lahoradigital.com
Edición testing    4 de agosto de 2020

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez y otros dirigentes socialistas han salido inmediatamente en defensa de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, tras ser insultada por el portavoz de Vox en la Asamblea Regional de Murcia. “Puta y tiparraca” son algunos de los apelativos utilizados por Juan José Liarte en su cuenta de Facebook. “La tiparraca esta es una embustera y sus socios filoetarras así lo proclaman” ha escrito, entre otros insultos. Todo ello como contestación a las declaraciones de la ministra que en un acto había dicho que tanto “Bildu como ERC son partidos que han aceptado la Constitución, mientras Vox rechaza la Carta Magna”.

A pesar del boicot de los llamados partidos constitucionalistas al PSOE, nadie se plantea la repetición de las elecciones. Una encuesta de La Sexta daría al Psoe 160 escaños, muy cerca de la mayoría absoluta. Hace ya más de dos meses que el partido decidió, con los resultados de las elecciones generales en la mano, que quería conformar un Ejecutivo monocolor con Pedro Sánchez al frente y un Consejo de Ministros en el que podrían estar independientes de gran prestigio. Se trataría de repetir la fórmula tras la moción de Censura. Para ello ha ofrecido a Podemos una triple propuesta en la que no tienen cabida ministros de la formación de Iglesias, algo a lo que el líder morado se resiste.

LOS DIRIGENTES EUROPEOS NO CONSIGUEN UN ACUERDO SOBRE LA PRESIDENCIA DEL PARLAMENTO

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez ha defendido en Bruselas que Europa debe liderar la lucha contra la emergencia climática ante la Cumbre de Acción sobre el Clima que ha convocado el Secretario General de Naciones Unidas en el mes de septiembre. Durante la cena de la cumbre del Consejo, los dirigentes europeos no consiguieron un acuerdo para designar al candidato a presidir el Parlamento. El tira y afloja entre las familias conservadoras, socialdemócratas y liberales no ha hecho posible que ninguno de los tres sptitzenkandidat haya salido elegido.

El presidente del Gobierno en funciones, el socialista Pedro Sánchez, ha afirmado en la reunión del Consejo Europeo, que los líderes europeos trabajan para acordar los cinco puestos más importantes de la Unión después de las elecciones del pasado 26 de mayo. Para el jefe del Ejecutivo español es importante que queden representadas todas las familias europeas: socialdemócratas, liberales y populares pero también que se respete la paridad y la elección tenga en cuenta las políticas de género que defiende el Gobierno de España.

El Gobierno de Enmanuel Macron no ha tardado ni una hora en desmentir a Albert Rivera que en Bruselas, ha declarado ante la prensa internacional que “el Elíseo le había felicitado por su política de pactos en España”. Además de pactar con Vox y abrirle las puertas de las instituciones, Albert Rivera en su deriva errónea de "vetar al Psoe" sigue destruyendo la credibilidad de su partido Cs. “Desmentimos esta información que es inexacta”, han dicho en París fuentes gubernamentales. “No ha habido ninguna declaración pública ni privada -han dicho- que aplauda los pactos de Rivera”. Muy al contrario, han recordado que desde que pactó en Andalucía para formar gobierno con el Partido Popular y la extrema derecha de Vox, "no hemos parado las críticas y las advertencias a esta peligrosa deriva".

La secretaria de Estado gala para asuntos europeos, Amelie De Monchalin, avisa de que “consideramos que la alianza con la extrema derecha como hemos visto en España no es una opción”. Albert Rivera debutó en política de la mano del Partido Liberal para ayudar a conseguir un gobierno de Estabilidad en España que no se apoyara en los independentistas. Las lìneas maestras de su discurso han sido siempre la "regeneración política" "apoyar un Gobierno de Estabilidad" y contribuir para "erradicar del poder a un Partido Popular corrupto". Tras las elecciones del 26 de mayo, su partido, bajo la férrea dirección personal suya, está haciendo lo contrario, dando entrada a las instituciones a la extrema derecha y colaborando a que "España NO tenga un gobierno de Estabilidad", sino todo lo contrario. Allá donde puede, se asocia con la extrema derecha, Vox, y PP para frenar gobiernos de regeneración y estabilidad del partido más votado, el Psoe. Fuentes del Eliseo apuntan a que “cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave y no van a tolerarlo”


La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ha mantenido este jueves reuniones con los grupos parlamentarios catalanes y les ha pedido que no bloqueen la investidura. Ayer el secretario de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos, mantuvo encuentros con el PNV, CC, Navarra Suma… y ha firmado un acuerdo de colaboración con el PRC de Miguel Ángel Revilla. Y el martes, el propio Sánchez recibió a Pablo Iglesias con el que acordó abrir una negociación con la finalidad de conformar un Gobierno de Cooperación. Tras la semana de contactos, los socialistas ven más cerca la investidura ante la posición de la mayoría de los grupos de no bloquear, salvo PP y C’s que, justamente, están en lo contrario.


Tras la reunión de los líderes de Ciudadanos, Albert Rivera y del PP, Pablo Casado, con el Presidente en funciones, Pedro Sánchez, las declaraciones a los periodistas congregados en el Congreso han sido dispares. Mientras Rivera ha negado que exista un documento, que exhibe la diputada Rocío Abascal, para que Vox entre a formar parte de los gobiernos regionales, el de Madrid el primero, allá donde den las cifras, Casado lo ha reconocido indirectamente sin negarlo. El líder popular ha dicho que está seguro de que "habrá investidura de Sánchez, si no en la primera, en la segunda vuelta" y quiere que sea pronto. Ha dicho que los socialistas tienen el apoyo de Podemos y los regionalistas y cree que esa será la fórmula elegida por Sánchez.

Tras la reunión de Pedro Sánchez con Pablo Iglesias, este último contestó a la prensa que "la época de vetos se ha acabado y hemos tenido un buen entendimiento para formar un gobierno de cooperación". Al ser preguntado por el significado de la palabra "cooperación", el líder de Podemos ha asegurado que no se ha hablado de nombres, pero si de entendimiento. Por su parte, Adriana Lastra, por parte del Psoe, ha ratificado que habrá un gobierno progresista de cooperación que seguirá desarrollando las políticas sociales como Sanidad, SMI, pensiones, prestaciones sociales, Igualdad, y para ello van a seguir contando con Unidas Podemos, como han hecho hasta ahora.

Seis semanas después de celebradas las elecciones generales que dieron un claro triunfo al Partido Socialista la formación del Gobierno aún está lleno de vetos entrecruzados. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha apelado a la “responsabilidad de unos y otros para contribuir a la gobernabilidad y a que se sepa interpretar bien el resultado de las elecciones”. Para el dirigente socialista “el país necesita un Gobierno ya”, y en caso de que hubiera que repetir elecciones, Abalos ha señalado quienes serían los responsables.

El secretario General de Podemos, Pablo Iglesias, continúa elevando la tensión con el Partido Socialista y sigue insistiendo en que su apoyo a Pedro Sánchez tiene como contrapartida obligatoria conformar un Ejecutivo de coalición entre las dos formaciones de izquierdas. Ya no disimula que quiere ser él mismo quien entre en ese Gobierno y de que su equipo se ocupe de carteras que tengan que ver “con la aplicación de derechos sociales”. En las filas socialistas no responden, pero sí piden abiertamente la abstención de PP y Ciudadanos que facilite la investidura.

Este domingo 9 de junio las calles de Madrid se han llenado de mujeres y hombres para celebrar la sexta edición de la Carrera Contra la Violencia de Género, cuyo objetivo principal es apoyar a todas las víctimas de este tipo de violencia contra la mujer sólo por el hecho de serlo. También se ha recordado a decenas de huérfanos de la VG.

Albert Rivera perjudica su imágen en Europa al insistir en el cordón sanitario impuesto a Pedro Sánchez. Éste último, avanza junto con su socio, el presidente francés liberal, Enmanuel Macrón, a la conquista del liderazgo europeo con la clara estrategia de colocar a los suyos al frente de las instituciones que se están conformando en estas semanas, tras las elecciones del 26-M. Mientras el presidente español toma posiciones en el liderazgo y en las instituciones -Comisión, Parlamento, BCE, Alto Representante Asuntos Exteriores- Rivera obvia las advertencias de sus barones y sigue cavando su tumba, si continua con la obsesión de aliarse con la extrema derecha, para obstaculizar el gobierno a Sánchez. Luis Garicano, Javier Nart, Manuel Valls y parte de su cúpula, le insisten y ven con preocupación que no compensa seguir dando la espalda a Europa para asociarse con la extrema derecha en España, a fin de conseguir unas migajas en alguna provincia y algún consejero en un par de autonomías.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, comienza el próximo martes la ronda de negociaciones para intentar recabar el apoyo necesario para ser investido Presidente del Gobierno. Para ello tiene previsto reunirse con Pablo Iglesias, de Unidas Podemos; con Albert Rivera, de Ciudadanos; y con Pablo Casado, del Partido Popular. Los de Iglesias se están quejando de que, para ser socios preferentes, sean recibidos los tres el mismo día. Pequeños gestos del equipo de Sánchez que se interpretan como una neutralidad hacia las conversaciones.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha recibido el encargo del Rey Felipe VI de formar Gobierno tras finalizar la ronda de contactos con todos los grupos parlamentarios. El secretario general de los socialistas ha asumido “con honor” el encargo y se dispone a buscar los apoyos necesarios para liderar un gobierno progresista con cuatro ejes principales: la transición ecológica, la lucha contra la desigualdad, el impulso a la digitalización de la economía y el sistema educativo, y el fortalecimiento de Europa.