabilidad” a nuestro país.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha negado que desde Europa se estén planteando bloquear los fondos europeos que le corresponden a nuestro país por la reforma de la elección del Consejo General del Poder Judicial. El secretario de Organización del PSOE ha afirmado que ésta es una “polémica artificial” que se enmarca en la estrategia del PP de desprestigiar las instituciones españolas en Europa.

El estudio demoscópico del Centro de Investigaciones Científicas del mes de octubre sigue manteniendo en primer lugar al PSOE en intención de voto, con un 30,8%. Muy por detrás se sitúa el PP, con unas previsiones que le darían el respaldo del 18,9% de los votos. Vox recupera la tercera posición, con el 12,5% de los apoyos que supera a Unidas Podemos, con el 11,7% de los sufragios. Estos porcentajes, traducidos a escaños, permitirían a las formaciones del Gobierno de coalición alcanzar los 172 diputados, rozando la mayoría absoluta. Sin embargo, la suma de PP y Vox se quedaría en 122 escaños, menor a lo que sacarían los socialistas en solitario.

Las sesiones de control al Gobierno se han convertido en un verdadero campo de batalla en el que la Oposición arroja todo tipo de acusaciones, e incluso descalificativos, al Ejecutivo. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, sabe siempre salir al paso, aunque quizás este miércoles haya sido una de sus mejores intervenciones en el Congreso de los Diputados, con la calma, mesura y gracia que le caracteriza, abogando incluso a poner en práctica el 'fratelli tutti' (todos hermanos) por el que aboga el Papa Francisco en su tercera encíclica, publicada la semana pasada.

Once condenados tendrán que cumplir penas de más de 12 años, incluida la mujer de Luis Bárcenas, Rosalía Iglesias, que tendrá que ingresar en prisión.

Algo más de dos años después de conocerse la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el ‘caso Gürtel’ que supuso la condena del PP a título lucrativo y que desencadenó la presentación de la moción de censura que terminó con el Gobierno de Mariano Rajoy, el Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia. Confirma condenas de hasta 51 años para el cabecilla de la trama, Francisco Correa. También las penas para Luis Bárcenas, ex tesorero del PP y su mujer, Rosalía Iglesias que deberá entrar en prisión. El ex tesorero del PP, ya amenazó con ‘tirar de la manta’ si su esposa entraba en la cárcel. Por este motivo, el PP está en estado de alerta por si salen nuevos nombres a la luz.

Este miércoles el Congreso de los Diputados ha vuelto a acoger una bronca sesión de control al Gobierno en la que han salido a relucir temas como la renovación del poder judicial tras el anuncio de PSOE y Podemos de iniciar una modificación legislativa para romper el bloqueo del PP; la situación judicial del vicepresidente o la activación del Estado de Alarma en la Comunidad de Madrid tras la negativa de Ayuso a tomar medidas drásticas para frenar el coronavirus. Las formas son cada vez más crispadas y el líder de la oposición continúa con estrategia frentista para que la ultraderecha de Vox no le quite protagonismo. Sin embargo, el presidente Sánchez ha avisado a Casado que “no entraré en sus provocaciones” y le ha instado a cerrar la puerta a la ultraderecha y volver a su papel de partido de Estado.

Santiago Abascal, líder de Vox, lleva adelante el plan de presentar una moción que defenderá en el Congreso su candidato a las elecciones de la Generalitat, Ignacio Garriga, los próximos 21 y 22 de octubre. A pesar de que ningún otro partido le apoya, el grupo ultra opina que esta "ésta es la mejor forma de hacer oposición” contra un Gobierno que consideran “ilegítimo” y proponen a Abascal como el candidato idóneo para gestionar la crisis del coronavirus. El resto de grupos, considera que la prioridad ahora es la lucha contra el virus. Incluso sus socios de la derecha, PP y Ciudadanos, han criticado esta moción aunque el PP es el único partido que no se pronuncia sobre su voto en aras de continuar su pulso contra el Ejecutivo central y podría optar por la abstención.

Tras regresar del viaje a Argelia y reunirse con su equipo, el presidente del Gobierno de España llamó en la noche de este jueves a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para poner encima de la mesa las alternativas legales que permitan poner en marcha las medidas contra la pandemia que el TSJM tumbó. El presidente Sánchez convocó de urgencia un Consejo de Ministros extraordinario dispuesto a activar un nuevo Estado de Alarma que permita a las autoridades sanitarias llevar a cabo las medidas de restricción a la movilidad que impidan que el virus de la Covid19 siga extendiéndose de forma peligrosa.

Los portavoces del Partido Popular y de Ciudadanos, también Vox, se han apresurado a solicitar la dimisión de Pablo Iglesias, después de que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, el juez Manuel García Castellón, haya solicitado al Tribunal Supremo, que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, pase a ser investigado, -antes imputado- por su presunta participación en el denominado “caso Dina”. El auto dictado por el juez, consta de una exposición razonada de sesenta y tres páginas con hechos y fundamentos, pidiendo la condición de investigado por los presuntos delitos de daños informáticos, revelación de secretos con agravante de género y denuncia falsa. Los hechos descritos, sucedieron tras el robo del teléfono móvil de la que fuese su asesora personal, Dina Bousselham. Además de Iglesias, también está involucrado el comisario Villarejo, en cuyo domicilio apareció una copia de la tarjeta del móvil que estuvo desaparecido durante meses. Al parecer Villarejo, también hizo llegar copias a algunos directores de medios.

Ander Gil, portavoz del PSOE en el Senado, exige “poner fin al bloqueo” por parte del Partido Popular para la renovación del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional. Señalando el seguimiento de una tendencia ultraderechista por parte del PP, Gil asegura que este bloqueo no es más que un impedimento para el conjunto de España de alcanzar una democracia plena. Este miércoles, el PP deberá de decidir en el Pleno de la Cámara Alta si apoya la moción presentada por los socialistas, o si por el contrario prefiere seguir supeditado a una “agenda que le marca la ultraderecha”.

Una amplia mayoría del Congreso de los Diputados apoyó este jueves la creación de una comisión de investigación, la cual apunta de lleno al Partido Popular y a altos cargos del mismo. La comisión salió adelante con el voto en contra del PP, que tan solo obtuvo el respaldo de Foro Asturias, mientras que Ciudadanos votó a favor y Vox decidió abstenerse.