lahoradigital.com

Pedro Sánchez

El secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, ha cuestionado las palabras de Pedro Sánchez acerca de la "desconfianza recíproca" entre PSOE y Podemos para tachar su investidura y considera que es la "enésima excusa" para no aceptar un Gobierno de coalición. De hecho, le ha recordado el apoyo de Unidos Podemos tanto para llegar a la Moncloa en la moción de censura como para presentar este año un proyecto de Presupuestos Generales del Estado.
"

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha acudido este jueves a Espejo Público, donde ha rechazado volver a negociar con Unidas Podemos la formación de un gobierno de coalición porque "el momento para ello era julio", lamentando que hayan abordado la negociación "como un ensayo para septiembre".

"De tanto decir que desconfía de nosotros Pablo Iglesias y Unidas Podemos, he acabado yo desconfiando de ellos. La desconfianza es mutua", ha dicho claramente el presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez, durante su visita en Mallorca al Rey Felipe VI. Ambos han hablado de "la situación de bloqueo que vive nuestro país desde el punto de vista político". Tras la habitual audiencia de verano con el monarca en el Palacio de Marivent en Palma, Sánchez ha apelado a "la responsabilidad de todos los partido políticos" y a "ser conscientes de que no hay alternativa que no pase por un gobierno progresista liderado por el Partido Socialista".

Hace falta enfriarse y distanciarse. Un buen líder tiene la obligación de dejar la química personal en casa y negociar sólo desde el pragmatismo. Especialmente cuando el oponente tiene poco que perder y está dispuesto a jugárselo todo a una carta. Los hiper liderazgos complican las negociaciones mientras los necios afilan los cuchillos. Hubo un tiempo en que la política y sus líderes se conjuraron contra un invencible Felipe González y el PSOE. Un grupo de periodistas ilustres, socios y directores de sus propios medios, decidieron que había que torcer el pulso a la democracia. Y entonces apareció el "sindicato del crimen", hoy vigente aún...

La presidenta del PSOE y vicepresidenta del Senado, Cristina Narbona considera que el PP entra en el terreno de las ‘ocurrencias’ al proponer a los socialistas que retiren la candidatura de Pedro Sánchez para que sea reelegido. Y además, proponen los conservadores que el Rey encargue la tarea de formar gobierno a una persona de consenso elegida por PP y Ciudadanos y que el resto de fuerzas le deje gobernar. José Luis Ábalos tachó esta petición de “un chiste” y criticó la poca seriedad de la formación de Pablo Casado. El propio Ribera dijo que "esto" entra en el capítulo de las "políticas de distracción".

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, escuchará las peticiones de las organizaciones medioambientales para seguir sumando propuestas al programa que ofrecerá a otras formaciones políticas. Por la tarde, tendrá un encuentro con Joan Baldoví, líder de compromis, para buscar su apoyo en una futura sesión de investidura.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz Isabel Celaá ha explicado que el presidente Sánchez "sigue trabajando para lograr un acuerdo de gobierno y que la sociedad española no tenga que volver a unas elecciones", sobre todo teniendo en cuenta la claridad de los resultados del 28-A.

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dio tan solo unas horas después de no superar su sesión de investidura que no piensa tirar la toalla. Este miércoles ha enviado a su militancia una carta en la que explica que convoca a sindicatos y a colectivos sociales para elaborar un programa que pueda aceptar Unidas Podemos y que ponga en marcha un gobierno a la portuguesa.

LEA AQUÍ LA CARTA COMPLETA DE PEDRO SÁNCHEZ A LA MILITANCIA DEL PSOE

Una noticia causó ayer una explosión en Twitter y Facebook, las únicas dos redes que el tiempo me permite seguir. García Egea, secretario general del Partido Popular, proponía que Sánchez y el PSOE se echaran a un lado permitiendo, con su abstención, que accediera a la presidencia del gobierno Pablo Casado con los votos de Ciudadanos, es decir, con la vicepresidencia de Albert Rivera. Las reacciones oscilaron entre el estupor y la hilaridad.

Del blog de Maria Mir-Rocafot

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se encuentra este miércoles en Palma de Mallorca para mantener el despacho de verano con el Rey. A solo 47 días para conseguir los apoyos necesarios para la investidura, el jefe del Ejecutivo se reunirá con Felipe VI tras el llamamiento del monarca a "buscar una solución y evitar repetir las elecciones".

El Partido Popular propone que el Rey Felipe VI nombre a un candidato alternativo a Pedro Sánchez como medida para desbloquear la actual situación política del país, ya que, según los populares, Pedro Sánchez es el "elemento de bloqueo" de la democracia.

Ciudadanos sabe que, con la aritmética actual, no hay suma parlamentaria posible más allá de Pedro Sánchez. Incluso está por ver si el PSOE puede formar gobierno antes de la fecha límite. Por eso ha rechazado la propuesta del PP de presentar un candidato alternativo a la Presidencia. Una idea que, dicen los de Albert Rivera, son "ganas de distraer".

Esta semana, el secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, comenzaba una serie de reuniones con la sociedad civil para construir un programa abierto que después ofrecería a las demás fuerzas políticas. Este lunes, comienzan los encuentros políticos con el líder de Compromis, Joan Baldoví, que en la fallida investidura se abstuvo.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, anunció esta semana su intención de reunirse con asociaciones, sindicatos y distintas organizaciones sociales para construir, entre todos, el programa de un gobierno progresista que pueda desencallar la situación de bloqueo tras su investidura fallida. Este jueves comenzó las primeras reuniones son asociaciones de Igualdad y organizaciones del área de la Ciencia y la Digitalización.

Pasan los días y se empiezan a conocer fehacientemente las condiciones que rodearon las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos. Apenas un mes antes, Pablo Iglesias, había degradado de sus funciones a Pablo Echenique "por su desastrosa gestión de la Organización y por los nefastos resultados electorales". Esa fue su peculiar autocrítica por haber perdido 1,3 millones de votantes y bajado de 71 diputados a apenas 42. Pues bien, ese fue el hombre designado por Iglesias para la negociación al "más alto nivel", sólo él, frente al equipo del Psoe compuesto por la vicepresidenta Carmen Calvo, la ministra de Hacienda, M.J Montero y la vicesecretaria del Psoe, Adriana Lastra. Claro, para hacerse valer Echenique tuvo que recurrir a los desplantes, a no coger el teléfono, y una serie de faltas de cortesía política harto insoportables.